Verdad, Inspiración, Esperanza

Expertos se muestran escépticos ante la afirmación de Beijing de que el primer caso local de Ómicron provino de Canadá

Periodista con veinte años de experiencia en Estados Unidos. Graduada de la Universidad del Sur de California con Maestría en Periodismo Especializado. Credencial de corresponsal certificada de galerías de corresponsales de radio y televisión del Congreso de Washington DC. Credenciales aprobadas por la Casa Blanca otorgadas en varias ocasiones para transmisiones en vivo de mítines.
Published: 20 de enero de 2022
omicron beijing
Como informó CBC en Canadá, Pang Xinghuo, subdirector de los CDC de Beijing, dijo que un caso de Ómicron en Beijing puede haberse propagado a partir de un paquete recibido de Canadá; “una vista extraordinaria”, dijo el ministro de Salud, Jean-Yves Duclos. (Imagen: CBC en Canadá)

Las autoridades sanitarias de China han dicho que el primer caso de Ómicron en Beijing puede haber sido transmitido a través de un paquete enviado desde Canadá, una afirmación que, según los expertos canadienses, no tiene base científica. 

Pang Xinghuo, subdirector del Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) de Beijing, dijo el lunes 17 de enero que una mujer dio positivo después de abrir un correo de Canadá que había viajado a través de EE. UU. y Hong Kong. 

Otros artículos enviados con el paquete también dieron positivo por COVID-19, dijo Pang. Jiang Chu, jefe del CDC del distrito de Haidian en Beijing, agregó que el caso local de Ómicron fue el primero en aparecer en la capital china. 

«Me parece una opinión, digamos, extraordinaria», dijo el ministro de Salud de Canadá, Jean-Yves Duclos, a los periodistas en una conferencia de prensa más tarde ese día, informó CBC de Canadá.

La Dra. Anna Banerji, profesora asociada de pediatría y enfermedades infecciosas en la Escuela de Salud Pública de Dalla Lana, le dijo a CBC que la variante Ómicron de COVID-19 “nunca sobreviviría” en un sobre enviado a todo el mundo. 

“No creo que nada de eso se base en la ciencia”, dijo, refiriéndose a las declaraciones de los CDC de Beijing.  

Según lo informado por Sohu News de China, Jiang Chu dijo que si bien el coronavirus se había detectado previamente en paquetes de correo, la “densidad del virus era tan baja que se volvió inactivo después de dos o tres días de exposición al ambiente exterior”. 

Pero la concentración del virus encontrado en el paquete de Toronto y la cantidad de tiempo que sobrevivió “superó nuestras expectativas”, afirmó Jiang. 

Según la Agencia de Salud Pública de Canadá, la variante Ómicron se propaga principalmente a través de la transmisión de persona a persona en el aire. 

“Si bien el correo puede estar contaminado, el riesgo de infección por COVID-19 al manipular correo de papel o paquetes de cartón, incluido el correo internacional, es extremadamente bajo”, dijo la agencia en un comunicado enviado por correo electrónico.

Casos ‘importados’

El régimen chino declaró la victoria en la “guerra popular” contra la COVID-19 al principio de la pandemia mundial y, a menudo, afirma que los brotes esporádicos de la enfermedad en China se deben a casos importados. 

Muchos de estos casos “importados” supuestamente se transmiten a través de alimentos congelados, pero los expertos internacionales dudan de la historia de Beijing

LEE MAS: La última afirmación de China sobre el COVID: el virus se originó en las langostas de Maine

Haciéndose eco de sus homólogos canadienses, las autoridades de EE. UU., incluida la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y los CDC, están de acuerdo en que el COVID-19 no se transmite a través de alimentos o envases de alimentos. 

“Es particularmente importante tener en cuenta que el COVID-19 es una enfermedad respiratoria que se transmite de persona a persona”, declaró la FDA el 18 de febrero del año pasado.  

Además de culpar a los alimentos importados, Beijing sugirió que el virus SARS-CoV-2, que causa el COVID-19, no se originó en Wuhan, sino en EE.UU. u otros países occidentales.  

Los observadores de China señalan que el Partido Comunista Chino (PCCh) tiene un fuerte deseo de encubrir los orígenes de la pandemia, así como las verdaderas cifras de muertos e infectados en el país. 

Según el portavoz del PCCh, People’s Daily Online, el 12 de enero, la Administración de Supervisión del Mercado de Shaanxi emitió una alerta al consumidor a través de su cuenta oficial en la plataforma de redes sociales WeChat, diciendo que la fruta del dragón importada recientemente había dado positivo por COVID-19 en varias partes de China.

Xi’an, la capital de la provincia de Shaanxi, ha estado bajo varias formas de bloqueo desde mediados de diciembre, y las medidas implementadas son algunas de las más estrictas desde el brote inicial en Wuhan, en el centro de China. Miles de casos han sido admitidos oficialmente en la ciudad de 13 millones. 

En Beijing, cuando estalló un brote en junio de 2020, las autoridades culparon al salmón importado como fuente de infección; en Shenzhen, cuando aparecieron casos confirmados en agosto de 2020, los funcionarios culparon a las alitas de pollo congeladas brasileñas; en Qingdao, cuando aparecieron casos confirmados en octubre, culparon al bacalao congelado; en Tianjin, cuando aparecieron casos confirmados en noviembre, los funcionarios de Tianjin culparon a las patas de cerdo congeladas alemanas y a las cabezas de cerdo norteamericanas.

A finales de 2020, surgieron casos confirmados en Shanghái, Sichuan, Jiangxi, Zhejiang, Henan y Shandong (China), momento en el que las autoridades culparon al pomfret congelado de Ecuador, a los productos porcinos brasileños y al fletán, a la carne de cerdo argentina, al pescado indio y a la carne de vacuno importada de Nueva Zelanda.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!