Verdad, Inspiración, Esperanza

Nuevo testigo expone la sustracción forzada de órganos en China

Ushio Sugawara, ex miembro del grupo criminal yakuza más grande de Japón, contó su horrible experiencia al ver a un practicante de Falun Gong asesinado por médicos militares chinos.
Alina Wang escribe noticias sobre China para Vision Times.
Published: 30 de junio de 2022
Sustracción forzada de órganos en China, nuevo testigo
Los manifestantes de Falun Gong recrean el acto ilegal de pagar por órganos humanos durante una protesta pacífica en Washington DC el 19 de abril de 2006. (Imagen: JIM WATSON/AFP a través de Getty Images)

Sugawara, que ahora tiene 58 años, le dijo a The Epoch Times que fue testigo del horrible incidente en agosto de 2007, cuando todavía era miembro del Sexto Yamaguchi-gumi, una organización yakuza conocida por ser el sindicato criminal más grande de Japón. Sugawara dejó la pandilla en 2015 y ahora es comentarista económico en Japón.

Curioso por saber por qué se iba a matar al donante de 21 años, un médico que hablaba japonés le dijo a Sugawara que el hombre era un «terrorista» y «muy malo». 

“Morirá tarde o temprano, y de esta manera, puede hacer alguna contribución más antes de su muerte”. 

Pero cuando Sugawara lo presionó sobre los delitos que había cometido, el médico respondió que era “Falun Gong”.

“Fue entonces cuando me di cuenta de que China usa prisioneros para la sustracción de órganos”, dijo Sugawara. 

Falun Gong, también conocido como Falun Dafa, es una disciplina espiritual tradicional china presentada al público en 1992. En julio de 1999, el Partido Comunista Chino (PCCh) inició una campaña masiva para erradicar la práctica después de ver su rápido aumento en popularidad como un amenaza a su régimen autoritario. 

Desesperado por un hígado

Según el relato de Sugawara, uno de los hermanos de su amigo tenía una enfermedad terminal y buscaba desesperadamente un trasplante de hígado para salvar su propia vida. Dadas las estrictas regulaciones, los altos costos y los largos tiempos de espera en los EE. UU. y Francia, dos de los pocos países que ofrecían trasplantes de hígado en ese momento, el hombre desesperado había recurrido a China en lo que creía que era su último recurso.

En ese momento, el Hospital General de la Policía Armada Popular de Beijing, un hospital militar estatal, se había convertido en la principal instalación del país para cirugías de trasplante de hígado.

Un corredor chino que facilitó el turismo médico con Japón puso al amigo del hermano en contacto con el hospital de Beijing, según el informe de The Epoch Times. En un mes, el hospital había localizado un «donante adecuado» y le dijo al paciente que volara a Beijing para que le realizaran la cirugía «en cualquier momento».

Lo que fue aún más impactante de todo el calvario fue el precio de la cirugía. Con solo 30 millones de yenes (alrededor de USD $255.000), el precio no era ni la mitad de lo que los EE. UU. o cualquier país de Europa habrían cotizado por costos quirúrgicos, de anestesia y relacionados.

Cuando Sugawara preguntó al personal del hospital a quién pertenecía el hígado trasplantado, solo le dijeron que pertenecía a un hombre de 21 años que estaba “muy sano”. 

A pesar de la muerte del hombre, el hermano del amigo de Sugawara no sobrevivió a la operación de trasplante. 

Otros testigos

Aunque existe una gran cantidad de evidencia circunstancial para respaldar las afirmaciones de que el PCCh está extrayendo órganos de practicantes de Falun Gong y otros presos de conciencia, casos como el de Sugawara, donde un testigo se presenta para describir los crímenes de primera mano, son raros. 

En 2009, un oficial de la policía armada de la ciudad de Jinzhou, en la provincia nororiental china de Liaoning, fue testigo de cómo agredían sexualmente a una practicante de Falun Gong y luego la asesinaban por sus órganos.

En una declaración grabada, el policía dijo a la Organización Mundial para la Investigación de la Persecución de Falun Gong (WOIPFG), un sitio web con sede en EE.UU. que documenta la persecución en curso de los practicantes de Falun Gong en China- que «sin ninguna anestesia, el bisturí entró directamente en su pecho y la sangre brotó. La mujer gritó ‘Falun Dafa es bueno’ antes de morir».

El oficial no identificado continuó explicando que la mujer había sido maestra de escuela y fue objeto de todo tipo de abusos, torturas y humillaciones a manos de los guardias de la prisión y otros reclusos. “Tenemos muchos policías depravados”, dijo, “Usaron pinzas y miras para abusar sexualmente de ella. Era guapa y la violaron”.

También describió cómo su superior en ese momento, el oficial de policía Wang Lijun, había dado órdenes de “matar y erradicar a los practicantes de Falun Gong”. 

Según otro testigo, la ex esposa de un médico en el noreste de China, su entonces esposo operó a miles de prisioneros de Falun Gong, extrayéndoles quirúrgicamente las córneas para trasplantarlas. Ese relato, dado en 2006, fue la primera acusación directa de sustracción de órganos por parte del PCCh. 

‘Ejecuciones por extracción de órganos’

Esta no es la primera vez que se informa sobre la sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia y otras minorías en China.

Un estudio publicado el 4 de abril por el American Journal of Transplantation alega que «cientos de miles de personas» están siendo atacadas y asesinadas por sus órganos por cirujanos en muchos hospitales de China. 

Según el informe, titulado Ejecución por obtención de órganos: violando la regla del donante muerto en China, gran parte de los datos disponibles públicamente del gobierno chino sugieren que muchos de los «donantes» no tenían muerte cerebral en el momento en que se extrajeron sus órganos, y probablemente sufrieron muertes angustiosas al no poder hablar o moverse en el momento en que se extirparon quirúrgicamente sus órganos.

“Nuestro algoritmo buscó evidencia de declaraciones problemáticas de muerte cerebral durante la obtención de órganos. Encontramos evidencia en 71 de estos informes, difundidos en todo el país, de que la muerte cerebral no pudo haber sido declarada correctamente”, escribieron los coautores Matthew P. Robertson y Jacob Lavee en su investigación. 

“En estos casos, la extracción del corazón durante la extracción de órganos debe haber sido la causa inmediata de la muerte del donante”, dijeron Robertson y Lavee, sugiriendo que el régimen chino estaba involucrado en el asesinato y ejecución desenfrenados de estos prisioneros.

Los hallazgos, dicen, «sugieren fuertemente que los médicos de la República Popular China [RPC] han participado en ejecuciones por extracción de órganos».

De Falun Gong a los uigures

En una audiencia en el Congreso el 12 de mayoEthan Gutmann, investigador principal sobre estudios de China en la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo y coautor de “Bloody Harvest” (Cosecha Sangrienta) y “The Slaughter” (El Matadero), dijo a los legisladores estadounidenses que el PCCh podría estar asesinando como hasta 50.000 víctimas de los campos de concentración cada año para vender sus órganos.

En su investigación, Gutmann también señaló que cada individuo sano asesinado para la extracción de órganos podría producir dos o tres órganos, lo que sugiere que el régimen chino podría estar vendiendo hasta 150 000 órganos de estas víctimas cada año. 

Ampliamente considerado como un experto líder en el campo del comercio de órganos de China, Gutmann agregó que unos 15 millones de personas que residen cerca de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang (XUAR) del país en el oeste de China, incluidos miembros del grupo minoritario musulmán uigur, se han sometido a exámenes médicos para comprobar si eran compatibles para trasplantes de órganos. 

“Esto no es esporádico”, dijo, y agregó que China ha “creado una política de limpieza étnica, una política potencialmente muy rentable”.

Aunque el régimen chino niega todas las acusaciones de genocidio y abusos contra la minoría uigur del país, activistas y grupos de derechos humanos estiman que más de un millón de musulmanes uigures están actualmente retenidos contra su voluntad en una amplia red de los llamados «campos de reeducación» repartidos por zonas remotas del país.