Verdad, Inspiración, Esperanza

Trump demanda a Hillary Clinton y a los demócratas por conspirar para vincularlo con Rusia en plena campaña de 2016

Published: 26 de marzo de 2022
Donald Trump hablando en la CPAC 2011 en Washington, D.C. Fuente Gage Skidmore, Flickr, Creative Commons.

El expresidente Donald Trump demandó este jueves a Hillary Clinton y al Comité Nacional Demócrata (DNC) por conspirar para crear una “narrativa falsa” durante la campaña electoral de 2016 con el fin de detener su candidatura a la presidencia.

“Bajo la apariencia de «investigación de la oposición», «análisis de datos» y otras estratagemas políticas, los demandados trataron nefastamente de influir en la confianza del público. trabajaron juntos con un único e interesado propósito: vilipendiar a Donald J. Trump. De hecho, su conspiración de largo alcance fue diseñada para paralizar la candidatura de Trump a la presidencia fabricando un escándalo para desencadenar una investigación federal infundada y encender un frenesí mediático”, dice la demanda.

También fueron demandados el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, el bufete de abogados del Partido Demócrata Perkins Coie, el ex socio de ese bufete Michael Sussmann, la representante Debbie Wasserman Schultz, Fusion GPS, Christopher Steele, el ex director del FBI James Comey, el ex agente del FBI Peter Strzok, los ex abogados del FBI Lisa Page y Kevin Clinesmith, y el ex subdirector del FBI Andrew McCabe.

Lista de demandados en el documento de demanda presentado por Donald Trump. Captura de pantalla de Twitter de @JanNWolfe

Todos fueron demandados por Trump alegando una vasta conspiración para socavar su campaña presidencial de 2016 y su administración con acusaciones de colusión rusa.

«Actuando en conjunto, los acusados conspiraron maliciosamente para tejer una narrativa falsa de que su oponente republicano, Donald J. Trump, estaba coludido con una nacion extranjera hostil», alegó el ex presidente en una demanda de 108 páginas presentada en un tribunal federal de Florida.

«Las acciones llevadas a cabo para promover su esquema -falsificar pruebas, engañar a las fuerzas del orden y explotar el acceso a fuentes de datos altamente sensibles- son tan escandalosas, subversivas e incendiarias que incluso los eventos de Watergate palidecen en comparación», según la demanda.

La demanda, presentada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Florida, afirma que el ex presidente ha sufrido al menos 24 millones de dólares en daños y perjuicios, además de la pérdida de negocios presentes y futuros debido a Clinton, el DNC y otros.

El expresidente Trump busca daños compensatorios y punitivos. 

Trump alega que Clinton, su campaña de 2016 y varias figuras asociadas a ella participaron en una «conspiración de gran alcance» para incitar un frenesí mediático y una investigación de las fuerzas del orden sobre sus supuestos vínculos con el gobierno ruso.

Su demanda argumenta que la supuesta conspiración constituyó una empresa criminal bajo la Ley RICO, Ley de Organizaciones Corruptas e Influenciadas por Extorsión.

«Esta no es una demanda seria», tuiteó el ex fiscal federal y comentarista legal Renato Mariotti, ofreciendo una predicción: «No sobrevivirá a una moción de desestimación y está recibiendo mucha más atención de la que merece».

La demanda fue presentada en nombre de Trump por los abogados del Ticktin Law Group en Deerfield Beach, Florida.

Peter Ticktin, de The Ticktin Law Group, afirmó que: «Se trata de una demanda por daños y perjuicios, con la que se pretende compensar las pérdidas sufridas y se buscan daños punitivos para, con suerte, dar una lección a cualquiera que se plantee llevar a cabo acciones tan destructivas y perjudiciales en el futuro».

El segundo debate presidencial entre los candidatos Hillary Clinton y Donald Trump, el 10 de octubre de 2016. Captura de pantalla de canal de YouTube de CNBC.

De acuerdo con The Hill, la demanda se produce en un momento en el que Trump ha expresado su frustración con el progreso de John Durham, el abogado especial nombrado durante su gobierno para investigar los orígenes de la investigación del FBI sobre su campaña de 2016.

En febrero de este año, el fiscal especial John Durham acusó a Hillary Clinton de pagar durante su campaña en 2016,  a un ejecutivo de tecnología para espiar la campaña y las comunicaciones privadas de Donald Trump, con el fin de plantar evidencia falsa para vincularlo con Rusia.

«Tal y como se recoge en el escrito de acusación, el 19 de septiembre de 2016 -menos de dos meses antes de las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos- el acusado, abogado de un gran bufete de abogados internacional («Bufete-1″) que en ese momento actuaba como asesor de la campaña de Clinton, se reunió con el Consejero General del FBI en la sede de este organismo en Washington, D.C.», señala la acusación realizada por John Durham, el 12 de febrero.

«El acusado proporcionó al Consejero General del FBI supuestos datos y «libros blancos» que supuestamente demostraban un canal de comunicaciones encubierto entre la Organización Trump y un banco con sede en Rusia («Banco ruso-1″)».

Durham anunció que un gran jurado federal presentó una acusación en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia contra Michael Sussmann, de 57 años, un abogado con sede en Washington, D.C.

Sussmann había reunido y transmitido las alegaciones al FBI en nombre de un ejecutivo de tecnología en una empresa de Internet con sede en Estados Unidos y a la campaña de Clinton.

La acusación de John Durham reunió evidencias de que Clinton pagó por todo el proceso de creación de las evidencias falsas para incriminar a Donald Trump.

Los detalles de las reuniones de trabajo realizadas entre Sussmann y sus colaboradores están recogidas en la acusación en la parte llamada cómo Sussmann factura a la campaña de Clinton por sus comunicaciones con el ejecutivo técnico y el ‘Abogado’ de la campaña de Hillary Clinton.