Verdad, Inspiración, Esperanza

Tom Selleck: un actor y un hombre de buena moral

Ila vive en Garden State (EE. UU.) con su familia. Ha estado cultivando productos y plantas perennes durante 20 años. Recomienda la jardinería por comida y diversión, pero no para hacer fortuna.
Published: 21 de septiembre de 2021
NUEVA YORK, NY - 29 DE SEPTIEMBRE: Tom Selleck visita la serie Build para hablar de su programa Blue Bloods en Build Studio el 29 de septiembre de 2017 en la ciudad de Nueva York. (Imagen: Jamie McCarthy/Getty Images)

Tom Selleck nunca ha dejado que la fama se interponga en el camino de su familia. El actor de 76 años es un hombre de virtudes y tradiciones. De hecho, el tesoro de William J. Bennett El libro de las virtudes cuenta con la voz de Selleck como uno de los lectores en su versión de audio, publicada en 1994. Esta antología de literatura moral de todo el mundo se centra en la construcción de las características de la responsabilidad, el valor, la compasión y la honestidad a través de ejemplos de lo bueno frente a lo malo, y de lo correcto frente a lo incorrecto. 

Cuando fue entrevistado por la revista People, Selleck se describió a sí mismo como una «persona privada», y dijo: «Siempre he valorado el equilibrio entre el trabajo y el tiempo con mi familia. Siempre se trata de ellos». Selleck adoptó al hijo de su primera esposa y tiene una hija con su segunda esposa, Jillie.

Más conocido por su serie de televisión Magnum P.I., Selleck también interpretó al icónico vaquero en una serie de películas del oeste bien recibidas en la década de 1990. A pesar de que no sabía montar a caballo en el momento de la audición para The Sacketts, consiguió el papel protagonista gracias a su honestidad y valentía. Cuando le preguntaron si sabía montar a caballo, dijo: «No, pero no me dan miedo. Soy un buen atleta y puedo aprender». Lo hizo, y desde entonces ha sido un ávido jinete.

A medida que ganaba fama en los años 80 con su papel de Magnum, el actor descubrió que la serie de televisión le cansaba. Necesitado de un descanso, dejó el papel en 1988 y compró un rancho de 63 acres en California, con nada menos que 1.500 árboles de aguacate. Aunque no es muy aficionado a esta fruta grasa, le gusta estar en la tierra y cuidar de su gran cosecha. Pasa todo el tiempo que puede en el rancho con Jillie, su mujer desde hace 33 años. «Hago el trabajo sucio y hago las rondas. Me gusta ver cómo crecen las cosas. Es un retiro», dice Selleck.

Su consejo sobre los aguacates: «No quieres que crezcan malas hierbas entre tus aguacates. No quieres que crezcan flores silvestres entre tus aguacates, porque las abejas irán a ellas, en lugar de a los árboles». Aunque admite que es difícil obtener beneficios cultivando aguacates, dice: «Los vendo. No se ven bien… Son maravillosos, saludables, con buena grasa – son realmente buenos para ti, pero no lo son para mí. ¿Por qué comerlas cuando puedo venderlas? Tengo una hipoteca».

En recuerdo de sus amigos mayores que fallecen, Selleck planta nuevos árboles en el rancho. 

Michael Auslin, del National Review, describió a Selleck como «una especie de conciencia nacional, un homólogo televisivo de Clint Eastwood, tal vez», señalando que muchos de sus papeles «celebran la firmeza de carácter y la estabilidad de quienes se guían por una moral profundamente grabada, en contraposición al oportunismo de moda».

En 1990, Selleck protagonizó Quigley Down Under, en la que interpretaba a Matthew Quigley, un agudo vaquero estadounidense que se encuentra en el interior de Australia. Una de sus películas más conocidas, Quigley Down Under podría considerarse un western clásico, a pesar de su inverosímil ubicación. Enfrentado al villano Elliot Martson, interpretado por el coprotagonista Alan Rickman, sus habilidades se ganan la estima de los aborígenes y le convierten en un héroe célebre. 

Selleck ganó tres premios Western Heritage del National Cowboy & Heritage Museum. Su papel de Paul Cable en la película de 1997 Last Stand at Sabre River le valió el primero en 1998. En 2002 recibió el segundo por su papel de Rafe Covington en la película de TNT Crossfire Trail (2001). Recibió el tercero en 2004 por su papel de Monte Walsh en la película Monte Walsh (2003).

Tom Selleck y su esposa Jillie Mack en la alfombra roja de los Premios de la Academia de 1989, el 29 de marzo de 1989. El actor siempre ha priorizado la familia sobre la fama.  (Imagen: Alan Light vía Flickr CC BY 2.0)

Selleck habla con cariño de su experiencia como actor de películas del oeste, donde se aficionó a los caballos. Su compañero de cuatro patas, Spike, fue regalado al actor por la productora de «Quigley». Spike vivió otros 30 años en el rancho de Selleck. El amor de Selleck por los caballos se lo transmitió a su hija Hannah, que empezó a montar a los cuatro años y sigue practicando la equitación hasta hoy.

Aunque disfrutaba interpretando a un vaquero, el trabajo más reciente de Selleck tal vez retrata con más precisión su propio carácter. Blue Bloods, la historia de una familia católica irlandesa de policías neoyorquinos, tiene una trama tradicional de bien contra mal. Da importancia a la familia y a la moralidad, apartándose de las tendencias modernas en las que «todo vale» en la gran pantalla. 

La popular serie retrata a la policía de Nueva York como una institución con elevados ideales americanos, donde el carácter moral se considera más importante que el color de la piel. El comisario de policía Frank Reagan, interpretado por Selleck, es sabio y fiel, pero también falible. Su virtud le ayuda a sortear las consecuencias de sus propios errores.

Los delincuentes son retratados de forma tradicional, como criminales, en lugar de como víctimas de la sociedad; y aunque la policía no es perfecta, no carece de piedad en su lucha por la justicia. Auslin compara la serie con un «western urbano, reviviendo un género que definió el drama televisivo desde su infancia hasta principios de los años 70».

«Evita la ambigüedad moral de la que están impregnadas las series de cable, centrándose en cambio en un catecismo sobre el bien y el mal».

El productor Don Bellisario destacó el carácter íntegro de Tom Selleck, diciendo que «Tom es un hombre tan verdaderamente bueno que la palabra más dura que decía cuando se enfadaba era: «¡Oh, rayos!»». 

En sus propias palabras, el actor dice: «Me esfuerzo por comportarme de forma ética, porque eso es importante para mi estabilidad ahora». Se lamenta: «Somos una cultura tan centrada en el individuo. La cultura que dice que básicamente nada es más importante que la forma en que te sientes. Vivimos en una época que celebra los impulsos desenfrenados».

Según el filósofo romano Cicerón (106 – 43 a.C.), la gratitud no sólo es la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás: «Una persona noble es consciente y agradecida de los favores que recibe de los demás».

Selleck está agradecido por el camino que ha tomado en su carrera, en la que ha dado prioridad a su familia. «Estoy orgulloso de mi trabajo, sigo amando lo que hago, y tengo a mi familia, he sido enormemente afortunado», dice Selleck.