Verdad, Inspiración, Esperanza

Guo Shoujing, el científico de la antigua China

Vision Times es una vista caleidoscópica de las historias más interesantes de la web. También tenemos un talento especial para las historias de China; lea "Sobre nosotros" para descubrir por qué. Tiempos de visión. Cosas fascinantes.
Published: 13 de agosto de 2022
Guo Shoujing
Guo Shoujing, destacado astrónomo, matemático e ingeniero de la dinastía Yuan de China. (Ilustrado por Ilnar Karim)

Con un asteroide y un cráter lunar nombrados en su memoria, no hay duda de que el legado de Guo Shoujing fue notable para la posteridad. Criado e inspirado por su abuelo para estudiar matemáticas, astronomía e ingeniería hidráulica, Guo se convirtió en uno de los científicos más destacados de la antigua China. 

Guo Shoujing (郭守敬, 1231–1316) vivió durante la dinastía Yuan y era particularmente curioso cuando era niño. Cuando solo tenía catorce años, diseñó un reloj de agua de bronce para un observatorio local al que llamó «Clepsidra loto» debido a la forma de loto del artefacto en el que goteaba el agua. 

A la edad de 16 años, Guo estaba estudiando matemáticas y a los 20 años ya estaba involucrado en un proyecto hidráulico como ingeniero público. 

Un ingeniero considerado

Guo era conocido por su carácter persistente y su imaginación desenfrenada. Brillando por su humildad y voluntad de aprender de los demás, siempre se esforzó por mejorar su trabajo y desafiar los métodos existentes. Kublai, emperador mongol y fundador de la dinastía Yuan, se dio cuenta rápidamente del potencial de Guo y, en consecuencia, lo nombró oficial a cargo de los ríos y embalses.

En poco tiempo, Guo realizó mejoras significativas en los sistemas de riego. La historia cuenta que, en una ocasión, una región en la parte noroeste del imperio sufrió escasez de alimentos debido a la congestión de los ríos. Usando su conocimiento de ingeniería y esfuerzo diligente, Guo despejó y amplió el sistema de irrigación, resolviendo así el problema. Luego de esta hazaña heroica, a Guo se le asignó la responsabilidad de proteger los entornos de agua dulce de la nación.

Guo también se aventuró a modificar la red de canales existente profundizando el canal existente y construyendo uno nuevo de norte a sur. Después de realizar extensos estudios de campo y convencer a los funcionarios judiciales para que apoyaran el proyecto, el ingenioso científico optimizó el transporte de suministros de alimentos e hizo posible que la capital, Beijing, recibiera los productos directamente. 

Crear un calendario para Eurasia

En ausencia de un sistema que pudiera ilustrar con precisión los niveles del suelo en los mapas, Guo tomó la iniciativa de realizar levantamientos topográficos y crear un método para indicar altitudes cartográficas. Sin embargo, sus años como hábil inventor recién comenzaban. 

En 1276, mientras el Imperio mongol continuaba expandiéndose por Eurasia, Kublai se dio cuenta de que los diferentes calendarios de las naciones conquistadas a menudo causaban confusión en todo el país. Por lo tanto, recurrió a su funcionario de confianza, Guo, y le pidió que creara un calendario confiable que pudiera proporcionar información universalmente precisa para la agricultura y, al mismo tiempo, unificar el reino en expansión. 

Con este fin, Guo estableció unos 26 puntos de medición en todo el Imperio. Con la ayuda de 14 funcionarios, Guo recopiló mediciones y observaciones de todos los distritos, mientras mejoraba los instrumentos astronómicos existentes y, a veces, inventaba otros nuevos.

Después de cuatro años de arduo trabajo, Guo y su equipo lograron crear un calendario inusualmente preciso con un retraso de solo 26 segundos desde la revolución real de la Tierra alrededor del Sol. El nuevo calendario, comúnmente conocido como Calendario de Concesión de Temporada o Calendario Shoushi Li, se puso en uso durante los siguientes 363 años y sirvió como una herramienta para que los emperadores llevaran a cabo celebraciones y ceremonias imperiales de acuerdo con los fenómenos celestiales. 

Debido a sus contribuciones al imperio, Guo fue el único funcionario del gobierno de la dinastía Yuan al que se le pidió permanecer en el cargo después de los 70 años. Vivió hasta los 86 años y hoy se le recuerda por crear un sistema de fechas exactas que permitía a los chinos eruditos de la época para registrar su historia con una precisión sin precedentes. Su diligencia e incesante deseo de aprender lo convirtieron en un modelo para la posteridad de sólida erudición práctica y devoción a su nación.  

LEA TAMBIÉN: