Verdad, Inspiración, Esperanza

‘Es el momento de que la gente se manifieste’, dice principal funcionario de salud de Florida sobre la vacunación obligatoria

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 15 de noviembre de 2021
Un letrero en Miami Beach anuncia el toque de queda obligatorio promulgado con el pretexto de proteger al público del COVID, el 20 de julio de 2020 en Miami Beach. El Cirujano General de Florida, Joseph Ladapo, instó encarecidamente al público a comenzar a hablar en contra de la vacunación obligatoria, los mandatos de mascarillas y otras medidas que afirman proteger la salud pública en una entrevista del 12 de noviembre con Breitbart News. (Imagen: Johnny Louis/Getty Images)

El Cirujano General de Florida emitió una advertencia extrema al público en una entrevista del 12 de noviembre con Breitbart News, según la cual la escalada de las medidas de salud pública en respuesta a la pandemia de la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19), incluyendo las políticas de vacunación coercitiva, es atribuible a la incapacidad del público para hablar y rechazar la extralimitación del gobierno y las empresas.

«Creo que, por desgracia, parte de la razón por la que hemos llegado a un punto en el que las personas que antes decían que no se podía obligar a la gente a vacunarse contra el COVID-19 ahora dicen lo contrario: que, de hecho, no sólo se puede, sino que se debe obligar a la gente a vacunarse; creo que… parte de la razón por la que ha sucedido es porque no ha habido suficientes personas que hayan hablado abiertamente de sus derechos», dijo el principal jefe de salud pública del estado, Joseph Ladapo.

«Creo que estas decisiones médicas deben ser tomadas por la gente. Creo que eso va desde los mandatos de las mascarillas hasta ahora estos mandatos de vacunación y pasaportes de vacunas».

A principios de mes, la administración de Biden cumplió su promesa de utilizar a la Administración de Salud y Seguridad Operacional (OSHA) para obligar a todas las empresas privadas con listas de más de 100 personas a implementar una «política de vacunación obligatoria», completada con un régimen de recogida de datos sobre el estado de vacunación de los empleados.

Las empresas pueden optar por no participar, siempre que sometan a su personal no vacunado a pruebas de PCR segregadas y obligatorias y semanales. El mandato entrará en vigor el 4 de enero, a la espera de los resultados de las impugnaciones constitucionales presentadas y confirmadas la semana pasada por la Corte de Apelaciones de Estados Unidos.

Ladapo advirtió a «la gente que no está de acuerdo» con la tendencia a la erosión de las libertades en el ámbito de la salud pública que «si no hablan, podemos esperar más de lo mismo y peor».

El Cirujano General fue contundente con sus palabras, quitando el velo de color de rosa a los mandatos y medidas de la COVID-19: «No se trata de la mejora de la salud… Promueve la división, y lo que es peor es que básicamente no demuestra ningún respeto por los derechos humanos y la autonomía humana y el derecho de las personas a tomar decisiones sobre la salud, que realmente tienen».

Ladapo dijo que la narrativa del establishment ha convencido a gran parte del público de que «no tienen permiso para tomar decisiones sobre su salud», y añadió: «Y en su lugar, sólo tienen que estar de acuerdo y seguir lo que dicen -lo que dicen estos funcionarios de salud- y es simplemente terrible».

«Creo que cualquiera que se preocupe por las libertades civiles tendría que estar alarmado por el hecho de que se empeñen en imponer a todo el mundo estas decisiones sanitarias de talla única».

El principal médico de Florida calificó la tendencia de «afrenta a los derechos humanos y «científicamente ridícula».

La advertencia del Cirujano General quizás fue resumida en un ejemplo demostrado en la noche de Halloween en Shanghai Disneyworld en China continental. Después de que una mujer solitaria, que visitó el parque el día anterior, fuera marcada como un rastro de contacto de una prueba de PCR positiva existente, las autoridades del Partido Comunista Chino promulgaron un bloqueo rápido de los 34.000 asistentes hasta que se pudieran completar las pruebas de ácido nucleico y la célula del Partido. El estado de salud por teléfono y los pasaportes de vacunas podrían actualizarse. 

La mujer en cuestión fue notificada mientras viajaba en el tren, arrestada y enviada a un campo de cuarentena del gobierno. 

Apuntando a la nueva tendencia de vacunar a niños de 5 a 11 años, Ladapo dijo: “La diferencia, por ejemplo, en la mortalidad entre niños y personas mayores por COVID es literalmente 1000 veces mayor. Literalmente, el riesgo es 1000 veces mayor».

«Simplemente no es sensato», dijo, y agregó que «es realmente irrespetuoso y perjudicial para los derechos humanos y la dignidad humana».