Verdad, Inspiración, Esperanza

50 millones de chinos posiblemente son infértiles, lo que genera interés estatal en la ‘reproducción asistida’

Lucy Crawford, nacida y criada en China, vive en Canadá desde hace más de 20 años. Lucy siente una gran simpatía por los chinos y el sufrimiento humano en general. Con una maestría en educación y habiendo trabajado en varias profesiones, ahora traduce y escribe sobre historias situadas en la China antigua y moderna. Vive en Calgary con su esposo y cuatro hijos.
Published: 3 de diciembre de 2021
El gobierno de China solía hacer cumplir el aborto para quienes violaban la política del hijo único. Ahora, está tratando de recuperar la tasa de natalidad. (Imagen: Joe Whittingham a través de CC BY-SA 2.5)

Los funcionarios de China recientemente publicaron datos que muestran que el número de parejas infértiles en el país ha superado los 50 millones, lo cual es un récord. Para resolver su creciente crisis de población, el Partido Comunista chino (PCCh) planea agregar más instalaciones de reproducción asistida en 12 provincias, una medida que ha despertado la preocupación pública.

PCCh: Más de 50 millones de personas que padecen infertilidad son ‘extremadamente preocupantes

Recientemente, el tema de “las provincias que planean agregar instituciones de reproducción humana asistida” ha sido un tema de moda en las redes sociales en China, generando preocupación y discusión. Según informes de los medios de comunicación de China continental: 12 provincias, incluidas Shanghai, Hebei, Henan, Tianjin, Guizhou, Anhui, Shaanxi y Shanxi, han emitido un «Plan de tecnología de reproducción asistida por humanos (2021-2025)», y Sichuan requiere un aumento de hasta a 20 instalaciones en 5 años, seguidas de la provincia de Anhui, la provincia de Shaanxi y la provincia de Jiangsu, que planean agregar 10 nuevas instalaciones.

Según los datos publicados por la Comisión Nacional de Salud, al 30 de junio de 2020, había 523 “instituciones de asistencia reproductiva” legales en China.

La información publicada por la Asociación de Población de China y la Comisión Nacional de Salud muestra que la tasa de infertilidad entre las parejas en edad fértil en el país ha aumentado del 2,5 al 3 por ciento en 1995 y del 12 al 18 por ciento entre 2007 y 2020. En la actualidad, hay alrededor de 50 millones de personas que experimentan problemas de fertilidad y esta cifra sigue aumentando. 

El Comité Permanente del Politburó (PSC) del Partido Comunista chino aprobó una resolución el 31 de mayo, permitiendo a las familias tener tres hijos. También se implementaron varias políticas nuevas para alentar a las parejas más jóvenes a tener más hijos. Sin embargo, estas nuevas reformas no han logrado abordar los crecientes problemas de una creciente población de ancianos.

LEE MÁS:
China está poniendo fin a sus controles de población, pero muchos ya no quieren tener hijos

Según el sitio web oficial de la Oficina Nacional de Estadísticas de China (NBS), la tasa de natalidad en 2020 se registró en 8,52 nacimientos por cada 1000 personas. Esta fue la primera vez que la tasa de natalidad cayó por debajo del uno por ciento, un nuevo mínimo no visto desde 1978.

Al mismo tiempo, en 2020, el número de matrimonios registrados oficialmente ascendió a 8.143.300, 1,13 millones menos que en 2019. También fue el séptimo año consecutivo de descenso desde 2013 cuando la cifra alcanzó los 13.469.300 nuevos registros. 

La situación es tan grave que en septiembre de 2021, la propaganda en los medios oficiales del PCCh comenzó a promover ampliamente las instalaciones de reproducción asistida y los tratamientos de fertilización in vitro (FIV).

Sin embargo, una gran cantidad de personas en el país no se han mostrado receptivas a esta idea. 

Algunos han criticado que una gran cantidad de problemas que van desde una fuerte contaminación, alimentos poco saludables y presiones laborales son los principales factores que causan infertilidad en las personas. Otros han mencionado que la FIV tiene una baja tasa de éxito, es cara e inflige dolor a las mujeres.

El Dr. Fuxian Yi, investigador de la Universidad de Wisconsin, le dijo a The Guardian que si bien el PCCh está adoptando reformas similares a las que hizo el gobierno japonés en el pasado para fomentar el parto, el país no es tan rico como Japón y no puede proporcionar servicios médicos gratuitos, cuidado y educación de sus ciudadanos. 

Asimismo sostiene que al PCCh le resultará más difícil resolver la crisis de población que la política de «reforma y apertura» que llevó a cabo en 1979. También cree que con el desarrollo económico, la tasa de natalidad de China seguirá disminuyendo. Esta nueva tasa de natalidad cada vez menor, junto con el aumento del costo de vida, provocará una fuerte caída de su población y un problema de envejecimiento aún más grave.

Además, señaló que, a diferencia de los países desarrollados, la economía de China era como un avión que todavía estaba en el aire pero que se estaba quedando sin combustible rápidamente. La creciente escasez en el sector laboral resultaría desastrosa para la economía china e incluso podría tener repercusiones en la economía mundial.

«Para hacer reformas fundamentales, el PCCh debe considerar las implicaciones socioeconómicas … no estoy seguro de que tenga ese tipo de coraje», dijo Yi.

Es probable que la tasa de fertilidad de China sea más baja que la de Japón

Los problemas de población se han convertido en temas delicados en China. 

El 11 de mayo de 2021, el Panel del Censo del Consejo de Estado de China y la Oficina Nacional de Estadísticas publicaron el informe del censo decenal. Los datos mostraron que la población de China superó los 1.400 millones en 2020, con 12 millones de nuevos nacimientos en ese mismo año.

La cifra de 2020 bajó un 18 por ciento desde 2019 y un 33 por ciento desde 2016 cuando se introdujo por primera vez la política de dos hijos. Como consecuencia, este se convirtió en el año más bajo para los nuevos nacimientos desde el inicio de la República Popular China (RPC) en 1949.

Mientras tanto, la tasa de fertilidad de China para las mujeres en edad fértil se informó en solo 1.3 por ciento en 2020.

Jianzhang Liang, director ejecutivo de Trip.com y columnista de “Población y economía” de Caixin, escribió que la asombrosamente baja tasa de fertilidad era muy alarmante en sí misma. 

“Lo que es aún más aterrador es que la tasa de fecundidad de 1,3 no es estable/normal y seguirá disminuyendo en el futuro. Porque esta cifra de fertilidad también incluye el efecto acumulativo de la política de dos hijos, que se está desvaneciendo».

Liang cree que la crisis de población de China es la más grave del mundo y que «las tasas de natalidad y fertilidad de China continuarán disminuyendo en la próxima década». 

“Sin una intervención política sólida, es probable que los nuevos nacimientos de China caigan por debajo de los 10 millones en los próximos años. La tasa de fertilidad será incluso más baja que la de Japón, y quizás la más baja del mundo”, escribió.

Frente a una doble crisis

La política del «hijo único» del PCCh, que comenzó a fines de la década de 1970, no solo ha creado un grave desequilibrio en la proporción de género entre hombres y mujeres, sino que también ha afectado gravemente a la fuerza laboral.

Bloomberg informó que China estaba pagando un precio económico enorme por su política de «planificación familiar» de 36 años. El medio estatal The People’s Daily, publicó un editorial instando a los ciudadanos chinos a que tener un bebé ya no es un asunto familiar, sino un «asunto de responsabilidad nacional».

En 2021, la BBC citó un informe del censo que indicaba que la población de ancianos de China de 60 años o más era de 264,02 millones, o 18,70 por ciento, un 5,44 por ciento más que hace 10 años.

Es importante señalar que China es el único país del mundo con una población de más de 100 millones de personas mayores. En comparación, la cifra de 200 millones equivale a la población total de Indonesia y supera a las poblaciones de Brasil, Rusia y Japón, respectivamente. 

Yue Su, analista jefe de China de la Economist Intelligence Unit (EIU), ha dicho que incluso con la nueva introducción de la política de los tres hijos, el gobierno chino no ha podido revertir el curso de su tendencia de natalidad en rápido declive.

Alina Wang contribuyó a este artículo.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!