Verdad, Inspiración, Esperanza

Los eunucos imperiales de China: de malvados usurpadores a héroes desinteresados

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 15 de febrero de 2022
Eunucos imperiales de China
La pintura dorada en la puerta de madera representa al eunuco que lleva un sello, Thian Hock Keng (天福宫). (Imagen: Fotos de Jnzl a través de Flickr CC BY 2.0)

El término eunuco proviene de la antigua palabra griega eunoukhos (εὐνοῦχος), que significa “guardar la cama”. Los eunucos imperiales de China eran varones castrados empleados como guardianes en la corte real; confiaban no solo por su impotencia, sino también porque generalmente provenían de una clase baja y no tenían una fuerte lealtad a ningún poder político o familiar. Los eunucos a veces eran castrados voluntariamente como condición para el empleo, pero muchas veces se imponía como castigo. 

El caso más famoso de castración como castigo fue el de Sima Qian, quien había ofendido al emperador al defender a un general acusado de traición en el 99 a. C. Después de su castración se retiró y se dedicó a escribir su historia. Se le considera el padre de la historiografía ya que fue el primero en recopilar y analizar fuentes primarias y secundarias para hacer una crónica de la historia monumental de China.

El sistema de eunucos de China estaba profundamente arraigado en la cultura imperial y duró más de dos docenas de dinastías. Si bien hubo muchos eunucos excelentes que sirvieron al emperador, también hubo muchos eunucos malvados que se enriquecieron y fortalecieron su autoridad a expensas del imperio. Algunos eunucos se convirtieron en dictadores infames en China, con más poder que el emperador. Muchos se hicieron famosos por dominar la Ciudad Prohibida.  

A finales de la dinastía Ming, a mediados del siglo XVII, se emplearon unos 70.000 eunucos para servir al emperador. Procedían de muchas regiones diferentes, desde Mongolia y Vietnam hasta Camboya y Okinawa. La corte imperial fue muy poderosa durante este período. Las familias voluntariamente hicieron castrar a sus hijos para que trabajaran como eunucos en la corte. 

El proceso de castración tenía un 2 por ciento de posibilidades de fallar, lo que resultaba en una muerte horrible para el paciente. Si la operación era un éxito, el nuevo eunuco se tomaba 100 días de descanso para que la herida sanara por completo. Sin embargo, la sensibilidad y la pérdida del control urinario solo desaparecerían en el transcurso de un año.

LEE MÁS: ¿Sabías que a los emperadores chinos no se les permitía ver sus propios registros?

El servicio único de los eunucos

Debido a que los eunucos eran los únicos hombres garantizados para no embarazar a las concubinas del emperador, se les permitía el acceso exclusivo a los departamentos interiores del palacio y se los consideraba sirvientes humildes y de confianza que servían como una influencia neutral para equilibrar los conflictos entre el emperador y las emperatrices que a menudo conspiraban para elevar sus hijos a posiciones de poder. 

La autoridad de la emperatriz solo duraba lo que su marido, el emperador, porque un emperador tenía que casarse fuera de su familia. Este abrupto final del gobierno de una familia provocó numerosas y amargas batallas. Las familias de la emperatriz y del joven heredero fueron moderadas por eunucos. Los eunucos, por tanto, tenían acceso a información e interacción íntima con la familia real que ni siquiera los más altos funcionarios civiles o militares habrían tenido.

El emperador y su familia tenían autoridad para emplear eunucos, pero la legislación los colocaba bajo el control del Ministro de la Casa. Era ilegal para ellos salir de la capital a menos que tuvieran un permiso especial, involucrarse en política o poseer un estatus nobiliario. Así que a los emperadores les preocupaba menos que los eunucos obtuvieran el poder en lugar de los oficiales militares, los usurpadores y los fundadores de dinastías. 

Un detalle poco conocido es que el jefe de los eunucos llevaba el registro de las concubinas. El nombre de cada concubina se registraba en tablillas de marfil que se guardaban en un soporte cerca de la mesita de noche del emperador. Su Majestad elegía a la que deseaba y se la encargaba al eunuco principal, que tenía tiempo suficiente para planificar e intrigar, ya que la mayoría de ellas estaban deseosas de dar un hijo al emperador, elevándola así al rango de madre imperial.

Más de 40.000 de estas figuras de cerámica de 60 cm (dos pies) de altura fueron enterradas en la tumba del emperador Jingdi (157-141 a. C.), cuarto emperador de la dinastía Han occidental. Originalmente, las figuras estaban completamente vestidas y provistas de brazos de madera, que desde entonces se han deteriorado. Muchos escritores han observado la “corrección anatómica” de las figuras masculinas. Algunos son eunucos castrados y otros están intactos; en cualquier caso, se deseaba retratarlos en la muerte como en la vida. (Imagen: G41rn8 vía Wikimedia Commons CC BY-SA 4.0)

Zhao Gao

Se considera que el eunuco Zhao Gao fue un factor principal en el colapso del Reino Qin del Primer Emperador Qin Shi Huang, a quien se le atribuye la unión de las siete naciones en guerra. 

El emperador Qin Shi Huang nombró a su hijo mayor, Fusu, como su sucesor justo antes de su muerte. Zhao Gao convenció a Li Si, el primer ministro, de modificar el testamento y entronizar a su propio hijo Huhai. Zhao Gao hizo que el funcionario de mayor confianza, Meng Tian, ​​fuera acusado y asesinado injustamente, por lo que no quedó nadie para oponerse a él en la corte.

Cuando el ejército de Qin cayó ante los soldados de Han Yu y Liu Bang, Zhao Gao no le dijo a Huhai que la dinastía estaba en problemas, y el emperador solo se enteró cuando las fuerzas enemigas aterrizaron en Xianyang.

Se culpó a Huhai y Zhao Gao hizo que sus hombres lo mataran. Luego trató de apoderarse de la tableta de jade del emperador y tomar el trono. Desesperado, trató de convertir a Ziying en un títere, un miembro de la familia imperial, pero Ziying se negó a ser manipulado. Zhao finalmente fue asesinado por Han Dan y otros funcionarios anti-Zhao Gao.

Zhao Gao una vez realizó un acto extravagante para demostrar su poder. Le trajo al emperador Huhai un ciervo y dijo que era un corcel magnífico. Huhai lo corrigió, pero para ganarse el favor de Zhao Gao, muchos cortesanos acordaron que era un caballo fantástico. 

Este evento dio lugar al proverbio chino zhi lu wei ma (指鹿為馬, hacer del venado un caballo), que todavía se usa en la actualidad. El dicho se refiere a la distorsión deliberada de los hechos, generalmente para obtener ganancias maliciosas, travesuras o demostración de poder. La palabra japonesa para «idiota», baka, significa literalmente «caballo-ciervo» y se deriva del dicho chino.

El sistema de eunucos prevaleció hasta que el emperador Puyi abdicó el 12 de febrero de 1912. Reginald Johnston, el tutor imperial, pensó que eran parte de un grupo que estaba más preocupado por su propia supervivencia que por la del emperador, y que le eran de poca utilidad. Bajo la influencia de Johnston, Puyi eliminó por completo el sistema de eunucos en 1923. Sun Yaoting, el último eunuco, murió en 1996 a la edad de 93 años en un templo de Beijing.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!