Verdad, Inspiración, Esperanza

Inundaciones provocan el cierre de una de las principales fábricas de fórmula para bebés de EE.UU.

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 16 de junio de 2022
inundaciones Abbott Laboratories fórmula para bebés
Un logotipo de Abbott Laboratories en Illinois en 2004. La fábrica de la empresa en Sturgis, que reabrió sus puertas hace menos de dos semanas después de haber sido cerrada en febrero por contaminación bacteriana, tiene que volver a cerrarse después de que una gran tormenta inundara la región. La instalación era anteriormente responsable del 20% de la producción de fórmulas para bebés de Estados Unidos. (Imagen: Tim Boyle/Getty Images)

Una de las fábricas más grandes de los Estados Unidos para la producción de fórmula para bebés se cerró después de sufrir graves inundaciones durante una tormenta reciente.

Abbott Laboratories anunció el 15 de junio que cerraría su fábrica en Sturgis, Michigan, para “evaluar los daños causados ​​por la tormenta y limpiar y volver a desinfectar la planta”.

El mismo día, un informe de The Wall Street Journal indicó que la fábrica de Sturgis «producía aproximadamente una quinta parte de la fórmula infantil en los EE. UU.» antes de que cerrara.

CRISIS ECONÓMICAS

La planta de Abbott en Sturgis tiene notoriedad en el círculo de las fórmulas para bebés porque fue cerrada en febrero «cuando la FDA encontró rastros de una bacteria potencialmente mortal, lo que planteó la posibilidad de que los productos contaminados de la planta hubieran provocado la enfermedad de varios bebés», según un artículo del WSJ del 8 de junio.

Un artículo del WSJ del 11 de mayo aclara que cuatro bebés se enfermaron, dos de los cuales murieron.

El artículo del 8 de junio se centró en una queja presentada por un denunciante ante la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional del Departamento de Trabajo de EE. UU. que había estado dando la voz de alarma sobre los problemas en la planta desde febrero de 2021.

Un artículo del 25 de mayo de Axios afirmó que la FDA fue alertada por primera vez de una infección bacteriana en un bebé que consumió los productos de Abbott desde el 20 de septiembre de 2021, «pero la agencia dice que no descubrió el patógeno en el producto después de que se completaron las pruebas.»

Axios continuó ilustrando problemas significativos con la respuesta de la Administración: «Después de que se informara de otro caso el 1 de diciembre, la FDA fijó una inspección para el 30 de diciembre, pero acabó retrasándola un mes después de que Abbott notificara a la agencia una docena de casos de COVID-19 entre sus empleados».

Y agregó: “Una vez que completaron su inspección, los investigadores de la FDA encontraron ‘grietas graves’ en equipos clave; ‘fugas de agua y condensación, que son factores de riesgo para Cronobacter, en áreas donde se produjo fórmula en polvo seco’; y lavado de manos inadecuado”.

La instalación de Sturgis fue reabierta hace menos de dos semanas, el 4 de junio. 

El artículo del 11 de mayo reveló que el tiempo de retraso entre el comienzo de la producción y el momento en que el producto puede estar disponible para los consumidores es significativo, lo que hace que el dolor de tener que volver a cerrar la planta bajo la crisis de la fórmula actual sea aún más exacerbado.

“Abbott dijo que tomaría de seis a ocho semanas después de reiniciar la producción antes de que el producto esté disponible en los estantes de las tiendas”, declaró WSJ. “La compañía dijo que comenzaría con la producción de fórmulas especiales, como aquellas para personas con enfermedades metabólicas raras, y luego comenzaría la producción de sus marcas ampliamente conocidas como Similac”.

Y, de hecho, el comunicado de prensa de Abbott sobre el cierre se centró en su línea de fórmula EleCare. 

El mensaje de la compañía decía que, «Basado en la demanda histórica y las proyecciones actuales, Abbott tiene un amplio suministro existente de EleCare y la mayoría de sus fórmulas especiales y metabólicas para satisfacer las necesidades de estos productos hasta que haya un nuevo producto disponible».

Abbott agregó que en el tiempo transcurrido desde el cierre original de la planta de Sturgis en febrero, la compañía pudo aumentar sus niveles de producción hasta el 95% de lo que eran en enero, sin la producción de la reapertura de Sturgis.

La tormenta en Sturgis fue bastante severa. El 15 de junio, un informe del Canal 3, afiliado local de CBS, indicó que un condado había estado sin electricidad durante dos días.

Una granja local dijo que se quedó sin electricidad durante los primeros cinco minutos de la tormenta y tuvo que depender de un generador de respaldo para mantener a sus animales frescos y abrevaderos en el calor. 

El costo de hacer funcionar el generador bajo los precios promedio actuales del combustible en Sturgis de $4,89 por galón le costó a la familia $200 en el transcurso de dos días.