Verdad, Inspiración, Esperanza

La crisis energética que empuja a China a volver al carbón

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 20 de octubre de 2021
China planea aumentar la producción y el consumo de carbón en medio de una crisis energética en curso. (Imagen: diddi4 a través de Pixabay)

China, tambaleándose por una crisis energética que está afectando la producción industrial y su economía, podría tener que dejar de lado un ambicioso plan para frenar las emisiones de carbono. El país ya aprobó varias nuevas centrales eléctricas de carbón este año y también podría aumentar las importaciones de carbón para hacer frente a la crisis energética.

El año pasado, el líder chino Xi Jinping había declarado que las emisiones de carbono de su país disminuirían a partir de 2030, con la neutralidad de carbono alcanzada para 2060. Este año, Beijing comenzó a imponer sanciones sobre la producción de carbón y el uso de electricidad en un intento por cumplir los objetivos de emisiones. Sin embargo, estas acciones agravaron la crisis energética que atraviesa el país.

«Al igual que otros mercados en Asia y Europa, China debe realizar un acto de equilibrio entre la necesidad inmediata de mantener las luces encendidas, a través de más carbón, y mostrar su compromiso con objetivos de descarbonización cada vez más ambiciosos…»

«Pero la realidad a corto plazo es que China y muchos otros no tienen más remedio que aumentar el consumo de carbón para satisfacer la demanda de energía», dijo en un informe Gavin Thompson, vicepresidente de Asia-Pacífico de la consultora de energía Wood Mackenzie.

El carbón representa el 62 por ciento de la generación de energía del país. Para hacer frente al empeoramiento de la crisis energética, Beijing ha dado instrucciones a las minas de carbón para que impulsen la producción.

En Mongolia Interior, se ha pedido a más de 70 minas que aumenten la capacidad de producción anual en aproximadamente 100 millones de toneladas. Shanxi, la región minera de carbón más grande de China, ha pedido a 98 minas de carbón que aumenten la producción en 55,3 millones de toneladas este año. Además, se permitirá que 51 minas de carbón que hayan alcanzado sus objetivos de producción continúen la producción.

Según un informe del grupo de expertos con sede en Estados Unidos Global Energy Monitor (GEM) y el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) con sede en Helsinki, China puso en funcionamiento 38,4 gigavatios de nueva capacidad de carbón el año pasado. Esto es más de tres veces la capacidad del resto del mundo combinado. 

Un informe de Greenpeace de agosto indicó que las provincias chinas planeaban lanzar más de 100 gigavatios de nueva capacidad de energía a carbón este año. En los primeros seis meses de 2021, las agencias locales aprobaron 24 nuevas plantas con una capacidad combinada de 5,2 gigavatios. China ha dicho que solo comenzará a reducir el consumo de carbón a partir de 2026, momento en el que Beijing ha prometido «controlar» las nuevas plantas que entren en funcionamiento.

“’Control’ no significa necesariamente no aprobar nuevas plantas de energía de carbón, por lo que todavía estamos viendo nuevas aprobaciones. La dinámica entre el gobierno central y local sigue siendo el problema central. Por eso abogamos por que el gobierno central supervise estrictamente y lleve a cabo políticas específicas para controlar la expansión de la capacidad de energía del carbón”, dijo a Reuters Li Danqing, activista de Greenpeace sobre energía y clima en Beijing.

En medio de la escasez de suministros de carbón, según los informes, China ha comenzado a relajar sus puntos de vista sobre las importaciones de carbón de Australia. Beijing dejó de comprar carbón de Australia el año pasado después de que Canberra pidiera una investigación internacional sobre el manejo de China del brote de la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19). 

El bloqueo de Beijing a las importaciones de carbón dejó al carbón australiano varado en los puertos chinos. Sin embargo, últimamente, las autoridades chinas han permitido que el carbón australiano almacenado en depósitos aduaneros ingrese al mercado nacional.

«La prohibición de las importaciones de carbón de Australia… ha exacerbado la escasez de carbón nacional», afirmaron economistas de Barclays. El banco espera que las importaciones de carbón de China «aumenten sustancialmente» en el cuarto trimestre. 

Antes de la prohibición, Australia representaba el 39 por ciento de las importaciones de carbón chino en 2019 y era el principal proveedor del país.