Verdad, Inspiración, Esperanza

El gigante tecnológico chino Huawei está vinculado a operaciones de monitoreo y recopilación de datos: Informe

Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 16 de diciembre de 2021
Los hackers chinos y rusos suponen una gran amenaza para la seguridad de EE.UU. Esta foto tomada el 4 de agosto de 2020 muestra a Prince, un miembro del grupo de hackers Red Hacker Alliance que se negó a dar su nombre real, utilizando su ordenador en su oficina de Dongguan, en la provincia china de Guangdong (sur). (Imagen: NICOLAS ASFOURI/AFP vía Getty Images

Un análisis realizado por el Washington Post revela que la empresa china de telecomunicaciones Huawei puede haber desempeñado un papel más importante en los programas de vigilancia y de software de lo que habían reconocido anteriormente tanto la empresa como el gobierno. 

La revisión de más de 100 presentaciones de PowerPoint de Huawei, muchas de ellas marcadas como «confidenciales», sugiere que la empresa desempeñó un papel más amplio a la hora de permitir un seguimiento más eficaz de la población china.

Las presentaciones, colgadas en un sitio web público y marcadas como herramientas de marketing por la empresa, fueron retiradas a finales del año pasado. En las diapositivas, Huawei mostraba cómo sus tecnologías de software pueden ayudar a las autoridades gubernamentales a identificar a las personas por su voz, vigilar a las personas de interés político, gestionar la reeducación ideológica y los horarios de trabajo de los reclusos, y ayudar a los comercios minoristas a seguir los hábitos de compra de los compradores mediante el reconocimiento facial.

«El reconocimiento facial vectorial 4D de Huawei identifica los retratos de los clientes al pasar, como el género, la ropa, la ocupación, etc., y ofrece con precisión la presentación de productos específicos a los diferentes clientes», decía una de las presentaciones.

Recopilación de datos para Beijing

Después de que los periodistas se pusieran en contacto con representantes de Huawei para pedirles que comentaran la información presentada en las diapositivas, la empresa respondió diciendo: «Huawei no tiene conocimiento de los proyectos mencionados en el informe del Washington Post», decía un comunicado publicado el 14 de diciembre. «Al igual que el resto de los principales proveedores de servicios, Huawei proporciona servicios de plataforma en la nube que cumplen con los estándares de la industria».

Huawei ha sido acusada durante mucho tiempo de violar la privacidad de los usuarios al rastrear y compartir estos datos con el gobierno chino. Varios gobiernos occidentales incluso han bloqueado la participación de Huawei en sus nuevas redes 5G por la preocupación de que la empresa pueda estar ayudando a Beijing en la recopilación de inteligencia y el seguimiento biométrico. 

La empresa ha respondido anteriormente a las preguntas sobre sus posibles conexiones con el gobierno chino y ha afirmado que solo vende equipos de red de uso general. «La protección de la privacidad es nuestra máxima prioridad», ha dicho la empresa. 

En octubre, Huawei y otras grandes empresas tecnológicas chinas como Tencent y Baidu se comprometieron públicamente a no abusar del reconocimiento facial y otras tecnologías de vigilancia.

Empresas estadounidenses en alerta máxima

El año pasado, las empresas tecnológicas Microsoft y Zoom eliminaron funciones de software que rastreaban la atención y la productividad de los empleados tras recibir reacciones públicas. Amazon también se vio en apuros tras revelar que utilizaba cámaras, pulseras y otros dispositivos con inteligencia artificial para vigilar a sus empleados. 

El gobierno de Biden también incluyó recientemente en la lista negra a la empresa de IA SenseTime Group Limited, con sede en Hong Kong, que, según el Departamento del Tesoro, «operaba o era propietaria de empresas que utilizaban tecnología de vigilancia para atacar a miembros de la minoría musulmana uigur mediante el reconocimiento facial». 

El Partido Comunista Chino (PCCh) ha sido acusado durante mucho tiempo de abusos desenfrenados contra los derechos humanos de los presos de conciencia y del encarcelamiento masivo de millones de musulmanes uigures en las remotas regiones occidentales del país. 

LEE MÁS:

El internamiento masivo de uigures en Xinjiang es un genocidio: Tribunal independiente del Reino Unido

En respuesta a la represión de Washington contra el grupo SenseTime, el subsecretario del Tesoro, Wally Adeyemo, declaró: «En el Día Internacional de los Derechos Humanos, el Tesoro de EE.UU. está utilizando sus herramientas para exponer y responsabilizar a los autores de graves abusos contra los derechos humanos», dijo Adeyemo en un comunicado publicado el 10 de diciembre. 

«Nuestras acciones de hoy, especialmente las llevadas a cabo en colaboración con el Reino Unido y Canadá, envían el mensaje de que las democracias de todo el mundo actuarán contra quienes abusan del poder del Estado para infligir sufrimiento y represión».

Medidas enérgicas contra el espionaje económico y el robo de información

Recientemente, el gobierno de Estados Unidos ha comenzado a tomar medidas más duras contra el robo de secretos comerciales y de inteligencia estadounidenses a manos de espías chinos. En noviembre, un jurado federal condenó al chino Yanjun Xu, de 41 años, por «intento de espionaje económico y robo de secretos comerciales».

El caso contra Xu revela cómo el PCCh ha estado utilizando el espionaje para robar secretos industriales estadounidenses para impulsar sus esfuerzos de modernización. Xu también se convirtió en el primer oficial de inteligencia chino en ser extraditado a Estados Unidos para ser juzgado.

Beijing también ha puesto en marcha una amplia campaña de regulación de las empresas tecnológicas del país. Esta medida, que forma parte de la campaña anticorrupción del líder chino Xi Jinping, ha hecho que las mayores empresas tecnológicas de China sean multadas con miles de millones de dólares por infringir las leyes de regulación. 

La mayor empresa de comercio electrónico del país, Alibaba, fue multada en abril con la cifra récord de 2.800 millones de dólares, después de que los reguladores chinos la sancionaran por actuar como un monopolio e impedir a otros comerciantes la venta de productos en plataformas de comercio electrónico rivales.