Verdad, Inspiración, Esperanza

Pánico en China: debido a política cero Covid, más de 10 000 trabajadores escaparon de la fábrica de iPhone más grande del país

Con la ayuda de los lugareños, los fugitivos de la planta de Foxconn viajan de decenas a cientos de millas a pie para llegar a casa.
Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 4 de noviembre de 2022
Los trabajadores se enfrentan a los "grandes blancos" encargados de la prevención de epidemias fuera de la planta Zhengzhou Foxconn. (Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)

En el último -y uno de los más dramáticos- ejemplo de chinos forzados al límite por las draconianas restricciones del régimen comunista contra la pandemia, miles de empleados de una enorme fábrica de iPhone en la provincia central de Henan desbordaron los bloqueos y huyeron de su lugar de trabajo para evitar las aplastantes condiciones del aislamiento «cero-COVID».

La planta de Foxconn, ubicada en la capital provincial de Zhengzhou, produce el 10 por ciento de los iPhone fabricados en China. Foxconn es una empresa taiwanesa que suministra piezas y producción para Apple. 

Pero la fábrica había estado en cuarentena con sus 200.000 empleados desde mediados de octubre después de que se detectaran varias infecciones de COVID-19 entre los trabajadores. 

Los trabajadores informaron haber sido encerrados en sus dormitorios sin alimentos ni suministros adecuados, y algunos afirmaron haber visto trabajadores de prevención de epidemias que se llevaban a la fuerza a los trabajadores para ponerlos en cuarentena. 

El personal de prevención de epidemias y la policía forman un cordón en Zhengzhou, China central. 
(Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)

Un trabajador de apellido Yuan dijo a Reuters que el número de personas aisladas era de unas 20.000. “Nos encerraron el 14 de octubre y tuvimos que hacer interminables pruebas de PCR, y después de unos 10 días, tuvimos que usar máscaras N95”, dijo. “Llamaban a las personas en medio del trabajo, y si no se presentaban al día siguiente, eso significaría que se las habían llevado”.

La noche del 29 al 30 de octubre, miles de trabajadores destrozaron puertas y atravesaron los puestos de control con extintores para ahuyentar a los temidos «grandes blancos», como se conoce a los encargados del cierre por su vestimenta protectora.

LEE TAMBIÉN: Los estudiantes de Zhengzhou protestan contra la política de ‘Cero COVID’: «Acaben con los encierros»

Huyendo a pie

Las imágenes del lugar de los hechos muestran a los trabajadores rompiendo los grandes bloqueos amarillos que se habían instalado alrededor de su fábrica. En un vídeo, una trabajadora relata que los «grandes blancos» huyeron de sus puestos ante la avalancha de gente. Múltiples testigos afirmaron que más de 10.000 personas abandonaron la planta de Foxconn.

La policía detuvo o retuvo a varios trabajadores que huían del lugar en las primeras horas del 30 de octubre, pero el número de éstos era tan grande que solo se impidió la huida de una parte.

Los trabajadores de la planta de Foxconn encerrados en la ciudad de Zhengzhou, en el centro de China, atraviesan un puesto de control de COVID-19 el 29 o 30 de octubre. (Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)
Los trabajadores atraviesan una brecha hecha en las barricadas de cuarentena. 
(Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)
Los trabajadores caminan fuera de las instalaciones de la planta de Foxconn. 
(Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)

Las imágenes en las redes sociales muestran a algunos oficiales de policía y al personal de prevención de epidemias mientras los trabajadores de Foxconn los rodean. 

Después de violar las instalaciones, los trabajadores que se dieron a la fuga no tenían acceso al transporte público, dados los diversos niveles de restricciones pandémicas en todo Zhengzhou. 

Según el diario estatal Henan Daily, el gobernador provincial Wang Kai visitó Zhengzhou el 29 de octubre para “inspeccionar y dar instrucciones” sobre los controles de la pandemia. Exigió que se logre el “COVID cero” en toda la ciudad en el menor tiempo posible. Mientras tanto, el secretario del Partido Comunista Chino (PCCh) de Zhengzhou, An Wei, pidió un “control estricto de las personas en riesgo” para lograr la prevención del “riesgo indirecto”. 

Wang Kai, gobernador de la provincia de Henan, pidió medidas más estrictas de “cero-COVID”. 
(Imagen: Captura de pantalla a través de CCTV)

Una multitud de publicaciones en los sitios de redes sociales chinos documentan los viajes que muchos de los trabajadores hicieron para llegar a casa o simplemente alejarse lo más posible de los bloqueos. Aunque la información relacionada con la fuga se suprimió rápidamente, la noticia se difundió ampliamente y generó una acalorada discusión entre los usuarios chinos de Internet. 

“Muchos caminaron hacia [los distritos de] Kaifeng”, dijo un hombre que grababa un video, refiriéndose a otra ciudad importante en la provincia de Henan. “Eso es de 30 a 50 kilómetros. Algunas personas caminaron de cuatro a seis horas seguidas”.  

“Hay tanta gente”, dijo una mujer que escapó de la planta. “No tengo idea de hacia dónde nos dirigimos”. 

Trabajadores que salen de la planta Foxconn de Zhengzhou caminan al borde de la carretera. 
(Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)

Si bien la policía de Zhengzhou anunció el 30 de octubre en sus cuentas oficiales de redes sociales que varios empleados tenían la libertad de irse o quedarse, muchos internautas dudaron de que este fuera realmente el caso, compartiendo información sobre las autoridades en varias comunidades que rastrean a los trabajadores para someterlos a una cuarentena forzada. 

Yuan, el trabajador que habló con Reuters, caminó 50 kilómetros (alrededor de 30 millas) hasta la ciudad de Xinxiang, donde fue detenido y puesto en cuarentena. 

Recibiendo ayuda en el camino 

Algunos viajaron incluso más lejos que Yuan, informando que caminaron día y noche para alejarse de Zhengzhou. 

En un video publicado en las redes sociales, una mujer que hablaba con el conductor de un vehículo dijo que regresaba a su hogar en la provincia de Guizhou, a más de 1.500 kilómetros al sur de Zhengzhou. 

Los videos tomados en las carreteras muestran multitudes de personas descansando al borde de la carretera. 

Algunos trabajadores describieron cómo, al enterarse de su situación, los lugareños con los que se encontraban les preparaban alimentos y equipos, incluidas mesas, sillas e incluso estaciones de carga de teléfonos. Otros les daban instrucciones a los trabajadores y, según los informes, los perseguían para darles provisiones para el viaje. 

Trabajadores de Zhengzhou usan una estación de carga de teléfonos instalada por lugareños solidarios. 
(Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)

Una mujer contó cómo caminó durante 14 horas desde la tarde hasta la tarde, pero aún así no pudo encontrar el camino a casa. Otra mujer compartió su comida y su paquete de baterías, lo que le permitió comunicarse con su familia y hacerles saber que estaba a salvo. 

Algunos empleados que escaparon dijeron a los medios chinos en el extranjero que trataron de mantenerse alejados de otras personas por temor a que pudieran causarles problemas con las autoridades. 

Los trabajadores más afortunados pudieron hacer autostop con camioneros generosos, algunos de los pocos conductores que tienen los medios para viajar en las costosas autopistas de peaje de China y pasar la miríada de puntos de control de COVID en todo el país. 

Un hombre arroja una caja de suministros a los trabajadores que salen de Zhengzhou en un camión. 
(Imagen: Captura de pantalla a través de las redes sociales)

Desde los primeros meses del brote inicial del virus del SARS-CoV-2 en Wuhan, el PCCh ha mantenido una política de tolerancia cero frente a la pandemia, con la esperanza de exterminarla por completo. Sin embargo, los requisitos de «cero-COVID» han cobrado vida política propia, siendo perseguidos por los funcionarios del Partido a todos los niveles en grave detrimento de las economías locales, los medios de subsistencia, y a menudo resultando en tragedias humanas absurdas.

Debido a las interrupciones de la cadena de suministro causadas por los frecuentes y extensos cierres, muchas industrias importantes de China han implementado un sistema llamado «de circuito cerrado» en el que los trabajadores pasan semanas enteras viviendo y trabajando en los campus de las fábricas, con comida y otros elementos esenciales llevados por personal designado. Sin embargo, estos acuerdos a menudo se han quedado cortos, convirtiendo las fábricas en verdaderos campos de concentración.