Verdad, Inspiración, Esperanza

El tiempo pasa rápido… pero parece que aún más rápido

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 23 de septiembre de 2021
Foto de exposición múltiple de meteoros desde Sad Hill, Contreras, España. La Tierra está girando más rápido, y su "latido" también está aumentando su ritmo. Esto hace que el tiempo se acelere de forma perceptible y medible. (Imagen: Samuel de Roman / Getty Images)

La aceleración de la rotación de la Tierra es un tema candente últimamente, ya que los estudios indican que nuestro planeta ha empezado a girar más rápido. En la década de 1960, los científicos descubrieron una diferencia entre el tiempo que marca el reloj atómico y la velocidad variable con la que la Tierra completa su rotación diaria.

Debido a la combinación de factores que implican el núcleo fundido de la Tierra, los océanos, la atmósfera y la Luna, la rotación de la Tierra varía ligeramente.  

Esta discrepancia dio lugar al «segundo bisiesto«, a partir de 1972. Para ayudar a la Tierra a ponerse al día con el reloj atómico superpreciso, se añadió un segundo bisiesto, según fuera necesario, el 31 de diciembre o el 30 de junio de cada año.  

Durante muchos años, esta práctica se aplicó de forma constante cada 12 o 18 meses. En los últimos tiempos, la aplicación de los segundos bisiestos se ha ampliado a los años, y el último se añadió el 31 de diciembre de 2016. Un anuncio reciente, que mostró que no habrá de nuevo un segundo bisiesto este junio, trajo la especulación de que eventualmente podríamos necesitar empezar a restar segundos para que el tiempo medido por la rotación de la tierra se mantenga sincronizado con el reloj atómico. 

Aunque esta minúscula cantidad de tiempo parece insignificante y sus implicaciones son poco abrumadoras, la diferencia tiene un impacto en los sistemas de navegación y de comunicación por satélite, que dependen de que la hora sea muy precisa y coincida con las posiciones convencionales de los cuerpos celestes. Cuando se añadió un segundo bisiesto el 30 de junio de 2012, varias plataformas de Internet se colapsaron y surgieron problemas con los sistemas operativos escritos en el lenguaje de programación Java. 

Para evitar los inconvenientes causados por esta incoherencia, algunos países han propuesto eliminar por completo el segundo bisiesto y basarse únicamente en la hora atómica. Sin embargo, el Reino Unido está en contra de esta medida, ya que rompería los lazos con la hora solar tradicional. El destino del segundo bisiesto se determinará en 2023.

Debido a un fenómeno llamado resonancia de Schumann, el tiempo parece pasar más rápido, aunque es difícil de medir. (Imagen: samer daboul vía Pexels)

La resonancia Schumann

Un segundo fenómeno está afectando al tiempo de una manera que puede sentirse, mucho más que medirse.  Las resonancias Schumann son frecuencias producidas por las ondas electromagnéticas resultantes de las tormentas eléctricas y los relámpagos regulares. Según la NASA, en un momento dado la Tierra experimenta aproximadamente 2.000 tormentas eléctricas, que producen una media de 50 rayos por segundo. El planeta está así envuelto en ondas electromagnéticas de baja frecuencia, o «Resonancias Schumann».  

Estas frecuencias resuenan en la ionosfera, una parte de la atmósfera superior de la Tierra que está ionizada debido a la radiación solar que separa los iones cargados de los átomos neutros del gas. Según explica Interesting Engineering, esta ionización permite a la ionosfera captar estas ondas electromagnéticas. Las resonancias Schumann pueden afectar no sólo a los cambios de las estaciones, a la actividad solar y a la actividad del entorno magnético de la Tierra, sino también al comportamiento y al pensamiento humano y animal.   

Las frecuencias pueden oscilar entre 7,83 Hz y 33,8 Hz, pero durante miles de años el campo electromagnético de la Tierra tuvo una pulsación de frecuencia constante, o «latido», de aproximadamente 7,8 ciclos por segundo. Sin embargo, el latido de la Tierra comenzó a acelerarse en 1980 y ha seguido haciéndolo. Debido a este aumento de la frecuencia del pulso, sentimos que el tiempo se acelera; 24 horas se perciben ahora como sólo 16 horas. Sin embargo, esta percepción es difícil de medir.

Un miembro del Foro de Física se pregunta: «El universo se está expandiendo; las distancias interestelares son cada vez mayores. ¿Cómo se compensa la relación entre el espacio, el tiempo y la velocidad de la luz? Los cambios en las distancias interestelares son medibles. La velocidad de la luz es constante y se puede medir. Pero ¿qué pasa con el tiempo en sí mismo, se pueden medir los cambios en el tiempo? ¿O es una paradoja en sí misma? ¿Cómo podemos medir un cambio potencial en el propio Tiempo si éste está cambiando mientras intentamos medirlo?»

«Por ejemplo, hipotéticamente hablando, si usted está tratando de medir cuánto está disminuyendo la longitud de una vara de metro con respecto a una segunda vara de metro que también está disminuyendo en longitud al mismo ritmo que la primera y si todo lo demás a su alrededor (incluido usted mismo) se estuviera encogiendo al mismo ritmo, entonces nunca confirmaría que tal cambio realmente ocurrió».

En consecuencia, nuestros relojes siguen registrando el tiempo en segundos y minutos a lo largo de un día de 24 horas, mientras que un aumento de la frecuencia de resonancia Schumann aparentemente hace que percibamos el tiempo como si fuera solo dos tercios más largo.

Algunos científicos creen que cuando el pulso alcance los 13 ciclos por segundo, la Tierra dejará de girar. Entonces podría permanecer quieta durante tres días antes de invertir su rotación. Lo que ocurriría entonces es imposible de predecir, así que todos haríamos bien en aprovechar el día; y como dijo una vez el gran filósofo Sócrates: «No podemos vivir mejor que buscando ser mejores».