Verdad, Inspiración, Esperanza

Descubriendo el enigma de la migración de las aves

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 25 de septiembre de 2021
Las cigüeñas blancas hacen un viaje anual de Europa a África y de regreso a Europa, donde hacen su nido duradero en lo alto del suelo. Esta ave sirvió para desentrañar el misterio de la migración. (Imagen: Pixabay vía Pexels)

Si bien la migración de las aves se estudia ampliamente y se comprende bastante bien hoy en día, no siempre fue así. De hecho, el fenómeno era un enigma tal que las teorías salvajes y mágicas se tomaron en serio e incluso se aceptaron como verdad.

Se necesitó nada menos que un milagro para descubrir el misterio de la migración.

Ningún otro pájaro vuela tan lejos como el charrán ártico de América del Norte. Los estudios de seguimiento han encontrado que las aves hacen viajes anuales de aproximadamente 44.100 millas, casi igual a un viaje «alrededor del mundo». En su vida de hasta 25 años, el charrán ártico ¡Podría viajar fácilmente la distancia entre la Tierra y la luna, multiplicada por tres (620.000 millas)! El viaje que hacen algunas aves en busca de alimento y calor es a la vez monumental y heroico. Durante siglos estuvo envuelto en misterio y la especulación se desbocó. 

Mitos

Una teoría, que se remonta a los antiguos griegos, sostenía que la desaparición estacional de ciertas aves se debía a la hibernación, al igual que sus homólogos peludos. El propio Aristóteles postulaba que se transformaban en otras aves y regresaban. Muchos incluso creían que volaban a la luna y volvían. Aunque ahora sabemos que muchas aves tienen la capacidad de volar grandes distancias, incluso el charrán ártico tardaría varios años en lograr esa hazaña, independientemente de los enormes desafíos atmosféricos a los que se enfrentaría.

Quizás la explicación más fantasiosa de la desaparición anual de la grulla se deba a una guerra en curso con los pigmeos. En su relato épico La Ilíada (siglo VIII a. C.), Homero hace referencia a este mito al comparar el ejército de Troya con las grullas: 

chillido de grullas del cielo

que huyen del invierno y las terribles lluvias

y volar hasta el fin del mundo

trayendo muerte y perdición a los pigmeos

mientras abren feroz batalla al amanecer.

El autor romano y filósofo natural Plinio el Viejo (siglo I d.C.) reforzó esta antigua tradición con informes de pigmeos que se comían los huevos y los polluelos de las grullas para mantener baja su población, mientras luchaban contra los pájaros en el lomo de las cabras y carneros, empuñando flechas. Como pronto veremos, la parte de la flecha no es del todo infundada.

La cigüeña blanca

Cada año, las cigüeñas blancas van y vienen del África subsahariana a sus lugares de nidificación en Europa. Bandadas de casi 11.000 aves tardan un promedio de 49 días en cubrir la distancia de ida de casi 20.000 kilómetros. La ruta desde Europa toma ellos cruzan el Estrecho de Gibraltar hasta el desierto del Sahara, donde los sistemas térmicos pesados ​​ayudan a elevarse, conservando así una energía preciosa. Después de cruzar el desierto, siguen el río Nilo hacia el sur hasta su país elegido en África. 

De regreso a Europa, vuelan cada primavera para incubar una nidada de cuatro huevos en un nido en la copa de un árbol hecho de palos, césped y barro, junto con trapos u otros trozos de basura humana. Donde no haya árboles, bastará con una azotea, como se demuestra en la encantadora novela infantil “Wheel on the School”, una obra ganadora del premio Newbery de Meindert DeJong en la que los niños de la escuela holandesa atraen a las cigüeñas anidadoras de regreso a su ciudad natal a través de la perseverancia y la cooperación. 

Una cigüeña blanca vuela al atardecer en Garche, en el este de Francia, el 2 de junio de 2020, donde se han asentado decenas de este ave migrante de larga distancia (Imagen: SEBASTIEN BERDA / AFP a través de Getty Images).

En los Países Bajos y otros países de Europa, las cigüeñas se consideran un buen augurio y se asocian con la primavera y la fertilidad. Tienden a regresar a sus propios hogares elevados con la misma pareja. Se sabe que sus nidos altamente duraderos a menudo duran siglos. Estas robustas aves fueron la clave para descubrir lo que les sucedía a muchas especies de aves en el cambio de estaciones. Como una revelación divina, la respuesta vino de arriba.

Una cigüeña blanca fue avistada en 1822 cerca de la aldea de Klütz, Alemania; viva, pero luciendo una larga lanza en el cuello. Tras una investigación, se descubrió que la lanza estaba hecha de madera africana, lo que indica que el ave se había dirigido a África, donde aparentemente recibió disparos y resultó herida. Posteriormente logró volar de regreso a Alemania, donde fue descubierta, asesinada y disecada. Con el tiempo, se avistaron 24 aves más, lo suficiente para ganar el nombre alemán de Pfeilstorch, o Cigüeña-flecha.

¿Por qué migrar?

Por desconcertante que sea reflexionar sobre por qué un pájaro pasaría por el tiempo y los problemas para volar tan lejos cada año, y por qué algunas aves lo hacen y otras no migran, según el Washington Post, los estudios de 2018 sugirieron que todo se reduce a eficiencia energética. 

En otras palabras, “el costo energético para un ave de volar largas distancias se compensa con el ahorro de energía de estar en un lugar donde, en verano, hay muchos mosquitos, moscas, larvas de insectos y otras delicias aviares, y hay relativamente poca competencia por la comida». 

Sin embargo, según Peter Marra, del Centro Smithsonian de Aves Migratorias, «la migración es un rasgo muy flexible». Este instinto puede verse abrumado por los cambios en el medio ambiente. Aquí en Nueva Jersey, los gansos canadienses se han convertido en residentes permanentes de nuestros parques. También nuestra amiga la cigüeña blanca se deja seducir por la comida gratis que se encuentra en los vertederos de España y Portugal, renunciando así a sus viajes anuales.