Verdad, Inspiración, Esperanza

La historia de las calabazas de papel en el Festival del Bote del Dragón

Vision Times es una vista caleidoscópica de las historias más interesantes de la web. También tenemos un talento especial para las historias de China; lea "Sobre nosotros" para descubrir por qué. Tiempos de visión. Cosas fascinantes.
Published: 4 de junio de 2022
festival del bote del dragón
Una mujer y niños jugando con un gong chino. (Imagen: MET/CC0) (http://www.metmuseum.org/art/collection/search/392453)

El 3 de junio es el Duanwu o Festival del Bote del Dragón (端午節) este año, y es una de las tres fiestas tradicionales más celebradas en China. Junto con el Año Nuevo Chino y el Festival del Medio Otoño (Festival de la Luna), el Festival del Bote del Dragón se celebra en China y otros países de Asia Oriental. 

Aunque la tragedia del ministro leal Qu Yuan es famosa como el origen del festival, Duanwu está asociado con una variedad de costumbres populares. 

El Festival del Bote del Dragón se celebra cuando se acerca el solsticio de verano, para dar la bienvenida a la llegada del verano. Como un evento de cambio de estación, se usaba tradicionalmente para protegerse de los insectos y bacterias que causan enfermedades que vienen con el clima cálido. La costumbre de colgar hierbas aromáticas estaba destinada a proteger contra enfermedades infecciosas, malos espíritus y epidemias. 

Además de colgar artemisa (Artemisia vulgaris) y bandera dulce (Acorus calamus) como medida de protección, otras tradiciones como comer albóndigas de arroz (zongzi粽子), atar hilos de seda de cinco colores, usar bolsitas perfumadas, colgar calabazas de papel y carreras de botes dragón son todas costumbres populares. 

Las calabazas de papel colgantes son una de las muchas costumbres populares chinas asociadas con el Duanwu o Festival del Bote del Dragón. (Imagen: vía q2d.com)

¿Por qué colgar calabazas de papel?

Alrededor de la época del Festival del Bote del Dragón, muchos hogares en China continental cuelgan calabazas de papel brillantes y coloridas para garantizar la felicidad, la paz y la protección contra las enfermedades. Si bien hay muchas leyendas que rodean el origen de esta costumbre, una historia de amplia circulación brinda una explicación inspiradora.

Una mujer joven y dos niños se mudaron a un pueblo. La joven madre trabajó duro para criar a sus hijos y, a menudo, se la veía cargando al hijo mayor mientras el menor caminaba detrás de ella. El niño más pequeño todavía estaba inestable sobre sus pequeñas piernas y con frecuencia se caía, llorando por su mamá. La madre solo miraba al niño con amor cada vez, pero nunca se movía para cargarlo. 

Con el paso del tiempo, los aldeanos comenzaron a tener problemas con la forma en que esta mujer trataba a su hijo menor. Finalmente, un día, la detuvieron y le exigieron saber por qué no cargaba al niño más pequeño y hacía caminar al mayor.

La madre respondió simplemente que aunque cuidaba a ambos niños, uno no era suyo.

«¿Estás diciendo que el más joven no es tuyo?» Preguntó la gente del pueblo. 

“No, has entendido mal. El menor es mi hijo biológico, el mayor no lo es. Por lo tanto, debo cargar al niño mayor cuando salgo, y dejar que el menor me siga. Me siento mal, pero es la única manera”, explicó la madre.

“Así es como es”, suspiraron. Todos se dispersaron y luego apareció una anciana.

Bendiciones para el desinterés

La amable anciana, al ver el desinterés de la mujer, la llevó a un lado y le dijo: “Niña, tienes un corazón de bondad. Te daré una calabaza preciosa. Cuando llegues a casa, cuélgala en la puerta. Pronto habrá una gran plaga en esta área. Con esta calabaza, tu familia estará a salvo”. Después de decir eso, la anciana presionó la calabaza en las manos de la joven y se fue con una sonrisa.

La joven fue a su casa y colgó la calabaza en la viga de la puerta como se le indicó. A los pocos días, en efecto, estalló una plaga en la zona. Nadie se salvó de la enfermedad excepto la joven y sus hijos.

La peste estaba empeorando y los médicos estaban desesperados. Cuando la bondadosa mujer vio a todos luchando contra la enfermedad, les contó a sus vecinos la advertencia que le había dado la anciana y cómo había protegido así a su familia. 

Los aldeanos estaban asombrados y se apresuraron a colgar calabazas en todas las casas; pero no había muchas calabazas para tener. Para satisfacer las necesidades de todos, a alguien se le ocurrió la idea de usar papel de colores, doblado y cortado en calabazas de papel brillante, para colgar en la puerta como contingencia. Pronto, todas las familias locales habían colgado sus calabazas. 

Curiosamente, una vez que se colgaron las calabazas, la plaga se controló muy rápidamente y los afectados se recuperaron gradualmente.

Los aldeanos estaban emocionados y agradecidos con la amable mujer, y llegaron a comprender un principio importante: las personas pueden ser protegidas por lo divino cuando mantienen la bondad en su corazón. A partir de ese momento, los aldeanos estaban ansiosos por ser amables y virtuosos, lo que mejoró las costumbres locales. 

Con el fin de conmemorar este evento y asegurar la felicidad y el bienestar de la familia, la gente comenzó a colgar calabazas de papel en sus casas al comienzo de cada verano, y la costumbre se extendió gradualmente desde allí. 

Traducción de Lucy Crawford. Editado por Leo Timm

LEE MÁS