Verdad, Inspiración, Esperanza

La historia desde adentro de la sustracción de órganos a personas vivas: un testimonio que ha permanecido oculto durante 4 años [Video]

Vision Times es una vista caleidoscópica de las historias más interesantes de la web. También tenemos un talento especial para las historias de China; lea "Sobre nosotros" para descubrir por qué. Tiempos de visión. Cosas fascinantes.
Published: 8 de junio de 2022
Esta foto tomada el 9 de agosto de 2013 muestra al cirujano plástico Wang Xuming (centro) realizando una operación de nariz "especial" a un paciente en su clínica en la ciudad de Chongqing, en el suroeste de China. (Imagen: PETER PARKS/AFP vía Getty Images)

Los valores tradicionales chinos estiman enormemente cada vida humana. A lo largo de los años el Partido Comunista Chino (PCCh) ha sustraído órganos por la fuerza a los practicantes de Falun Gong.

El crimen es tan brutal que a veces la gente no quiere escucharlo. Incluso preguntan: «¿Es real?».

Un reciente testimonio obtenido de un familiar de un funcionario del régimen confirmó una vez más la acusación contra el PCCh por la sustracción de órganos a practicantes de Falun Gong.

Lu Shuheng nació en 1950 y montó un negocio de remodelación de casas en EE. UU.

En octubre de 2016, Lu reveló una brutal escena ocurrida en el Hospital del Cuerpo de Policía Armada de Shanghái en la que se sustraían órganos a practicantes de Falun Gong sin anestesia.

La cuñada del hermano de Lu es Zhou Qing. Ella era una cirujana experimentada. El marido de Zhou es Mao Shuping. Fue director adjunto de la Oficina de Reforma por el Trabajo (laogai) de Shanghái y, posteriormente, director adjunto de la Oficina de Justicia de Shanghái.

Lu Shuheng regresó a Shanghái en 2002. En una reunión familiar, Zhou Qing le pidió que le ayudara a remitir pacientes estadounidenses a Shanghái para operaciones de trasplante de órganos.

Le dijo: «Presta atención. Si ayudas a encontrar un solo paciente, ganarás mucho más que con tu negocio de remodelación».

Le pregunté de qué se trataba. Ella dijo que eran órganos, riñones, y cosas así, córneas e hígados. Luego le pregunté si ella sabía cómo extraer órganos.

Respondió que sabía cómo hacerlo, pero que ya no lo hacía. Confesó que hacerlo le daba pesadillas. Dijo que lo hizo un par de veces, pero que ya no podía hacerlo… porque tenía miedo.

[Las víctimas] Gritaban cuando las cortaban. Era extremadamente doloroso. Le pregunté por qué no les ponía anestesia. Respondió que no todas las partes del cuerpo podían anestesiarse. Lo que se estaba operando no podía ser anestesiado. Detalló que cuanto más fresco esté un órgano sin anestesia, mejor.

Me dijo que podía estar tranquilo sobre la calidad de los órganos. Insistía en que los órganos eran frescos porque eran de practicantes de Falun Gong. Los practicantes repetían «Falun Dafa Hao» (Falun Dafa es bueno) Luego gritaban de dolor.

Había oficiales armados en el lugar y médicos militares, generalmente de 3 a 5 personas trabajaban en cada víctima. Ella dijo que era un horror. Reveló que los órganos eran sustraídos mientras las víctimas estaban vivas.

Ahora que lo pienso, era una sustracción de órganos en vida. Por supuesto que era horroroso hacerlo todos los días. ¿Cómo podría no sentirse asustada? 

Lo que vale la pena resaltar de esta situación es que hay dos características importantes de la sustracción de órganos del PCCh.

Primero, las víctimas son practicantes de Falun Gong y no prisioneros condenados a muerte, como afirma el PCCh.

Segundo, las víctimas son personas lúcidas sanas y capaces; no pacientes con muerte cerebral.

Cuando la médica Zhou Qing realizó la sustracción de órganos a personas con vida en 2002 no lo hizo donde trabajaba, el Hospital Pudong de Shanghái, sino en el Hospital del Cuerpo de Policía Armada de Shanghái. Pero este último hospital nunca ha estado en la lista de hospitales autorizados por el PCCh para realizar trasplantes de órganos.

Esto demuestra una vez más que los hospitales militares del PCCh han participado sistemáticamente en los delitos de sustracción de órganos sin importar sus competencias para el trasplante de órganos.

El PCCh oculta cosas aun más profundas y perturbadoras sobre la sustracción de órganos pero los hechos que ya han sido denunciados son más que suficientes para una reflexión profunda.

La valentía de Lu Shuheng recuerda a la gente que no debe ignorar los crímenes cometidos por este régimen despiadado y tampoco debe ignorar las peticiones de las víctimas.

Numerosos practicantes inocentes de Falun Gong son detenidos, se enfrentan a torturas y amenazas de sustracción de órganos.

La persecución debe cesar

Según un informe de Minghui, el 19 de septiembre de 2021 políticos de EE. UU., Reino Unido, Francia, Suecia y España, entre otros países, hablaron en el 3.er foro de la Cumbre Mundial para Combatir y Prevenir la Sustracción Forzada de Órganos.

Estos dirigentes condenaron los crímenes contra la humanidad del PCCh: la sustracción de órganos a presos de conciencia con vida, principalmente practicantes de Falun Gong.

Hicieron un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para aprobar leyes y concientizar a la población para detener los crímenes del PCCh.

Artículo publicado originalmente en Minghui.org