Verdad, Inspiración, Esperanza

La araña Joro japonesa puede ser un invasor bienvenido

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 26 de marzo de 2022
La araña Joro (Trichonephila clavata), también conocida como la “araña que se lanza en paracaídas”, se está abriendo camino a través de los Estados Unidos, pero sus efectos en su nuevo entorno aún no se han determinado por completo. (Imagen: Christina Butler vía Wikimedia Commons CC BY-SA 2.0)

Un invasor japonés se está apoderando de los EE. UU., pero puede hacer más bien que mal. La araña Joro se denomina especie invasora, ya que se introdujo en un entorno diferente de su hogar nativo y está afectando en gran medida al nuevo ecosistema; sin embargo, el efecto principal puede ser simplemente una reducción de las plagas portadoras de enfermedades. 

Esta araña se originó en Japón, que tiene un clima similar al de gran parte de los EE. UU. Se dice que son inofensivas y parecen presentar más una molestia que una amenaza.

La araña ‘paracaidista’

La araña Joro (Trichonophila clavate ) , llamada así por un demonio araña japonés, es originaria del este de Asia y se encuentra particularmente en Japón y Corea. Se describe como una especie colorida, pero a diferencia de la mayoría de los animales, las hembras son más coloridas que los machos. 

joro-spider-Flickr
La araña Joro macho es mucho más pequeña y menos visible que la hembra. (Imagen: Neil Dalphin vía Flickr Public Domain)

Los machos pueden crecer entre 0,7 y un centímetro, mientras que las hembras crecen entre 1,7 y 2,5 centímetros, más del doble del tamaño de los machos.

La araña Joro se identificó por primera vez como una especie invasora en los EE. UU. en 2013, cuando comenzó a extenderse por Georgia. Pronto, también se informaron avistamientos de arañas en otros estados como Carolina del Sur, Carolina del Norte y Oklahoma.

Hoy en día, se dice que millones más están apareciendo por la costa este, moviéndose activamente entre la primavera y el otoño. La araña Joro teje una telaraña que parece ser dorada, que los residentes de Georgia notan fácilmente en los patios y que provoca una sensación de preocupación en la población local.

Entonces, ¿cómo se las arregla este pequeño lanzador de telarañas para propagarse tan amplia y rápidamente que se convirtió en una especie invasora?

Los expertos creen que la araña es “una autoestopista eficaz”, con algunas características que la ayudan a sobrevivir y propagarse. 

En primer lugar, la araña tiene una forma bastante peculiar de viajar por el mundo, un proceso conocido como globo o cometa. 

Usando su seda, la araña Joro puede convertir su telaraña en su propio paracaídas, con forma de rueda y con un ancho de hasta 10 pies. Esto le permite a la araña usar el viento para llevarlos a nuevos lugares.

Si bien el viento es un modo de transporte, la propagación de la araña parece depender también de los viajes humanos. Según Benjamin Frick, investigador de la Escuela de Ecología Odum, las posibilidades de encontrar una araña Joro haciendo autostop en un automóvil o equipaje son bastante altas.

LEE TAMBIÉN: Pachuli: una hierba terapéutica que puedes cultivar en casa

“El potencial de que estas arañas se propaguen a través de los movimientos de las personas es muy alto”, dijo Frick. Citó a un estudiante de posgrado de la Universidad de Georgia (UGA), que accidentalmente transportó una araña Joro a Oklahoma.

Si bien se desconoce la causa exacta de la expansión de la araña Joro a los EE. UU., los científicos creen que probablemente llegaron a través de contenedores de envío.

Además de sus capacidades de viaje, también se dice que la araña Joro puede soportar inviernos duros. Aunque no se sabe cuánto tiempo pueden vivir en temperaturas frías, los científicos deducen que son más adaptables a los inviernos que otras especies de arañas. 

Por ejemplo, el Joro posee una frecuencia cardíaca más alta y el doble del metabolismo de su prima, la araña de seda dorada, lo que le permite soportar temperaturas más frías.

¿Es una amenaza?

Joro-spider-Flickr
La expansión aérea de la araña Joro puede parecer algo malo, pero los científicos creen que podría ser una «molestia beneficiosa». (Imagen: pamsai vía Flickr CC BY-SA 2.0)

Si bien se la llama una especie invasora, la araña Joro puede no ser una gran amenaza, después de todo. De hecho, nadie sabe si todavía hay algún inconveniente en la expansión de Joro en los EE. UU.

Aunque la araña puede infligir una mordedura dolorosa, es efectivamente inofensiva a menos que se la provoque, y se dice que sus colmillos son demasiado cortos para penetrar fácilmente la piel humana. En todo caso, son «más una molestia que un peligro», como se describe en un informe de la UGA.

Estas arañas no solo son prácticamente inofensivas, sino que también pueden beneficiar a los humanos debido a su depredación de insectos más dañinos como los mosquitos y otras plagas. Según Andy Davis, otro investigador de la UGA, la araña podría servir como un «control gratuito de plagas», brindando a los humanos un merecido descanso de los mosquitos y las garrapatas.

La araña también puede servir como una nueva fuente de alimento para pájaros y otros insectívoros en la costa este.

Davis nos anima a coexistir con la araña Joro en lugar de eliminarla como una molestia.

“La gente debería tratar de aprender a vivir con ellas”, dijo Davis, “si literalmente se interponen en tu camino, puedo ver cómo quitar una telaraña y moverlos a un lado, pero volverán el próximo año”, aseguró.

Frick expresó que las personas no deberían lastimar a la araña, diciendo que la violencia es innecesaria ya que son relativamente inofensivas y no afectan el ecosistema de manera significativa.

“No tiene sentido el exceso de crueldad cuando no es necesario”, dijo Frick. “Hay gente con pistolas de agua salada disparándoles desde los árboles y cosas así, y eso es realmente innecesario”.

“Realmente no hay razón para andar aplastándolos activamente”, agregó Frick. “Los humanos están en la raíz de su invasión. No culpes a la araña Joro”.