Verdad, Inspiración, Esperanza

¿Está China aflojando su control sobre el mercado mundial de tierras raras?

Estados Unidos y otros países han estado tratando de alejarse del dominio de Beijing en las tierras raras, pero el camino es largo.
Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 17 de noviembre de 2022
Esta foto tomada el 20 de julio de 2022 muestra a un trabajador operando una máquina en una línea de producción de teléfonos inteligentes en la fábrica de Oppo en Dongguan, provincia de Guangdong, en el sur de China. Los teléfonos y otros productos electrónicos dependen de la extracción de elementos de tierras raras, un mercado que ha estado fuertemente dominado por China. (Imagen: JADE GAO/AFP vía Getty Images)

Durante años, China ha dominado el mercado mundial de metales de tierras raras. Estos materiales vitales se utilizan para fabricar teléfonos celulares, computadoras, semiconductores, vehículos eléctricos y sistemas de energía renovable. 

Según el Servicio Geológico de EE. UU., China fue responsable del 80 por ciento de las importaciones mundiales de tierras raras en 2019, aunque esas cifras han disminuido desde entonces, en parte debido a la pandemia de COVID-19. Para 2020, esas importaciones habían disminuido al 78 por ciento. 

Tras el impulso de la administración Biden para limitar la capacidad de Beijing para frenar el mercado de estos materiales a principios de 2021, el control de China sobre el suministro de tierras raras parece estar disminuyendo cada vez más. 

El debilitamiento del control de China

En 2019, el líder chino Xi Jinping -que acaba de conseguir un tercer mandato sin precedentes como presidente del país y como jefe del Partido Comunista en su reciente 20.º congreso nacional- realizó una visita a una fábrica de imanes de tierras raras situada en la provincia suroriental de Jiangxi.

Unos días después, un editorial de la agencia de noticias estatal Xinhua advirtió que al “librar una guerra comercial contra China, Estados Unidos corre el riesgo de perder el suministro de materiales que son vitales para mantener su fortaleza tecnológica”.

Hu Xijin, exeditor en jefe de Global Times, afirmó que el gobierno chino estaba “considerando seriamente” convertir en armas las exportaciones de elementos de tierras raras a los EE. UU. y otros países de Occidente. 

Un teléfono móvil desmontado y sus partes yacen sobre una mesa con minerales que representan sustancias que normalmente se encuentran en la electrónica el 28 de agosto de 2012 en Berlín, Alemania (Imagen: Sean Gallup a través de Getty Images)

Aunque la respuesta al acaparamiento del mercado de China puede parecer simple: encontrar fuentes alternativas para la distribución de metales de tierras raras; en la práctica, es mucho más complicado. Para empezar, el trabajo manual de China es mucho más barato en comparación con otros países, lo que hace que muchas naciones occidentales subcontraten a China, India y Taiwán, atraídas por su mano de obra asequible y sus regulaciones ambientales más laxas.

Aunque China también lidera el mercado de tierras raras debido a que la mayoría de sus productores son de propiedad estatal o están subvencionados por el gobierno chino, no ha habido escasez de controversias sobre disputas comerciales y diplomáticas con otros países. 

En 2010, por ejemplo, el gobierno chino detuvo las exportaciones de metales de tierras raras a Japón debido a una disputa comercial. Aunque el desacuerdo tuvo lugar hace más de una década, Japón aún no ha logrado desvincularse de los elementos de tierras raras de China. Según el Observatorio de Actividad Económica, Japón pasó de importar el 74 por ciento de sus tierras raras de China en 2010, al 27 por ciento en 2020.

Poner fin al dominio del mercado de China

La amplia legislación de infraestructura de $2 billones de Biden busca reconstruir la industria de semiconductores del país de una manera considerable: solo el 12 por ciento de los chips se fabrican en el país.

Desde entonces, Biden firmó una orden ejecutiva diseñada para revisar las brechas en las cadenas de suministro de EE. UU. para metales de tierras raras, dispositivos médicos, semiconductores, fabricación de baterías de litio para vehículos eléctricos (EV) y otros recursos clave. En marzo de 2021, el Departamento de Energía anunció una iniciativa de $30 millones que se centrará en “investigar y asegurar la cadena de suministro nacional de EE. UU. para tierras raras y otros minerales importantes”.

“Es absolutamente correcto que hay un acaparamiento del mercado con el litio y otras tierras raras”, dijo a CNBC el enviado climático de Biden, John Kerry, durante una cumbre sobre innovación energética en 2021. 

Pero a pesar de los esfuerzos recientes de EE. UU. para rivalizar con China en el mercado de tierras raras y reforzar una industria nacional, los resultados llevarán tiempo, dicen los expertos. 

«Es técnicamente posible tratar de reconstruir toda la cadena de suministro porque una vez la tuvimos», dijo Jane Nakano, investigadora principal del Programa de Seguridad Energética y Cambio Climático del Centro de Estudios Internacionales Estratégicos. 

“No es que no tengamos experiencia, no es que no tengamos idea de cómo puede ser la cadena de suministro nacional”, dijo Nakano, subrayando cómo los factores financieros, ambientales y políticos podrían frustrar el ambicioso impulso de energía verde de Biden, especialmente en el corto plazo.