Verdad, Inspiración, Esperanza

Los saudíes se desprenden del petrodólar estadounidense para sustituirlo por el yuan

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 16 de marzo de 2022
Un trabajador junto a una tubería, observando una chimenea en las instalaciones del complejo petrolero de Saudi Aramco en Shaybah, en el desierto de Rub' al Khali ("barrio vacío"), en marzo de 2003, en Shaybah, Arabia Saudí. Aunque los saudíes se postulan para aceptar el pago de algunas exportaciones de petróleo chinas en yuanes en lugar de dólares estadounidenses en medio de los conflictos geopolíticos entre Rusia, China y Washington, el cambio puede no ser tan sencillo. (Imagen: Reza/Getty Images)

Si bien Arabia Saudí está afirmando que podría empezar a aceptar el yuan en lugar del dólar estadounidense en al menos una parte de sus ventas de petróleo a China en medio de la intensificación de los conflictos geopolíticos, las relaciones económicas y políticas entre las tres naciones, incluida la conflictiva Rusia, pueden hacer que el cambio no sea tan sencillo.

El 15 de marzo, el Wall Street Journal publicó en exclusiva un artículo en el que «personas familiarizadas con el asunto» afirmaban que los saudíes están «en conversaciones activas con Beijing para fijar el precio de algunas de sus ventas de petróleo a China en yuanes».

Sin embargo, el Journal señaló que el desarrollo no es totalmente nuevo, ya que China, que compra el 25% de las exportaciones de petróleo saudí, ha estado cortejando al miembro del cártel de la OPEP+ para que acepte el yuan durante al menos seis años.

Sin embargo, el WSJ afirma que el cortejo se ha «intensificado» en los últimos tiempos debido a las fricciones geopolíticas derivadas de la falta de apoyo de la administración Biden a la intervención saudí en la guerra civil de Yemen y a la reanudación de las conversaciones con Irán para reiniciar su programa nuclear.

En particular, las conversaciones se producen justo un día después de que la petrolera estatal saudí Aramco anunciara su decisión de asociarse con empresas del Partido Comunista Chino (PCCh) para construir una refinería de 10.000 millones de dólares en el noreste de China.

Cuando se trata de refinerías de petróleo, los saudíes están con un pie en el barco de Estados Unidos y otro en el de China. Aramco también es propietaria de la mayor refinería de Estados Unidos, Motiva, con sede en Houston, que proporciona más de 2.500 puestos de trabajo y produce más de 600.000 barriles de petróleo al día.

Un informe publicado por la Autoridad General de Estadística de Arabia Saudí en enero también reveló que China era el principal socio comercial de la nación en todas las categorías en noviembre de 2021, con un 17,2 por ciento de las exportaciones, por detrás de India y Japón, con un 11,6 y un 9,6 por ciento respectivamente.

A medida que el conflicto entre la Federación Rusa y Ucrania se ha ido intensificando continuamente desde su inicio el 23 de febrero, las fuertes sanciones y la cultura de la cancelación por parte de la administración Biden y el Orden Internacional Basado en Reglas han empujado cada vez más a Rusia hacia el PCCh y el presidente de la RPC, Xi Jinping, mientras que Ucrania se ve reforzada por la OTAN respaldada por Estados Unidos.

Los desarrollos polarizantes son notables en el contexto de la postura saudí hacia el yuan, ya que la nación árabe celebró un acuerdo de cooperación militar con Rusia en agosto de 2021.

LEE TAMBIÉN: Los rusos se enfrentan a la ‘rusofobia’ tras la ofensiva de Putin contra Ucrania

No obstante, Arabia Saudí también sigue siendo el principal cliente de Estados Unidos en cuanto a ventas de armas al extranjero, superando los 100.000 millones de dólares, según un comunicado de prensa del Departamento de Estado de diciembre de 2020.

La relación entre los saudíes y el complejo militar-industrial de Estados Unidos es prominente a la luz de una inversión de 1.000 millones de dólares en el país por parte de Lockheed Martin para «localizar la fabricación militar» y «apoyar a la industria local de Arabia Saudí», anunciada durante la intensidad del conflicto entre Rusia y Ucrania el 8 de marzo.

El WSJ señaló que, mientras que las importaciones estadounidenses de petróleo saudí se han reducido a la cuarta parte, pasando de más de 2 millones al día en la década de 1990 a aproximadamente 500.000 a finales de 2021, China importa actualmente 1,76 millones de barriles al día, y Rusia no se queda atrás, con 1,6 millones.

Funcionarios no identificados de la administración Biden restaron importancia a la advertencia de Riad como «altamente volátil y agresiva» y «poco probable», señalando que el país había expresado hostilidades económicas similares en medio de tensiones con Washington en el pasado.

El Journal también afirmó que los colaboradores del príncipe saudí Mohammed advirtieron al monarca que el intercambio de dólares por yuanes plantea riesgos significativos, no sólo por el estricto control central del PCCh sobre su moneda, sino porque el riyal saudí está vinculado al dólar, mientras que muchos de los flujos de ingresos del país se mantienen en bonos del Tesoro de Estados Unidos.

El medio de comunicación ruso RT informó la noticia en un tono positivo por su potencial efecto negativo sobre Estados Unidos, afirmando que «tal movimiento podría marginar aún más el paradigma del petrodólar que ha controlado el sistema financiero mundial durante más de medio siglo, poniendo en riesgo el estatus del dólar como moneda de reserva internacional».

El artículo es apto para reflejar la posición de Moscú sobre los acontecimientos, ya que afirma además: «Las maniobras de la economía occidental para dejar a Rusia fuera del sistema financiero mundial tienen a países como China, que ya figuran en varias listas negras de sanciones, a la caza de lo que les pasó a Rusia».

«Intentar vender petróleo en monedas distintas al dólar solía ser un mal presagio para una nación: Irak, Libia, Siria e Irán han hecho movimientos para alejarse del dólar, sólo para ser estrictamente castigados por su independencia por los militares estadounidenses», continuó RT.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!