Verdad, Inspiración, Esperanza

«Un gran fracaso para Estados Unidos: DeSantis sobre la inversión en China

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 22 de diciembre de 2021
El gobernador de Florida, Ron DeSantis,(Imagen: MANDEL NGAN/AFP vía Getty Images)

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y su administración anunciaron el 20 de diciembre que tomarían medidas para quitar el control de los considerables fondos de jubilación del estado a los gestores de activos privados que invierten fuertemente en la China comunista. 

Durante una reunión con el Consejo de Administración del estado, DeSantis, un republicano, estuvo acompañado por el Oficial Principal de Finanzas de Florida, Jimmy Patronis, y la Fiscal General del estado, Ashley Moody. La moción tenía como objetivo «revocar toda la autoridad de voto por poder que se ha dado a los gestores de fondos externos», y fue aprobada tras ser sometida a votación. 

Según los datos del estado, desde 2016 se han realizado más de 5.000 votaciones por delegación de inversiones. La mayoría de ellos se centraron en «la participación en los procedimientos de quiebra de las empresas, los litigios de los propietarios de acciones y los activos financieros.»

El Epoch Times informó que la junta estatal de Florida también aprobó el lanzamiento de una revisión para ver cuántos de los activos del estado están vinculados a las empresas chinas y solicitó más transparencia a los administradores de fondos en cuanto a cómo se dividen estos activos. 

Los funcionarios del estado de Florida dijeron que la medida era necesaria para garantizar que los gestores de fondos «actúen únicamente en el interés financiero de los fondos del estado». La medida también ordena un estudio de las inversiones del Sistema de Jubilación de Florida «para determinar cuántos activos tiene el estado en empresas chinas vinculadas al Partido Comunista Chino (PCCh)». 

Patronis: «Estamos entrando en una guerra fría con China”

La medida llega después de que Consumers Research, un grupo de control conservador, lanzara una importante campaña en la que acusaba a BlackRock de mantener crecientes vínculos con Beijing y con empresas estatales abiertamente vinculadas al apoyo a la expansión militar china. BlackRock es la mayor empresa de inversión del mundo por activos gestionados.

«Todo el experimento con China ha sido un gran fracaso para Estados Unidos. Creo que Estados Unidos en su conjunto debería desvincularse de China, pero ciertamente nuestras inversiones también deberían desvincularse», dijo DeSantis cuando se le preguntó sobre las inversiones estadounidenses en en China, ayudando inadvertidamente al PCCh. 

LEE MÁS:

Yanjun Xu: Un caso de estudio sobre cómo China utiliza el espionaje para robar secretos a EE. UU.

Efecto dominó: Gestores de fondos del grupo financiero UBS renuncian en medio de la crisis inmobiliaria de China

El director financiero Patronis se hizo eco de las opiniones de DeSantis sobre las inversiones estadounidenses en China y señaló su preocupación por las denuncias de abusos de los derechos humanos por parte del PCCh contra los presos de conciencia y la comunidad musulmana uigur, así como por la difícil economía del país debido a la represión del sector tecnológico y la violación de las normas de propiedad intelectual. 

«Algunos en Washington dicen que estamos entrando en una guerra fría con China. Parece que limitar nuestra exposición a China no sólo es bueno para nuestro país, sino que es prudente desde el punto de vista financiero», dijo Patronis. 

El mercado inmobiliario chino también está experimentando una crisis creciente después de que el gigante inmobiliario China Evergrande Group tuvo problemas para cumplir sus obligaciones financieras e incumplió recientemente pagos por más de 300.000 millones de dólares. 

Evergrande ha sido declarada oficialmente en situación de impago por primera vez, después de que no hiciera frente a los pagos de dos bonos en dólares. Beijing se ha mostrado reacio a rescatar a la empresa, y el Banco Popular de China (PBoC) ha dicho que la crisis de Evergrande se debe a su «propia mala gestión» y a su «imprudente expansión».