Verdad, Inspiración, Esperanza

Se prolonga la emergencia nacional en EE.UU. mientras los estados abandonan los mandatos

Darren es un aspirante a escritor que desea compartir o crear historias para el mundo. Es un fanático de Star Wars y un aficionado a la historia. Encuentra temas agradables, reconfortantes o interesantes en cualquier medio escrito.
Published: 22 de febrero de 2022
Biden se pone la mascarilla antes de recibir una tercera dosis de la vacuna Covid-19 de Pfizer/BioNTech. (Imagen: Anna Moneymaker vía Getty Images)

El domingo, el presidente Biden declaró una extensión de la emergencia nacional de casi dos años hasta el 1 de marzo, citando el COVID-19 como un «riesgo para la salud pública y la seguridad» de los ciudadanos de Estados Unidos. 

La emergencia nacional fue promulgada durante la administración Trump al comienzo de la pandemia. La extensión de Biden se produce a pesar de que la variante Omicron está en declive, y mientras los estados azules se han unido a los estados rojos en la caída de los mandatos y confinamientos. 

Ampliación de los poderes de emergencia

En una carta publicada en el Congreso, Biden afirmó que la pandemia de COVID-19 sigue afectando a los ciudadanos estadounidenses, impulsada por la variante Omicron, informó Reuters.

«La pandemia de COVID-19 sigue causando un riesgo significativo para la salud pública y la seguridad de la nación», dijo Biden. También destacó la importancia de la lucha contra el COVID-19 con la «plena capacidad y habilidad del gobierno federal».

«Por esta razón, la emergencia nacional declarada el 13 de marzo de 2020, y que comienza el 1 de marzo de 2020, debe continuar en efecto más allá del 1 de marzo de 2022», escribió Biden en otro comunicado.

Hasta el viernes, el número de estadounidenses hospitalizados a causa de la pandemia ascendía a más de 75.000. El número de personas fallecidas por COVID-19 había alcanzado más de 900.000. Se desconoce cuántos estadounidenses han muerto específicamente a causa de la COVID-19, ya que el número de fallecidos incluye a los que tienen enfermedades preexistentes.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Universidad Johns Hopkins, hubo 60.000 muertes más por la pandemia durante la administración de Biden que la de la administración de Trump.

A pesar de estas estadísticas, muchos líderes locales creen que los confinamientos y las restricciones causan más daño que bien en este momento. Han intentado activamente que sus estados vuelvan a la normalidad y han suavizado las restricciones.

El 14 de febrero, Washington D.C. anunció que, a partir del 15 de febrero, suavizará los requisitos de prueba de vacunación para entrar en muchos negocios. 

Ese mismo día, el gobernador republicano de Maryland, Larry Hogan, anunció que la entrada a los edificios estatales también dejará de exigir la mascarilla a partir del 22 de febrero.

Los gobernadores de Nueva York, Massachusetts, Nueva Jersey, California, Connecticut, Delaware y Oregón también anunciaron sus planes de poner fin a los mandatos de mascarilla.

Varios funcionarios sanitarios federales, entre ellos el asesor de COVID-19, Anthony Fauci, insinuaron que estaban preparados para la siguiente fase de la pandemia, ya que los casos de Omicron han disminuido recientemente. Fauci declaró a la MSNBC la semana pasada que la flexibilización de los mandatos no está motivada por «sentimientos políticos». 

Sin embargo, los críticos han expresado sus dudas, afirmando que los líderes demócratas sólo han frenado las restricciones porque quieren conservar sus escaños en la Cámara de Representantes o en el Senado en las próximas elecciones intermedias. Por el contrario, líderes republicanos como el gobernador DeSantis, no sólo ha dejado de lado los mandatos de mascarilla en Florida, sino que retirará la financiación estatal a las escuelas que obliguen a los niños a llevar mascarilla. 

LEE TAMBIÉN: Acusan al gobierno de Biden de repartir pipas de crack para promover la ‘equidad racial’

De Trump a Biden

La emergencia nacional fue puesta en marcha por el ex presidente Donald Trump el 13 de marzo de 2020. Su promulgación dio acceso a 50.000 millones de dólares que se destinarían a recursos para sofocar la propagación del COVID-19. En ese momento, más de 1.000 estadounidenses habían muerto con el COVID-19. Debido a la falta de datos claros de los CDC, se desconoce cuántas muertes había causado el virus en ese momento.

Los «poderes especiales» del gobierno federal permiten una mayor libertad en cuanto a restricciones legales, gasto de dinero y otras acciones.

A través de la emergencia nacional, se aconsejó a los gobiernos estatales que hicieran lo siguiente: preparar centros de operaciones de emergencia; se orientó a los hospitales de la nación para que prepararan «planes de contingencia»; y el secretario Alex Azar supervisaría las regulaciones que pudieran frenar las respuestas de los profesionales de la salud.

La emergencia habría expirado, pero Biden cree que el estado de emergencia sigue siendo necesario. 

Biden acudió al Congreso para solicitar la prórroga, un acto que se permite 90 días antes del aniversario de la declaración de emergencia.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!