Verdad, Inspiración, Esperanza

El caos traído a China por el Partido Comunista chino

Vision Times es una vista caleidoscópica de las historias más interesantes de la web. También tenemos un talento especial para las historias de China; lea "Sobre nosotros" para descubrir por qué. Tiempos de visión. Cosas fascinantes.
Published: 14 de julio de 2022
(Imagen: ANTHONY WALLACE/AFP vía Getty Images) Los agentes de policía realizan una marcha de paso de ganso, el mismo estilo utilizado por la policía y las tropas del régimen comunista chino. Realizaron la marcha de estilo autoritario en la escuela de policía de la ciudad para conmemorar el Día de la Educación en Seguridad Nacional en Hong Kong el 15 de abril de 2021. (Imagen: ANTHONY WALLACE/AFP vía Getty Images)

El Partido Comunista Chino (PCCh) es notorio en toda la comunidad internacional por sus abusos de los derechos humanos, pero muchos ciudadanos promedio de China no lo saben ni lo creen. Con unos ingresos decentes, un apartamento e incluso un coche, están contentos con la vida bajo el gobierno del PCCh. Algunos incluso dan las gracias al PCCh por «protegerlos de la invasión de países extranjeros y bendecirlos con una buena vida». En cuanto a sus compatriotas que viven en la pobreza o son reprimidos por el PCCh, o no lo saben o no les importa realmente.

Esto se debe en gran medida al lavado de cerebro que el PCCh ha realizado al pueblo chino, al que se le ha hecho creer que el PCCh es su salvador y que el régimen comunista es grandioso y sin defectos. Lo que no saben es que muchas personas ricas, especialmente los familiares de los altos funcionarios, emigran a otros países o al menos transfieren sus bienes a otro país por seguridad.

Conocidos como luo guan («funcionarios desnudos»), muchos funcionarios de alto rango no solo tienen a sus cónyuges e hijos viviendo en el extranjero, sino que algunos también tienen pasaportes extranjeros para poder trasladarse al extranjero después de la jubilación. Esos funcionarios conocen los entresijos del régimen comunista; si el PCCh es realmente tan bueno como afirma, ¿por qué huirían de China esos funcionarios y personas adineradas?

Medio ambiente contaminado, alto coste de la vivienda y envejecimiento de la población

Es cierto que la gente en general vive mejor en China que hace décadas, pero hay muchos problemas. Por ejemplo, las verduras se cultivan con numerosos fertilizantes y herbicidas, mientras que el ganado se cría con hormonas. También hay contaminación del aire, el agua y el suelo. Viviendo en un entorno tan contaminado, ni siquiera el dinero puede comprar la comida más segura o el aire más limpio. No es de extrañar que las personas privilegiadas se trasladen a otros países en busca de una mejor calidad de vida.

La vivienda también supone un gran reto para muchas familias medias de China. Muchas parejas jóvenes no pueden permitirse comprar una casa por su cuenta y tienen que depender de sus padres y abuelos para cubrir los gastos de la vivienda. Además, en lugar de ser propietarios de la casa y el terreno como en los países occidentales, la ley de la propiedad china especifica que el terreno en sí es propiedad del Estado, lo que significa que el gobierno puede vender el terreno a promotores y demoler la casa en contra de la voluntad de los propietarios.

Otro problema al que se enfrenta China es el envejecimiento de la población. Debido a la política del hijo único, muchas familias chinas solo tienen un hijo. Esto significa que cada pareja joven tiene que cuidar de cuatro padres ancianos, sin que ningún hermano comparta su carga.

Degeneración moral

Además de ser materialistas, muchos chinos también han perdido su brújula moral, debido al adoctrinamiento del PCCh con su ideología de falsedad, maldad y violencia. Esta degeneración moral se ve en todas partes. Por ejemplo, cuando una persona mayor se cae, nadie se atreve a echar una mano, por miedo a ser inculpado como Peng Yu, que fue demandado por la anciana a la que ayudó a levantarse del suelo tras su caída. A causa de los preparados tóxicos para bebés, los padres no se atreven a comprar estos productos fabricados en China. En la escuela o en el lugar de trabajo, las estudiantes o trabajadoras deben permanecer atentas a las agresiones sexuales de sus profesores o compañeros. Los maridos y las esposas ya no confían los unos en los otros. Tener una amante se ha convertido incluso en una norma social.

Estos son solo algunos ejemplos de los muchos problemas a los que se enfrenta la población china hoy en día.

La causa del caos

¿Cuál es la causa de todos estos problemas? El PCCh. Desde que tomó el poder en 1949, el PCCh ha centrado su energía en mantener el poder lanzando numerosas campañas políticas dirigidas a diversos grupos de personas, desde los terratenientes a los empresarios, desde los intelectuales a las personas de fe. El exlíder del PCCh, Mao Zedong, dijo una vez: «El poder viene del cañón de un arma». También dijo: «Es una diversión infinita luchar contra el cielo, la tierra y el pueblo».

Las numerosas campañas contra grupos de ciudadanos chinos han erosionado la confianza de la gente en el régimen. Para recuperar el control y aliviar el enfado de la población, el exlíder del PCCh, Deng Xiaoping, puso en marcha un programa de reforma económica que permitió a la gente acumular riqueza. Como la atención de la gente se desvió hacia la obtención de dinero y la mejora de sus propias vidas, perdieron el interés en encontrar fallos en el PCCh.

Del mismo modo, las cambiantes políticas de planificación familiar del PCCh también han servido a su propio propósito. Alentó a la gente a tener más hijos durante la década de 1950, cuando necesitaba más gente en la fuerza de trabajo. Más tarde, el PCCh tuvo problemas para alimentar a la creciente población y también se preocupó por la rebelión, por lo que lanzó la política del hijo único, lo que provocó el aborto de cientos de millones de fetos. Ahora, con el envejecimiento de la población, el PCCh puso fin a la política del hijo único en 2016. Pero ante los problemas mencionados en la sección anterior, muchas parejas jóvenes han optado por no tener más hijos.

Camino hacia un futuro mejor

Desde la antigüedad, el pueblo chino creía en la armonía del Cielo, la Tierra y la humanidad. Por lo tanto, fueron capaces de mantener un alto nivel moral. Pero desde que llegó al poder, el PCCh ha promovido la lucha de clases, el odio y la mentira, eliminando sistemáticamente la cultura tradicional. A través de numerosas campañas políticas, el PCCh logró silenciar al público en general, incluidos los intelectuales. Cuando llegó la Revolución Cultural, en la que se denunciaron y destruyeron los valores tradicionales, casi nadie se atrevió a desafiar al PCCh.

Para escapar del daño infligido por el PCCh, debemos escuchar nuestra conciencia, valorar la virtud y ayudar a los inocentes reprimidos por el PCCh. Rechazando el régimen y abrazando los valores tradicionales, seremos responsables de nosotros mismos y seremos bendecidos con un futuro mejor.