Verdad, Inspiración, Esperanza

Cuando la gente pierde la libertad y la fe

Vision Times es una vista caleidoscópica de las historias más interesantes de la web. También tenemos un talento especial para las historias de China; lea "Sobre nosotros" para descubrir por qué. Tiempos de visión. Cosas fascinantes.
Published: 17 de junio de 2022
imagen ilustrativa Takmeomeo (Pixabay)

Reflexión

La masacre de la Plaza de Tiananmen, perpetrada por el Partido Comunista Chino (PCCh) en 1989, privó a la gente de su fe en el futuro de China y de su libertad de expresión. Muchos chinos, especialmente los intelectuales, dejaron de intentar provocar un cambio social y se dedicaron a proteger sus propios intereses, como ganar más dinero y vivir mejor. Diez años después, el PCCh empezó a perseguir a los practicantes de Falun Gong por su fe en Verdad-Benevolencia-Tolerancia. La persecución a Falun Gong, a su vez, ha erosionado aún más los fundamentos morales de nuestra sociedad.

Muchos defensores de la democracia —especialmente aquellos que participaron en el movimiento estudiantil por la democracia en 1989— dicen que eran demasiado ingenuos cuando se unieron al movimiento democrático. Sus sueños de democracia y libertad se hicieron añicos, y se enfrentaron a graves represalias por parte del PCCh después: algunos fueron expulsados de la escuela, otros acabaron en trabajos menos deseables, y algunos siguieron sufriendo repercusiones en los años siguientes.

Pensando que desafiar el statu quo era inútil, muchos de estos intelectuales dejaron sus trabajos y se convirtieron en propietarios de negocios que solo se preocupaban por ganar dinero.

Muy poca gente tiene conciencia

En un mundo en el que el dinero se valora más que la virtud, surgirán problemas. Un amigo cristiano me dijo que el dinero puede ser visto como un demonio que puede atraer y engañar a la gente haciéndola incapaz de seguir su conciencia.

Un ejemplo es la industria de la salud. Conocido como un «ángel de blanco», el médico es un profesional muy respetado. Pero los hospitales de hoy en día están más interesados en maximizar los beneficios que en salvar vidas. Mi amigo Hai puede dar fe de ello.

El hermano menor de Hai tuvo un dolor de estómago y acudió a un hospital local. Su primo era el presidente del hospital. Al principio no le dijeron al primo sobre la visita porque no creían que fuera un problema de salud importante. Pero el hermano de Hai fue examinado y sometido a pruebas y luego le dijeron que tenía un cáncer de estómago en fase avanzada. La familia de Hai entró en pánico y su anciana madre estuvo a punto de morir de la impresión.

Desesperado, Hai decidió contarle a su primo lo que ocurría. Su primo hizo una llamada telefónica y todo cambió. Se asignó un nuevo médico al caso, y ahora parecía que el hermano de Hai solo tenía un tumor benigno, que se podía extirpar fácilmente con una cirugía mínimamente invasiva. El hermano de Hai se ha recuperado por completo y ahora está muy sano.

Después de haber pasado por esto, Hai sigue teniendo miedo por lo que podría haber pasado. «Como el hospital quiere sacar más dinero a los pacientes, el primer médico casi destruye a mi familia», dijo. «Afortunadamente tengo contactos; de no ser así, no puedo imaginar cómo sobrevive la gente cuando enferma».

La sociedad no era de este modo antes de que el PCCh tomara el poder en 1949. En mi localidad había un anciano médico de medicina china que a menudo trataba a los pobres de forma gratuita. Cuando una persona rica y otra pobre necesitaban ayuda al mismo tiempo, él siempre trataba primero al pobre. «La gente rica suele acudir al médico incluso con problemas menores, mientras que los pobres suelen acudir solo cuando las cosas van mal y no pueden esperar más», explicaba. «Por eso tratar a los pobres es más importante, porque estoy salvando vidas».

Rechazar al PCCh

Cuando el PCCh reprime a personas inocentes como los practicantes de Falun Gong y destruye los valores tradicionales, todo el mundo se convierte en víctima.

Mi amigo Jian es otro ejemplo. Creció en el campo y fue a otra provincia para asistir a una muy buena universidad. Se graduó unas semanas después de la masacre de Tiananmen. Le ofrecieron un puesto en su universidad y su novia quería que lo aceptara. Pero su madre le dijo que no y le insistió en que volviera a su provincia natal para encontrar un trabajo.

Jian encontró un trabajo en la capital de la provincia. Le gustaba el trabajo y su potencial. Pero su madre volvió a querer que estuviera más cerca de ella. Estaba demasiado preocupada por las repercusiones políticas del movimiento estudiantil y no quería que su hijo estuviera en una gran ciudad. Finalmente, Jian acabó en la cabecera del condado de donde procedía. Varios años después, su empleador quebró y Jian montó su propio negocio. Sin embargo, durante los diez años siguientes tuvo muchos problemas, como el alquiler de un local, la obtención de permisos, la superación de inspecciones y muchos más. Su negocio no fue bien.

Cuando se publicó Nueve comentarios sobre el Partido Comunista en 2004, le regalé un ejemplar. Después de leerlo, suspiró: «No me había dado cuenta hasta ahora de que el PCCh es tan despiadado e incorregible. Será mejor que nos separemos del régimen para evitar malos presagios».

Poco después de renunciar al PCCh, el negocio de Jian mejoró y se volvió rentable. «Rechazar al PCCh es importante para todos nosotros», dijo. «Al romper los lazos con el régimen, podemos romper el hechizo del PCCh y tener un futuro mejor».

Artículo publicado originalmente en Minghui.org (y parcialmente modificado)