Verdad, Inspiración, Esperanza

Jade: culturalmente significativo, espiritualmente invaluable

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 23 de septiembre de 2021
Escultura de dragón hecha de jade, una joya preciosa que ha sido apreciada durante siglos en la cultura china. (Imagen: Jennifer Gergen a través de Flickr CC By 2.0)

El jade, tan valioso como el oro en la cultura china, es precioso no solo por su belleza estética. Posee muchas características inusuales que le confieren un gran valor cultural y espiritual.  (玉 jade), es uno de los caracteres más antiguos del idioma chino; originado como una pictografía en 2950 a. C. que representa tres piezas de jade ensartadas. Se distingue del carácter wang (王, rey) en un solo punto. 

Geológicamente, el jade es una roca metamórfica que se clasifica en dos tipos: jade blando (nefrita) y jade duro (jadeíta). Hasta la dinastía Qing (1271-1368), cuando la jadeíta comenzó a importarse de Birmania, China solo tenía nefrita. Por lo tanto, el jade suave se considera la piedra preciosa tradicional china. Esta piedra puede venir en una variedad de colores, desde verdes hasta blancos, rojos y amarillos, aunque el verde es el color más común y preferido. La nefrita en los tonos blancos también se conoce como «grasa de cordero» y es muy apreciada.

Míticamente, el jade es una piedra mágica enviada desde el Cielo. Más de una historia relata el origen fantástico del jade, y personas de muchas culturas lo consideran con poderes místicos. En una historia, el jade se creó cuando las tribus del norte invadieron China. Las lágrimas de los dragones por los muertos cayeron al suelo y se convirtieron en la piedra preciosa. Otra leyenda sostiene que el jade se cristaliza a la luz de la luna. 

Independientemente de su origen, se cree que el jade tiene una gran cantidad de poderes asombrosos. Muchos dan fe de su capacidad protectora y curativa. Hubo numerosos incidentes en los que las personas que usaban brazaletes de jade se salvaron de una enfermedad grave o un accidente cuando su brazalete se rompió en el momento crítico. 

Cigarra de jade de la dinastía Zhou Occidental. Objetos de este tipo se colocarían en la boca del difunto y a menudo se encuentran en tumbas de la dinastía Han. El ciclo de vida de la cigarra representa el ciclo universal de vida, muerte y renacimiento. (Imagen: Gary Todd a través de Flickr CC0 1.0)

La creencia en la capacidad de la piedra para preservar la vida era tan fuerte que a menudo se usaba en entierros. Un antiguo príncipe, Liu Sheng, fue enterrado con un traje hecho completamente de pequeñas placas de jade cosidas con hilo de oro. Los dolientes menos extravagantes usaban amuletos de lengua u otras pequeñas tallas de jade para proteger el cuerpo de la descomposición. Para prolongar la vida, algunos ingieren jade en polvo mezclado con agua. Tomada justo antes de la muerte, se creía que ralentizaba la descomposición del cuerpo.

Los amuletos, colgantes y estatuillas son usos comunes hoy en día, pero el jade alguna vez se usó para una variedad de propósitos prácticos, y se tallaba en todo, desde herramientas hasta vasijas e instrumentos musicales. De hecho, el jade es único en sus propiedades musicales. 

Hay un viejo dicho gemológico: “Si coges un martillo y golpeas un diamante, el diamante se romperá en una docena de pedazos. Golpea un trozo de cuarzo y se partirá en dos. Sin embargo, si golpeas un trozo de jade, ¡sonará como una campana! El jade melódicamente resonante se ha utilizado para hacer campanillas, xilófonos, flautas y gongs, que producen tonos «celestiales». 

Cualidades espirituales

Las propiedades místicas del jade son superadas solo por sus dotes espirituales. Toda la humanidad se guía por una brújula moral, que nos ayuda a vivir por medio de la virtud. Como señala Confucio, de (德 virtud) está representada en muchos aspectos de esta valiosa joya. 

“Los sabios han comparado el jade con la virtud. Para ellos, su pulido y brillo representan la totalidad de la pureza; su perfecta compacidad y extrema dureza representan la seguridad de la inteligencia; sus ángulos, que no cortan, aunque parecen afilados, representan la justicia; el sonido puro y prolongado que emite cuando uno lo golpea, representa la música.

“Su color representa la lealtad; sus defectos interiores, que siempre se manifiestan a través de la transparencia, recuerdan la sinceridad; su brillo iridiscente representa el cielo; su admirable sustancia, nacida de la montaña y del agua, representa la tierra. Usado solo sin ornamentación representa la castidad. El precio que el mundo entero le atribuye representa la verdad». (Libro de los ritos)

El símbolo del yin y el yang representa la armonía de las dos fuerzas del universo. (Imagen: Susan Ackeridge a través de Flickr CC BY 2.0)

En la teoría china de los cinco elementos, todas las sustancias naturales tienen una fuerza vital, o qi, que fluye a través de ellas y entre ellas. Debido a que el jade es de la Tierra, pero posee una cualidad luminosa como el sol y las estrellas, se considera que es una conexión entre el Cielo y la Tierra. Se podría decir que el jade, que varía en color desde verde hasta rojo, amarillo, blanco y negro, abarca los cinco elementos, ya que cada elemento corresponde a uno de estos colores. Una pieza de jade que tiene más de un color es más valiosa espiritualmente, ya que esto realza sus cualidades auspiciosas.

Dado que cada uno de los colores también corresponde a un órgano interno principal y las emociones asociadas con él, el jade puede considerarse beneficioso para la salud de toda la mente y el cuerpo. 

Dividido en claro y oscuro, el jade también puede representar las energías yin y yang del cosmos. El jade más claro y translúcido se considera yin y tendría una energía más suave. Los jades más oscuros y opacos se considerarían yang, con una energía más poderosa, lo que mejora la capacidad de superar la adversidad.

Desde joyas hasta Feng Shui, el jade puede traer alegría y buena fortuna. Un objeto de jade colocado en su casa puede fortalecer su qi o fuerza vital; mientras se usa jade, se pueden limpiar los meridianos del cuerpo, o canales de energía, y protegerlo de cualquier daño. Pero como piedra viva, el jade debe usarse y verse. Si se guarda, su poderosa energía podría debilitarse.