Verdad, Inspiración, Esperanza

La nueva definición de «saludable» de la FDA

Jonathan Ferng es un médico de medicina interna que tiene una amplia gama de intereses que abarcan la atención médica, los negocios, la consultoría, la investigación y la música. Le gusta meditar, aprender nuevas habilidades y compartir la positividad con el mundo.
Published: 3 de octubre de 2022
FDA etiquetado saludable
La actualización de la declaración voluntaria de "saludable" en los envases de los alimentos en Estados Unidos ha sido recibida con opiniones encontradas tanto por los consumidores como por los expertos. (Imagen: Jane Doan vía Pexels)

La mala alimentación es uno de los principales riesgos del estilo de vida para las enfermedades crónicas, junto con el consumo de tabaco, el consumo de alcohol y la falta de actividad física. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), 6 de cada 10 adultos en Estados Unidos padecen una enfermedad crónica, y 4 de cada 10 tienen dos o más enfermedades crónicas.

Los principales impulsores de 4,1 billones de dólares estadounidenses en costos anuales de atención médica incluyen enfermedades cardíacas, cáncer, enfermedad pulmonar crónica, accidente cerebrovascular, enfermedad de Alzheimer, diabetes y enfermedad renal crónica. La mayoría de las personas en los EE. UU. consumen cantidades excesivas de sodio, grasas saturadas y azúcares, lo que aumenta el riesgo de padecer estas enfermedades crónicas.

El 28 de septiembre, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) propuso reglas actualizadas para la declaración de contenido de nutrientes «saludable» en los paquetes de alimentos. Si bien la declaración de «saludable» es voluntaria y aún no existe un símbolo oficial que se pueda colocar en el empaque, algunas empresas seguirán tratando de cumplir con las nuevas pautas para apaciguar a los consumidores preocupados por la salud.

Nuevo marco

Las nuevas pautas de nutrición de la FDA se anunciaron antes de la Conferencia de la Casa Blanca sobre el Hambre, la Nutrición y la Salud el mismo día. Habían transcurrido más de 50 años desde la primera y única conferencia anterior en 1969. 

La Administración Biden prometió comprometer 8.000 millones hacia una meta declarada para «acabar con el hambre y aumentar la alimentación saludable y la actividad física para 2030, para que menos estadounidenses experimenten enfermedades relacionadas con la dieta, como diabetes, obesidad e hipertensión».

En un comunicado emitido por la Casa Blanca, el sistema de etiquetado en el frente del paquete (FOP) se promocionó como una forma de «comunicar rápida y fácilmente la información nutricional» y «capacitar a los consumidores para que tomen decisiones saludables».

Las recomendaciones se basan en la ciencia de la nutrición actual y pueden incluir herramientas como «calificaciones de estrellas o esquemas de semáforos».

El nuevo marco tiene como objetivo proporcionar a los consumidores alimentos ricos en nutrientes. Se requiere que los productos alimenticios tengan una cantidad significativa de alimentos de al menos un grupo o subgrupo de alimentos, como frutas, verduras, granos, lácteos y alimentos con proteínas.

Los límites específicos para azúcares agregados, grasas saturadas y sodio varían según el tipo de producto, incluso si el producto contiene más de un grupo de alimentos o es un plato principal y una comida. 

Según la FDA, “Ejemplos de alimentos que actualmente no son elegibles para llevar la declaración de ‘saludable’ según la definición regulatoria existente, pero que calificarían bajo la definición propuesta son agua, aguacates, nueces y semillas, pescado con alto contenido de grasa, como el salmón, y ciertos aceites”.

En contraste, «los productos que actualmente califican como ‘saludables’ que no estarían bajo la definición propuesta incluyen pan blanco, yogur altamente endulzado y cereal altamente endulzado«. 

Las frutas y verduras enteras crudas calificarían automáticamente como «saludables» debido a su perfil nutricional y su beneficio para una dieta saludable.

Opiniones de expertos

Según The Washington Post, Sean McBride, fundador de DSM Strategic Communications y ex ejecutivo de Grocery Manufacturers Association, dijo: “En realidad, la regla propuesta por la FDA deberá someterse a una revisión y revisión significativas para garantizar que no coloque la política de alimento por encima de la ciencia y los hechos”.

“Los detalles son críticos porque la regla final va mucho más allá de una simple definición al crear un esquema regulatorio de perfil nutricional de facto que dictará cómo se pueden hacer los alimentos en las próximas décadas”, agregó McBride.

Peter Lurie, director ejecutivo del Centro para la Ciencia en el Interés Público, le dijo al periódico que el etiquetado parece prometedor pero debería ser obligatorio, simple y específico.

Eva Greenthal, también del Centro para la Ciencia en el Interés Público, le dijo a CNN: “El impacto potencial tal como lo vemos es bastante limitado”.

Señaló que actualmente solo unos pocos productos alimenticios llevan la afirmación voluntaria de saludable, y que las normas actualizadas pueden hacer que el número se reduzca aún más. Ella dijo que la afirmación saludable no ayudaría a las personas a entender qué alimentos son nutritivos.

Etiquetas nutricionales

Para permitir que los consumidores tomen decisiones de alimentos más informadas, la FDA actualizó previamente la etiqueta de información nutricional de los alimentos envasados ​​en 2016. Se ampliaron las fuentes del tamaño de la porción y el conteo de calorías, y se modificaron los tamaños de las porciones para reflejar mejor lo que las personas normalmente comen y beben en un día.

El porcentaje de valor diario (% VD), que muestra la contribución de cada nutriente a la dieta diaria total, se ajustó de manera que el 5% VD o menos de un nutriente por porción se considera bajo, mientras que el 20% VD o más de un nutriente por porción se considera alto.

Además, ya no se requería que las etiquetas de información nutricional enumeren las calorías de las grasas debido a investigaciones que muestran que la cantidad de grasa es menos importante que el tipo de grasa consumida. Las vitaminas A y C no necesitan incluirse en la lista porque las deficiencias son raras hoy en día.

El calcio y el hierro permanecieron en las etiquetas, mientras que la vitamina D y el potasio se agregaron porque las dietas ricas en estos nutrientes pueden reducir el riesgo de osteoporosis y presión arterial alta, respectivamente.

Los azúcares agregados se incluyeron en las etiquetas porque los azúcares del procesamiento de alimentos, los jarabes, la miel y los jugos concentrados de frutas o vegetales dificultaron mantenerse dentro de los límites de calorías y cumplir con los objetivos nutricionales.