Verdad, Inspiración, Esperanza

China dicta sentencias de muerte al exministro de Justicia Fu Zhenghua y otros ‘mentirosos políticos’

Fu Zhenghua y el exjefe adjunto de seguridad pública Sun Lijun, acusados ​​de corrupción y delitos políticos, verán conmutadas sus sentencias por cadena perpetua.
Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 23 de septiembre de 2022
Sun Lijun (derecha) y Fu Zhenghua, dos exfuncionarios de seguridad chinos de alto rango purgados bajo Xi Jinping. (Imagen: Foto de archivo)

Fu Zhenghua, exministro de Justicia de China y oficial de policía de carrera conocido por su represión contra los abogados de derechos humanos, fue sentenciado a muerte en un tribunal del noreste de China el jueves 22 de septiembre.

El Tribunal Popular Intermedio de la ciudad de Changchun dictaminó que Fu, de 67 años, era culpable de “aceptar sobornos por valor de más de 117 millones de yuanes (16,5 millones de dólares) y violar la ley para obtener ganancias personales”, según el medio Global Times, dirigido por el Partido Comunista. 

Sin embargo, es poco probable que Fu sea ejecutado, ya que su sentencia de muerte viene con una suspensión de dos años, después de lo cual su castigo será conmutado por cadena perpetua. Fue despojado de todos sus bienes y derechos políticos, y no podrá apelar el caso, dictaminó el tribunal. 

Fu es el exfuncionario de más alto rango recientemente derribado en la campaña anticorrupción del líder chino Xi Jinping, que ha purgado o castigado a millones de altos funcionarios del Partido. 

Fue puesto bajo investigación el pasado 2 de octubre y expulsado de sus cargos en marzo. Antes de eso, ocupó el cargo de Ministro de Justicia desde 2018 hasta mayo de 2020, antes de ser transferido a un cargo menor en la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino. 

En julio, semanas antes de la reunión informal de Beidaihe de funcionarios del Partido Comunista Chino (PCCh) y élites del régimen retirado, Fu fue acusado de los cargos por los que sería sentenciado.

El 23 de septiembre, los medios estatales chinos anunciaron que Sun Lijun, el ex subdirector del Ministerio de Seguridad Pública (MPS) de China, también recibió una sentencia de muerte con una suspensión de dos años. 

‘Pandillas políticas’ 

Según el tribunal, Fu abusó de su poder para beneficio personal entre 2005 y 2021 mientras se desempeñaba como director de la Oficina de Seguridad Pública de Beijing, así como después de que fue ascendido a vicejefe del Ministerio de Seguridad Pública de China (MPS) en agosto de 2013. También ocultó las actividades delictivas de su hermano Fu Weihua. 

Se impusieron cargos similares contra Sun Lijun, quien fue declarado culpable de posesión ilegal de armas de fuego. 

Varios otros funcionarios menores de seguridad pública, entre ellos Wang Like (pronunciado lee-kuh), también fueron sentenciados el 22 de septiembre por el tribunal de Changchun. Wang, que fue purgado en octubre de 2020, ha sido criticado en los medios estatales chinos por haber dirigido una “mafia judicial” en la provincia oriental de Jiangsu, que limita con Shanghái. 

Fu, ahora de 67 años, fue nombrado ministro de Justicia a pesar de ser miembro de la facción de Jiang que se opone a Xi. 
Su «ascenso» no presagiaba nada bueno para su caída final en 2021. (Imagen: Foto de archivo)

SinoInsider, una consultora de riesgos especializada en política de élite china, pronosticó la caída de Fu Zhenghua en 2018 cuando asumió el cargo de ministro de Justicia, y observó que tenía estrechos vínculos con la facción política del exsecretario general del Partido Comunista Chino (PCCh), Jiang Zemin. Muchos de los altos funcionarios purgados en la lucha contra la corrupción de Xi están asociados con Jiang, que ahora tiene 96 años, y sus aliados cercanos. 

SinoInsider señaló en julio que si bien las acusaciones iniciales de las autoridades del Partido contra Fu y Sun fueron muy graves, los cargos se diluyeron cuando llegaron a los tribunales. 

“Al igual que con el caso de Sun Lijun, Fu Zhenghua no será juzgado por los cargos políticos que se le imputan. Cuando el CCDI anunció la expulsión de Fu del Partido y del cargo, se le acusó de haber ‘participado en la banda política de Sun Lijun, formado bandas y facciones, y formado grupos de interés’, ‘defraudado y engañado al Partido Central en cuestiones importantes, poniendo en peligro la centralización y unidad del Partido’”, así como amistad con muchos “mentirosos políticos”, escribieron los analistas de China en una entrada del boletín en ese momento. 

Lucha de facciones

La campaña anticorrupción lanzada en 2013 tiene su origen inmediato en el incidente de Wang Lijun de febrero de 2012 que ocurrió meses antes de que Xi fuera confirmado como líder chino. Ese episodio sacudió al liderazgo del PCCh, lo que llevó a la caída de los ex miembros del Politburó Bo Xilai y Zhou Yongkang. 

Desde entonces, Xi ha seguido persiguiendo a funcionarios de varios sectores del régimen chino, en particular la comunidad de seguridad. Casi todas las figuras de alto rango purgadas de la Comisión de Asuntos Legales y Políticos (PLAC, por sus siglas en inglés), la organización general del PCCh que controla la policía, la fiscalía y los tribunales de China, están afiliadas a Jiang Zemin, el exjefe del Partido cuya facción reinó suprema en la política del régimen hasta principios de la década de 2010. 

Wang Like, el funcionario del PCCh de Jiangsu acusado de dirigir una “mafia judicial” en connivencia con la “banda política” de Sun, fue sentenciado por “recibir y ofrecer sobornos, refugiarse y confabularse con organizaciones mafiosas y falsificar documentos de identidad”, según informó el Global Times. 

Antes de llegar a su puesto en Jiangsu, Wang solía trabajar con Bo Xilai y Wang Lijun en la provincia nororiental china de Liaoning. 

Fu y Sun se encuentran entre los múltiples funcionarios del Partido que ocuparon puestos de liderazgo en la “Oficina 610”, una organización de seguridad extralegal creada en 1999 por Jiang Zemin para orquestar la persecución a Falun Gong y otros grupos religiosos que el PCCh consideraba indeseables.