Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Sabías que a los emperadores chinos no se les permitía ver sus propios registros?

Lucy Crawford, nacida y criada en China, vive en Canadá desde hace más de 20 años. Lucy siente una gran simpatía por los chinos y el sufrimiento humano en general. Con una maestría en educación y habiendo trabajado en varias profesiones, ahora traduce y escribe sobre historias situadas en la China antigua y moderna. Vive en Calgary con su esposo y cuatro hijos.
Published: 22 de diciembre de 2021
Retrato de pie del emperador Tang Taizong, uno de los pocos emperadores que rompió la regla de no ver la historia registrada sobre sí mismo. (Imagen: dominio público de Wikimedia Commons)

El pueblo de China tiene 5.000 años de historia ininterrumpida, la más larga registrada en el mundo. Cang Jie (倉頡), que inventó los caracteres chinos, fue el historiador del Emperador Amarillo (黃帝), que fue honrado como «el primer antepasado de la humanidad». Desde el comienzo de la civilización, el pueblo chino ha tenido una relación inseparable con la historia.

Los chinos tienen un devoto respeto por la historia, desde la primera historia biográfica completa Shi Ji (史记) o los Registros del Gran Historiador hasta las 24 historias oficiales de dinastías sucesivas, los chinos han documentado con precisión eventos fundamentales, profunda sabiduría y reflexiones sobre la historia. La historia ha sido un vehículo importante para la continuación de la civilización china.

Los Registros del Gran Historiador abarcan 3.000 años, desde la era del legendario Emperador Amarillo hasta el reinado del Emperador Wu de Han en la época del autor, empequeñeciendo Las Historias de Heródoto, que narra sólo 50 años de historia occidental, aunque Heródoto es considerado el padre de la historia en Occidente.

En la antigua China, había historiadores a tiempo completo que registraban la historia a medida que sucedía. Según El Libro de Han (漢書), «El historiador de la izquierda registra las palabras y el historiador de la derecha registra los eventos». En otras palabras, los emperadores antiguos no tenían privacidad ya que sus palabras y acciones serían registradas por sus historiadores de izquierda y derecha en todo momento. 

La presencia de esas personas que documentaron cada palabra y acción del emperador era una forma de supervisión invisible que ejercería mucha presión sobre los emperadores. Se sentían constreñidos, no solo por sus contemporáneos, sino también por las generaciones futuras, a actuar y hablar de una manera estrictamente honorable.

Además de eso, había una regla: al emperador no se le permitía leer lo que registraron los historiadores. La mayoría de los emperadores cumplieron con esta regla, pero hubo algunas excepciones.

El Zizhi Tongjian originalmente estaba destinado a ser un libro de texto de historia para el emperador. 
(Imagen: dominio público de Wikimedia Commons)

Según el “Zizhi Tongjian (資治通鑒) o Espejo completo para ayudar en el gobierno, compilado por Sima Guang de la dinastía Song, el emperador Taizong de la dinastía Tang rompió esta regla. Ascendió al trono después de matar a sus hermanos mayores y menores. Evidentemente, quería ver cómo se registraba en la historia.

En ese momento, el historiador responsable de los registros era Chu Suiliang (褚遂良). El emperador Taizong le pidió los registros y él respondió: «Nunca he oído hablar de un emperador que solicite ver los registros históricos». Por este motivo, rechazó al emperador.

El emperador Taizong le preguntó: «¿Tienes que anotar todas las cosas que hago?»

Chu Suiliang respondió: «Es mi responsabilidad».

Otro funcionario junto a él agregó: “Las fallas del emperador son como eclipses solares y lunares que la gente puede ver con claridad. Incluso si el historiador no lo registra, la gente del mundo aún lo recordará».

Sin embargo, el emperador Taizong no renunció a su deseo de ver lo que se registró sobre él. Cuando Fang Xuanling se convirtió en historiador, volvió a solicitar los registros históricos. Fang Xuanling se negó al principio, pero luego estuvo de acuerdo.

Después de leer los registros del «Incidente de Xuanwumen», en el que mató a sus dos hermanos, el Emperador pidió a los historiadores que «sacaran las palabras adicionales y registraran el incidente con claridad». Sin embargo, no pidió que se borrara el registro. 

Aproximadamente 200 años después, su descendiente, el emperador Wenzong de Tang, también quiso leer el registro sobre sí mismo. Naturalmente, los historiadores a cargo se negaron nuevamente.

El Emperador preguntó: «Algunos emperadores lo han leído antes, así que ¿por qué no me lo muestras ahora?»

El historiador respondió: “Fue un incumplimiento del deber por parte de los historiadores anteriores. Si el propio emperador tuviera la libertad de mirar los registros, los historiadores serían evasivos a la hora de llevarlos. ¿Cómo podrían las generaciones futuras confiar en tales registros? » El emperador Wenzong de Tang tuvo que dejarlo así.

Estos dos incidentes se registraron en el Zizhi Tongjian originalmente pensado como un libro de texto de historia para el emperador. El título de Zizhi Tongjian significa «en vista de eventos pasados, para dar información sobre la forma de gobierno». Es decir, aprovechar la historia para la gobernanza social actual o aprender de la historia.

Durante el período Yuanyou del emperador Zhezong de la dinastía Song (r. 1086-1094), un historiador llamado Lü Tao (呂 陶) estaba a cargo de registrar las palabras y los hechos diarios del emperador. 

Una vez, un ministro se acercó al emperador y le pidió que destituyera a la compañía actual, incluido el historiador, como si quisiera tener una conversación privada con el emperador.

Lü Tao se apresuró a decir: «Ya es inapropiado pedirle al emperador que despida a otras personas. ¿Cómo puede pedirle al historiador que se vaya también? Si un ministro quiere mantener su discusión con el emperador en secreto ante el historiador, está claro que el contenido no es abierto y honesto».

La Historia de los Song recoge que el emperador Zhezong emitió más tarde un edicto en el que se estipulaba que los historiadores debían estar presentes en las futuras deliberaciones, lo que sugería que solo las personas con conciencias y planes culpables se preocuparían por lo que los historiadores estaban registrando. Si uno es recto y tiene el mundo en el corazón, no hay necesidad de preocuparse por la pluma del historiador.

China debe sus registros históricos cuidadosamente mantenidos y meticulosamente detallados sobre todos los aspectos de la sociedad a su antiguo sistema de historiadores devotos. Es a través de la historia que la civilización china de 5.000 años se conservó y se transmitió.