Verdad, Inspiración, Esperanza

Perros entrenados detectan COVID-19 mejor que las pruebas de antígenos, según un nuevo estudio

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 7 de junio de 2022
El perro rastreador Sammy participa en un entrenamiento para detectar el Covid-19 (coronavirus), en el centro de detección "K-9" (canino), en Bredene, al oeste de Bélgica, el 3 de marzo de 2021. (Imagen: JAMES ARTHUR GEKIERE/BELGA /AFP vía Getty Images)

En un nuevo estudio publicado el 1 de junio, se informó que los caninos son mejores para detectar COVID-19 que algunas pruebas rápidas de antígenos en ciertas circunstancias.

La investigación, junto con estudios similares, sugiere que nuestros compañeros caninos pueden detectar el virus, sin embargo, hay algunos factores que ponen en duda los hallazgos.

Olfateando los resultados

Según el estudio de 2021 publicado por Plos One, los perros utilizados para la prueba pudieron localizar con precisión el 97% de los casos positivos a partir de muestras de sudor, lo que llevó a los investigadores a concluir que la detección canina puede ser “más sensible que algunas pruebas rápidas de antígenos”.

Los perros tuvieron tanto éxito que los investigadores creen que también pueden detectar infecciones asintomáticas «con una sensibilidad cercana al 100 por ciento».

Los perros olfatearon muestras de sudor humano recolectadas en centros comunitarios de todo París, Francia. Las muestras se tomaron de una miríada de individuos sintomáticos y asintomáticos. 

A partir de ahí, cinco perros fueron entrenados para buscar una muestra positiva de COVID-19. Fueron recompensados ​​​​con juguetes si detectaban con éxito un caso. De las 335 muestras, 109 dieron positivo en las pruebas de laboratorio PCR.

Cada muestra se colocó en una pequeña caja detrás de un cono. Estos conos se colocaron en filas de 10, lo que permitió a los perros buscar los casos positivos. Al encontrar uno, el perro se sentaba.

Según el autor del estudio, Dominique Grandjean, los perros tardaron solo 15 segundos en encontrar 20 muestras de COVID-19. A pesar de una evaluación un poco menos precisa de las muestras negativas, los perros pudieron encontrar el 91 por ciento de las muestras que estaban «libres de covid», lo que significa que algunas eran «falsos positivos».

Grandjean dijo que los perros “solo necesitan unas pocas moléculas” para encontrar y determinar un caso positivo. 

Él cree que su investigación demuestra que los perros pueden ser útiles para encontrar COVID-19 en aeropuertos, hogares de ancianos, escuelas e incluso eventos deportivos. De hecho, ya se están utilizando perros para detectar casos positivos en aeropuertos de Arabia Saudí, Finlandia y Emiratos Árabes Unidos.

Grandjean, junto con la directora del Penn Vet Working Dog Center de la Universidad de Pensilvania, la Dra. Cynthia Otto, también cree que los perros podrían tener la capacidad de detectar infecciones antes que las pruebas PCR, incluso determinando un caso positivo de uno previamente negativo.

En el estudio, los perros estaban buscando el «coronavirus original», pero ahora, Grandjean está estudiando qué tan bien los perros pueden buscar otras variantes de COVID-19.

Las pruebas anteriores también han aprovechado los sentidos conmovedores de los perros para detectar COVID-19 y otras enfermedades. En Florida, el año pasado, se descubrió que los perros habían pronosticado pruebas positivas «con una precisión del 73 al 93 por ciento». Un estudio en el Reino Unido también vio perros prediciendo «82 a 94 por ciento» de casos positivos.

Grandjean también estudió previamente la capacidad de los perros para olfatear el cáncer de colon y detectar el COVID-19 en la máscara de una persona.

LEE MÁS: 

¿Exploradores confiables?

Sin embargo, Otto expresó que es difícil entrenar perros para detectar el COVID-19.

“Lo ideal, y lo consideraría el Santo Grial, es que el perro esté parado allí, una persona pase y diga: ‘Sí, no, sí, no, sí, no’”, dijo. “Eso eventualmente podría hacerse, pero asegurarse de que se haga con todos los controles adecuados y garantías de calidad y seguridad, es un gran paso. No he visto a nadie que haya propuesto cómo hacer esa transición de una manera científica y segura”.

Además de la dificultad del entrenamiento, Otto también dijo que los olores externos también podrían obstruir los sentidos de los perros. 

Grandjean dijo, los perros tienen el órgano de Jacobson; un órgano en sus narices solía captar olores que nosotros no podemos. Si bien se puede detectar el COVID-19, otros compuestos que se encuentran en el aire, la saliva o el sudor pueden interferir.

Además, incluso si se pueden usar golosinas para incentivarlos, no a todos los perros les gustará lo mismo.

“Para algunos perros, una pelota puede ser absolutamente lo mejor del mundo, mientras que otro perro podría pensar que un juguete para tirar o un conejo que chilla es lo mejor”, dijo Otto.

Además, Otto cree que es posible que los perros no puedan detectar el COVID-19 cuando se enfrentan a un ser humano real, a diferencia de “una muestra de sudor o una prenda de vestir”.

“Ese es uno de los grandes desafíos: hacer que el perro aprenda a traducir de una muestra a un ser humano completo, que es un olor mucho más complejo”, agregó Otto.

Independientemente de las dificultades, Otto aún afirmó que los perros aún podrían ser «una herramienta útil de preselección» para localizar posibles casos para inspecciones de laboratorio. Sin embargo, todavía desaconseja a cualquiera que esté dispuesto a entrenar a sus propias mascotas.

“No intentes esto en casa”, dijo.