Verdad, Inspiración, Esperanza

Padre e hijo dentistas condenados a prisión por hacer tratamientos en pacientes sanos para estafar al Seguro Social

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 10 de septiembre de 2022
dentistas
Una foto de archivo con temática de odontología. Dos dentistas padre e hijo en Francia recibieron ocho y cinco años de prisión por realizar miles de endodoncias en pacientes desprevenidos en un área pobre para defraudar a la seguridad social. (Imagen: Pixabay a través de Pexels)

Un par de dentistas franceses fueron condenados a años de prisión después de realizar miles de tratamientos de conducto en pacientes sanos con el fin de extraer dinero extra de la seguridad social.

The Guardian informó el 8 de septiembre que Lionel Guedj, de 41 años, y su padre Carnot, de 70 años, quien trabajaba como su asistente, se ganaron una pena de prisión de ocho y cinco años, respectivamente, por sus crímenes.

El artículo decía que durante la sentencia, el tribunal “escuchó relatos desgarradores de pacientes que habían reservado una cita por problemas menores, como una caries o una corona suelta, y terminaron extrayéndoles decenas de dientes sanos sin razón médica”.

Lionel realizó unos impresionantes 3900 tratamientos de conducto en 327 pacientes que no necesitaban el procedimiento, «simplemente porque quería colocar puentes que le hicieran ganar dinero», afirmó The Guardian.

“Los procedimientos dentales que normalmente tomaban de 45 minutos a una hora fueron realizados por Guedj en aproximadamente 10 minutos, muchos de los cuales resultaron en infecciones, complicaciones o daños permanentes”, agregó.

El hurto convirtió a Guedj en el dentista más rentable de Francia en 2010, llevándose a casa 2,9 millones de euros en honorarios (2,92 millones de dólares aproximadamente).

AFP declaró que, según el Servicio Nacional de Salud de Francia, que desembolsó gran parte del dinero que tomó Guedj, el dúo «colocó 28 veces más puentes que el dentista promedio».

The Telegraph informó que “Guedj conducía un Ferrari y poseía un yate de 700.000 euros, pinturas de Andy Warhol, tres pisos en París, dos en los Alpes y un bloque de pisos en Perpiñán, en el sur de Francia”.

Explicaron que el dentista se dirigía específicamente a los pacientes con bajos ingresos para poder extraer fondos de las arcas de la asistencia pública. «La mayoría de sus pacientes procedían de urbanizaciones municipales empobrecidas del norte de Marsella y tenían bajos ingresos, por lo que podían reclamar a la seguridad social el coste de los cuidados dentales».

Una versión traducida por Google de un artículo del medio de comunicación francés LeParisian agregó que Lionel Guedj también fue multado con 375.000 euros y su edificio incautado, mientras que su padre fue multado con 150.000 euros.

Las acciones sinvergüenzas de Guedj estuvieron a la vista durante el testimonio de la víctima, señaló The Guardian: “Una mujer describió haber acudido a él, de 18 años, por un problema menor con el esmalte dental. Sacó 24 de sus dientes sanos sin desinfectar adecuadamente las raíces”.

Según AFP, el juez de instrucción ordenó que los dos ingresaran directamente a prisión, independientemente de si tenían la intención de apelar, una decisión que fue recibida con vítores.

Afuera del edificio, la pareja fue abucheada cuando llegaron al juzgado.