Verdad, Inspiración, Esperanza

El virtuoso Rey Wen: forjando un legado para la eternidad en una era de corrupción

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 22 de octubre de 2022
Rey Wen de Zhou
Un retrato de la dinastía Ming de Ji Chang, póstumamente rey Wen de Zhou. (Imagen: dominio público)

Un concepto importante en la historia de muchos gobiernos dinásticos de China es el tian ming (天命), o el Mandato del Cielo. Un gobernante que sigue este mandato conduce a su pueblo con virtud, permitiendo que la nación prospere y sobreviva a la adversidad. El régimen que ignora la moralidad y se vuelve contra su pueblo pierde el favor divino y es derrocado. 

El reino Shang (1556-1046 a. C.) fue la primera dinastía en la historia tradicional china que se basó en hallazgos arqueológicos. Reemplazó a la dinastía Xia, un régimen semilegendario, cuando se decía que su último rey, Jie, se había vuelto inmoral, tiránico y lascivo. Fue Cheng Tang quien derrocó a Jie, convirtiéndose en el primer rey de Shang. 

Pero al igual que la dinastía anterior, la corrupción moral del último rey de Shang, Di Xin (帝辛), supuso el fin del reino que había durado 600 años. 

El último rey disoluto de Shang, Di Xin, ignoró los consejos de sus ministros y descuidó los asuntos de estado. (Imagen: vía kknews.com)

Di Xin fue considerado un gobernante capaz y un guerrero fuerte, pero su arrogancia lo venció. Acompañado por su malvada concubina Daji (妲己), descuidó los asuntos de estado, se entregó a la bebida y a las fiestas, y castigó a quienes se atrevieron a hablar con espantosos métodos de tortura y ejecución. 

Fue durante el reinado disoluto de Di Xin que un hombre que encarnaba el Mandato del Cielo, el Rey Wen de Zhou (周文王), se distinguiría. 

Aunque fue el hijo del rey, Wu, quien de hecho estableció el gobierno de Zhou sobre China, fue la rectitud y la perseverancia del rey Wen bajo la tiranía lo que permitió que su estado feudal sobreviviera y finalmente prevaleciera.

El ‘rey culto’ 

Conocido durante su vida como Ji Chang (姬昌), el rey Wen, cuyo nombre histórico significa «rey culto», fue vasallo del reino Shang a cargo del estado de Zhou, una pequeña nación en el noroeste de China actual. 

Incluso cuando la situación en la corte real de Shang se deterioró, el gobernante de Zhou mantuvo el orden y la moralidad sobre su pueblo, mientras continuaba jurando lealtad al rey corrupto. 

Si bien los registros históricos de la época a menudo se mezclan con relatos mitológicos, como los descritos en la novela épica La investidura de los dioses, se puede obtener una idea de la virtud del rey Wen del Clásico de poesía, una compilación de unos 300 poemas antiguos que reflejan las vidas y puntos de vista de los chinos que vivían hace 3.000 años.

En el Clásico, se recuerda al rey Wen como un monarca piadoso que presentó sus respetos al Señor de lo Alto, a quien los chinos de la época adoraban como la divinidad suprema, y ​​obtuvo la bendición celestial. 

En su primer año como Conde de Occidente, Ji Chang pacificó una disputa territorial entre los gobernantes de dos estados. A partir de entonces ganó el reconocimiento de los nobles, algunos de los cuales comenzaron a llamarlo “rey”. (Imagen: Ilnar Karim)

El cultivo moral de Ji Chang fue tal que, según los poemas del Clásico, su ejemplo fue seguido en todo el estado tanto por funcionarios como por plebeyos. “Toma tu patrón del rey Wen/Y la miríada de regiones depositará su confianza en ti”, como dice la sección Década del Rey Wen

El primer poema del Clásico, conocido por muchos chinos incluso hoy, describe el cortejo de Ji Chang a su esposa, la dama noble Tai Si (太姒). Juntos, tuvieron diez hijos. 

Pero aunque la virtud de Ji Chang le permitió recibir bendiciones, también enfrentó enormes desafíos bajo el gobierno de Di Xin.

Sobrevivir bajo un tirano

Incluso antes de la época de Di Xin, el clan de Ji Chang había sufrido a manos de la corte real. 

Ji Chang se convirtió en el conde de Zhou a una edad muy temprana, cuando su padre, Ji Jili, fue traicionado y ejecutado por Wen Ding, el entonces rey de Shang, quien estaba preocupado por el creciente poder de Jili. 

Como un eco de ese episodio, cuando Di Xin se enteró de la virtud y la habilidad de Ji Chang, también se preocupó. En lugar de ver en el gobernante Zhou un buen tema, el rey sintió ira y celos por la popularidad que disfrutaba Ji Chang entre su pueblo. 

Como resultado, Ji Chang fue encarcelado. A pesar de haber sido puesto en cautiverio, Ji Chang no mostró ningún resentimiento hacia el rey y se mantuvo ocupado con actividades intelectuales. Mientras estaba tras las rejas, se dice que formuló la secuencia del rey Wen de los sesenta y cuatro hexagramas, la base del famoso texto de adivinación, el Yi Jing o Libro de los Cambios. 

Ji Chang experimentó una gran tragedia cuando su hijo mayor, el príncipe Bo Yikao, suplicó a Di Xin que liberara a su padre. Ofendido, el rey hizo ejecutar a Bo y su carne se convirtió en bolas de masa hervida. Le entregó la comida a Ji Chang, obligando perversamente al conde a comer los restos de su propia familia para demostrar su lealtad a los Shang. 

Finalmente, Ji Chang fue liberado después de que dos de sus leales funcionarios sobornaran al rey Di Xin con numerosos obsequios. El corrupto rey quedó satisfecho, no sólo liberando al conde, sino incluso devolviéndole sus armas personales y otorgándole un título superior, Conde de Occidente. 

Ganarse la confianza del rey le dio a Ji Chang la oportunidad de solicitar la abolición de una horrible tortura, el «Castigo del Pilar Ardiente», que la malvada Daji se deleitaba en ver. 

Un fatídico encuentro 

Soportando un dolor y una humillación inimaginables para convertirse en Conde del Oeste, Ji Chang pudo darle sentido al gobierno de bandidos de Di Xin. Siguiendo el consejo de su padre y su abuelo, buscaba constantemente hombres talentosos para servir como sus oficiales.

Pero su corazón tenía un anhelo que aún no se había materializado. Su abuelo, el Gran Duque de Zhou, le había dicho que un día aparecería un sabio para ayudar al estado de Zhou. Y después de pedirle a su escriba principal que le hiciera adivinación, supo que finalmente había llegado el día.

Esta pintura de la dinastía Ming del artista Dai Jin muestra el encuentro entre el rey Wen y Jiang Ziya. (Imagen: Dai Jin/dominio público)

Mientras cazaba en el campo, Ji Chang se encontró con un anciano que pescaba junto a un lago. Una mirada más cercana al pescador de cabello blanco reveló que usó una uña sin doblar como anzuelo, lo que, explicó, le permitía atrapar solo el pez que quería ser atrapado, el origen de un modismo «el que está dispuesto toma el cebo” (願者上鉤). 

El conde supo a primera vista que no se trataba de un anciano normal y corriente que pescaba con caña. Era Jiang Ziya (姜子牙), y estaba buscando un príncipe iluminado para servir.

El encuentro legendario entre Ji Chang y Jiang Ziya se registró en las Seis Enseñanzas Secretas. Luego de una discusión sobre gobernanza y estrategia militar, Ji Chang decidió llevar al sabio a la corte y nombrarlo primer ministro. 

Construyendo una nación

Cientos de años después, diría el filósofo Mencio, “el benévolo no tiene enemigos” (仁者無敵). Esto se confirmó en la época de Ji Chang, cuando la dinastía Shang se deterioró a su alrededor, pero él persistió en el gobierno justo de su propio reino. 

Eventualmente, estallaron serias rebeliones contra Di Xin. Ji Chang sabía que había llegado el momento de asumir el manto de autoridad. Con la ayuda de Jiang Ziya, el conde dirigió múltiples campañas en territorios donde los compinches del soberano Shang hostigaban a la gente. 

De esta manera, el estado de Zhou ganó la lealtad de más de la mitad de las tierras de la dinastía Shang. 

El estado de Zhou (en azul) expandió lentamente su influencia a medida que la dinastía Shang (en rojo) se deterioró bajo el gobierno de Di Xin. (Imagen: a través de Tencent)

Lamentablemente, Ji Chang murió antes de poder ver la paz restaurada en todo el reino. Fue sucedido por su hijo Ji Fa, conocido en la historia como el Rey Wu de Zhou (周武王), el Rey Marcial.   

Cuatro cortos años después de la muerte del rey Wen, el rey Wu declaró ilegítima a la dinastía Shang y formó un ejército de élite para apoderarse de la capital real. 

En la Batalla de Muye, las tropas de Zhou se enfrentaron con las hordas numéricamente superiores de Di Xin, que eran en su mayoría esclavos y plebeyos que habían sido ordenados al servicio. La mayoría de ellos se rindió; el rey derrotado, sabiendo que todo estaba perdido, prendió fuego a su palacio, vistiendo un traje con incrustaciones de finas joyas antes de ser atrapado por las llamas. 

Daji, su notoria concubina, fue capturada por Jiang Ziya. Ella intentó escapar a través de sus artimañas, pero fue ejecutada.

Aunque el Rey Wu fue quien derrocó a la Dinastía Shang, honró a su padre como el fundador de la casa real Zhou y lo nombró Rey póstumamente. 

El nuevo gobierno estaba compuesto por nobles de Zhou, sus aliados e incluso aquellos que habían servido a los Shang. Varios nobles que permanecieron leales al antiguo régimen optaron por exiliarse; entre ellos estaba Ji Zi, quien según la leyenda viajó al noreste y ayudó a fundar un antiguo reino coreano. 

Al igual que los Shang y los Xia, la dinastía Zhou era un reino feudal. El rey era honrado como soberano, pero su autoridad sobre los estados vasallos se basaba en el respeto mutuo y no era absoluta. Al principio de la dinastía Zhou, había más de 800 feudos.

El reino de Zhou vería casi 300 años de prosperidad hasta el 770 a. C., cuando los bárbaros saquearon su capital. Sin embargo, durante 500 años después de eso, los reyes de Zhou mantuvieron sus títulos, respetados por los señores y duques de China como Hijo del Cielo.