Verdad, Inspiración, Esperanza

Autoridades chinas destruyen otra estatua de Buda en comunidad de tibetanos

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 26 de enero de 2022
LOS ÁNGELES, CA - 10 DE MARZO: Miembros y simpatizantes de la Asociación Tibetana del Sur de California y Amigos del Tíbet de Los Ángeles marchan en el 50º aniversario del primer levantamiento tibetano contra el dominio chino y la huida del 14º Dalai Lama al exilio, el 10 de marzo de 2009 en Los Ángeles, California. El Dalai Lama, líder espiritual del Tíbet, ha sido criticado por su firme campaña a favor de un diálogo paciente en China. Sus enviados han participado en ocho rondas de conversaciones con China desde 2002 con escasos avances. (Foto de David McNew vía Getty Images)

Una segunda estatua budista reverenciada por los tibetanos fue demolida por las autoridades en la provincia china de Qinghai, como parte de una campaña que los lugareños y los grupos de derechos humanos dicen que es un ataque sistemático contra la religión, las costumbres y las tradiciones tibetanas.

Radio Free Asia (RFA) ha confirmado la destrucción de la estatua de tres pisos que tuvo lugar el 11 de enero a través de imágenes satelitales comerciales. La estatua demolida era la del Buda Maitreya ubicada en el monasterio Gaden Namyal Ling en Kardze (Ganzi) Prefectura Autónoma Tibetana de Drago (conocida como Luhuo en chino). 

La remoción de la enorme estatua sigue a la destrucción de una estatua de Buda de 30 metros (99 pies) de altura que ocurrió a solo 900 metros (2700 pies) de distancia el 12 de diciembre. Según fuentes tibetanas, la estatua fue demolida después de que los funcionarios supuestamente recibieron quejas de que el monumento fue construido demasiado alto y había violado las normas locales.

LEE MÁS: ‘Dé una lección a los tibetanos’: Monjes obligados a observar cómo el régimen chino destruye una estatua de Buda de 99 pies de altura

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha perseguido a los tibetanos y al budismo tibetano durante décadas desde que conquistó la región en la década de 1950. El Partido ve su religión e identidad étnica como amenazas a su totalitarismo ateo. 

“Las autoridades chinas nuevamente han dado razones increíbles para la destrucción, diciendo que no había escape de incendios en el templo que alberga la estatua de tres pisos de altura del Buda Maitreya, pero estas no son excusas válidas”, dijo un tibetano que vive en el exilio con contactos en el area dijo a RFA, hablando bajo condición de anonimato por temor a represalias del régimen chino.

“El gobierno chino simplemente continúa sinificando la religión del Tíbet al no permitir a los tibetanos la libertad de practicar su propia religión y fe”, agregó la fuente. 

Según fuentes locales, 45 ruedas de oración tradicionales instaladas para uso de los peregrinos tibetanos y otros fieles también fueron destruidas junto con la estatua, ya que los monjes locales y los residentes se vieron obligados a presenciar la destrucción de los venerados monumentos.

(Imagen: vía RFA/Captura de pantalla)

Detenido y golpeado por transportar una estatua de Buda

La policía de la vecina provincia de Sichuan, que también es hogar de muchos tibetanos, también incautó una estatua de tamaño natural del monje Tenzin Delek Rinpoche el año pasado mientras era transportada de regreso al Tíbet. Delek Rinpoche fue un venerado líder religioso tibetano que murió en prisión en 2015 en «circunstancias sospechosas», según RFA.

Los involucrados en la fabricación y el transporte de la estatua, cuatro tibetanos y un ciudadano chino, también fueron arrestados en julio de 2021 en relación con la estatua incautada. Las cinco personas estuvieron detenidas durante más de 15 días y, según los informes, fueron interrogadas, golpeadas y liberadas después de que se les advirtiera que no se pusieran en contacto con familiares o personas cercanas al difunto monje.

Delek Rinpoche era una figura querida en la comunidad tibetana y cumplía una sentencia de 22 años por cargos de “intento de bombardeo de una plaza pública en la capital provincial de Sichuan, Chengdu, en abril de 2002”.

Los tibetanos y activistas locales creen que estas acusaciones eran falsas y una excusa para que el régimen del PCCh persiguiera al difunto monje, quien fue un crítico vocal de la represión de Beijing en el Tíbet. El cuerpo de Delek Rinpoche fue incinerado apresuradamente después de su muerte en prisión a pesar de la solicitud de su familia de que se devolviera su cuerpo al Tíbet. 

Apuntar a las minorías para la ‘limpieza étnica’

En diciembre de 2021, un informe publicado por el Instituto de Acción del Tíbet describió cómo los niños en el Tíbet de tan solo cuatro años se habían visto obligados a asistir a un vasto sistema de internados creado por el régimen del PCCh. Los estudiantes de estas escuelas recibirían una educación «politizada», principalmente en chino mandarín, y no pueden practicar las tradiciones tibetanas, según el informe del grupo.

Tenzin, un tibetano que ahora vive en los EE. UU. y asistió a uno de estos internados en China, dijo: “ahora, los niños de tan solo cinco años están siendo sacados de sus lugares de origen y entornos y colocados en este sistema escolar. Cuando te separan de tu idioma, cultura e historia, pierdes el sentido de quién eres y, finalmente, parece que estás perdiendo el tejido mismo de tu humanidad”, dijo. “No te sientes completo”.

El Partido Comunista tiene un largo historial de ataques contra religiones y minorías para asimilarlas violentamente a su ideología atea. Aparte de los budistas tibetanos, el Partido ha enviado a más de 1 millón de uigures, una etnia musulmana, a campos de concentración en su región natal de Xinjiang y en toda China. Los cristianos chinos y los seguidores de la práctica espiritual Falun Gong también han sufrido persecución durante décadas.

LEE MÁS:

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!