Verdad, Inspiración, Esperanza

4 cosas que puedes hacer para ayudar a que vuelvan las abejas

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 23 de septiembre de 2021
Las poblaciones de abejas polinizadoras de todo el mundo están disminuyendo, lo que pone en peligro nuestro propio suministro de alimentos. Los esfuerzos individuales para proporcionar un hábitat seguro a las abejas nativas pueden tener un gran impacto en la mejora de su suerte. (Imagen: Manuel Bartsch vía Pexels CC 0)

El zumbido de las abejas recogiendo néctar y polen es un espectáculo reconfortante, sobre todo si recordamos que las abejas polinizan muchos de nuestros cultivos favoritos, como las frutas, los frutos secos, las verduras y las hierbas. Por diversas razones, muchas especies de polinizadores están disminuyendo en todo el mundo. La pérdida de hábitat, el uso de pesticidas, la competencia y la propagación de enfermedades han debilitado y diezmado grandes poblaciones, amenazando nuestro propio suministro de alimentos. 

Al salir a la luz la situación, especialmente en torno a la abeja melífera, personas de buen corazón han tratado de ayudar a nuestras pequeñas y laboriosas amigas. 

Entender a la abeja melífera

Al mencionar las abejas, la mayoría de las mentes vuelan directamente a la abeja de la miel. Aunque hemos llegado a depender de estos polinizadores para la agricultura moderna, estas abejas son originarias de Europa, y solo después de ser introducidas en América del Norte en la década de 1600 sustituyeron a muchas de nuestras abejas nativas. 

Las prácticas agrícolas, como el uso de pesticidas y el monocultivo, han debilitado grandes poblaciones de abejas melíferas, haciéndolas más susceptibles a las enfermedades. La mayor necesidad de polinizadores condujo a la práctica de la cría de abejas melíferas en diferentes granjas según las necesidades, lo que probablemente ha contribuido a una mayor propagación de las enfermedades.

Las abejas de la miel son un gran activo y deben ser protegidas para que no sufran más daños, pero las abejas solitarias autóctonas también tienen un valor incalculable y recuperar sus poblaciones es un esfuerzo que merece la pena. Se recomiendan estas sencillas medidas para los propietarios y jardineros que deseen ayudar a las abejas como polinizadoras.

1. Planta un jardín de abejas

Cultivar plantas con flores en el jardín o cultivarlas en macetas en el patio o el balcón es el primer paso para atraer y alimentar a las abejas, con la ventaja añadida de las mariposas y los colibríes.

Las abejas necesitan dos tipos de alimento: el polen y el néctar, pero cada abeja tiene sus propias necesidades, dependiendo de su entorno. Por ejemplo, la abeja del desierto se nutre de las flores que crecen en condiciones áridas, y a las abejas de las montañas les gustan las flores silvestres que florecen durante su temporada de búsqueda de alimento. Las abejas de las zonas urbanas prosperan con las flores que había antes de la industrialización y la urbanización. 

Plantando árboles, arbustos y flores silvestres autóctonas de tu región, puedes ayudar a atraer a los polinizadores más adecuados. Una variedad de plantas, incluyendo las anuales, que ofrecen una abundancia de flores, y las perennes, que tienen diferentes épocas de floración, es probable que atraigan a los polinizadores y regresen regularmente.

Una abeja carpintera descansa sobre una flor de guisante. Las flores de las leguminosas, como los guisantes y las judías, proporcionan el polen de mayor calidad para las abejas sanas, mientras que el néctar se convierte en energía. (Imagen: Jeevan Jose vía Wikimedia Commons CC SA-4.0)

Dependiendo de la zona, entre las plantas anuales y perennes más comunes y fáciles de sembrar se encuentran los ásteres (familia de las Asteraceae), la Susana de ojos negros (familia de las Rudbeckia), la hierba gatera (familia de las Lamiaceae o menta), el trébol (familia de las Fabaceae), el nomeolvides (familia de las Boraginaceae), las mostazas (familia de las Brassicaceae o coles) y el sedum (familia de las Crassulaceae). 

Entre los arbustos y pequeños árboles que se pueden considerar están los arándanos (familia Ericaceae), el sauce (familia Salicaceae), el cerezo (Prunaceae, o familia de las rosas) y las lilas (Oleaceae, o familia del olivo). 

La floración de las hierbas aromáticas ofrece un doble beneficio, ya que estas plantas suelen tener propiedades medicinales que ayudan a reforzar la inmunidad de las abejas y les permiten protegerse de las enfermedades.

Mientras buscan y recogen polen, las abejas tienen sed. Una pequeña pileta para pájaros o incluso un cuenco con agua fresca es un oasis bienvenido. Unas pequeñas piedras en el estanque evitarán que las abejas se ahoguen, ya que les da algo en lo que posarse mientras beben.

2. Aprovecha las «malas hierbas»

Muchas plantas que la gente considera malas hierbas son valiosas de forraje para los polinizadores que requieren poco o ningún cuidado por su parte. El diente de león (familia Asteraceae), el Charlie rastrero y el bálsamo de abeja (ambos de la familia Lamiaceae), la hierba Joe Pye (familia Asteraceae) y el geranio silvestre (familia Geraniaceae) son las principales candidatas a ser adoptadas. 

Aunque no es necesario que dejes que estas tenaces hierbas campen a sus anchas por tu jardín, dejar que terminen de florecer te permitirá a ti y a las abejas disfrutar de sus flores. Cortarlas antes de que se formen las semillas las mantendrá bajo control. 

Los dientes de león son especialmente agradables, ya que producen polen temprano para las abejas y hojas amargas comestibles para el jardinero. La raíz se suele tostar para hacer un té parecido al café, del que se dice que ayuda a la digestión.

3. Proporciona un hábitat para las abejas nativas

De las 20.000 especies de abejas del planeta, la mayoría son solitarias y anidan en el suelo. A diferencia de las abejas de la miel, que deben proteger una colonia, muchas abejas solitarias son diminutas y no pican. Incluso si pueden picar, es poco probable que una abeja madre solitaria se arriesgue a ser aplastada, ya que no habría respaldo para cuidar de sus crías. Ninguna abeja macho tiene la capacidad de picar.

Ahora que te sientes cómodo con la idea de que las abejas vivan en tus proximidades, puedes crear un hábitat sencillo para que se instalen. Deja que una parte de tu jardín o patio permanezca desordenada y sin molestar. Una zona natural sembrada de hojas, tierra dura o trozos de madera proporcionará alojamiento y protección a tus polinizadores locales.

4. Evita los productos químicos

Los pesticidas, herbicidas y fungicidas son venenos dañinos que pueden matar a las abejas. Algunos pesticidas, como los neonicotinoides, son sistémicos y hacen que todos los componentes de la planta sean tóxicos para las abejas, incluidos el néctar y el polen.

Para evitar dañar a las abejas, utiliza solo productos orgánicos para controlar otros insectos, y nunca rocíes las plantas que están en flor. Además, con los productos botánicos modificados genéticamente de hoy en día, tenemos poco conocimiento del impacto que tales organismos tienen en la naturaleza, por lo que es importante comprar semillas que sean a la vez orgánicas (siempre sin OGM) y libres de neonicotinoides. 

Ten en cuenta estas cosas cuando te embarques en su aventura de administración de las abejas, y probablemente ganarás una mayor apreciación de la naturaleza y una sensación de estar realmente «presente» en tu jardín. Como dijo Elizabeth Lawrence: «El zumbido de las abejas es la voz del jardín».

Simone Jonker ha colaborado en este reportaje