Verdad, Inspiración, Esperanza

Senador japonés es objeto de escrutinio por contratar a una mujer china como secretaria: Informe

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 19 de febrero de 2022
El primer ministro de Japón, Fumio Kishida (en el podio), pronuncia un discurso político en la sesión extraordinaria de la Dieta en Tokio el 6 de diciembre de 2021. (Imagen: KAZUHIRO NOGI/AFP vía Getty Images)

Shinpei Matsushita, senador japonés del gobernante Partido Liberal Democrático (PLD), ha llamado la atención debido a un informe de investigación que afirma que contrató a una ciudadana china como su secretaria, posiblemente contraviniendo las leyes japonesas sobre el patrocinio político. 

Según el informe de diciembre de 2021 del semanario japonés Shukan Bunshun, conocido por su periodismo de investigación, Matsushita conoció a esta mujer de 42 años y entabló amistad con ella a través de un contacto comercial. La nombró su «asesora diplomática y secretaria de asuntos exteriores», como se indica en las tarjetas de visita impresas. 

Matsushita ha ocupado puestos de poder en el gobierno de Japón, como presidente del Ministerio de Asuntos Exteriores, secretario parlamentario de Tierra, Infraestructura, Transporte y Turismo, y viceministro de la Oficina del Gabinete. También ha sido miembro de la Dieta Nacional (el parlamento japonés) durante 17 años. 

El informe señalaba que el hecho de que una figura política de este tipo nombrara a un ciudadano chino como su secretario es muy problemático desde el punto de vista de la seguridad nacional, dado que Matsushita tiene el potencial de ser ministro en el futuro. 

Una estrecha relación

Según personas familiarizadas con la mujer china, tiene 42 años y creció en una familia bastante rica, informó Shukan Bunshun. La empresa para la que trabaja se dedica principalmente al comercio de pepinos de mar y tiene su sede en Hokkaido. Su gerente, un ciudadano japonés naturalizado de China, presentó a la mujer a Matsushida. 

La mujer china empezó a frecuentar el despacho del legislador de 55 años, según Shukan Bunshun. Desde entonces, Matsushita se reúne con la mujer casi todas las tardes, ya sea con sus partidarios o con los ejecutivos de la empresa para la que trabaja. 

Incluso cuando Japón declaró el estado de emergencia debido a la pandemia, los dos asistieron a las fiestas en casa del gerente de la empresa china, o salieron a jugar al golf. 

Según las revelaciones de los medios de comunicación, el cargo de secretaria le permitió organizar muchos eventos, como una fiesta de financiación política celebrada por el legislador a finales del año pasado, a la que asistieron tanto el entonces primer ministro Yoshihide Suga como el actual primer ministro Fumio Kishida. Muchos de los 250 asistentes a la fiesta eran chinos, y su asistencia fue organizada por la mujer china.

Los medios de comunicación informaron que, poco después de conocerla, Matsushita le dio tarjetas de visita impresas con el título de Secretario de Asuntos Exteriores y un pase que le permitía entrar y salir libremente de la Dieta Nacional japonesa. 

Matsushita también se benefició de la relación. La mujer le presentaba a menudo a industriales chinos y le ayudaba a vender entradas para los actos políticos celebrados por el senador. 

LEE MÁS

Japón considera restringir la exportación de tecnología de reconocimiento facial a China

¿Una violación de la ley japonesa? 

La oficina de Matsushida ha insistido en que la mujer es simplemente una asesora del senador, y que no recibe compensación por sus servicios. Sin embargo, algunos miembros del PLD sospechan que se ha extralimitado en sus funciones, haciéndose indispensable para el legislador. 

Sin embargo, el hecho de que la mujer no reciba una remuneración presentaría problemas con la Ley de Fondos Políticos de Japón, dijo un politólogo al Shukan Bunshun. 

Tomoaki Iwai, profesor emérito de la Universidad de Nihon, dijo que según esa ley, «si una empresa paga un salario por el trabajo de secretaría de un empleado, equivale a una donación de la empresa al político». Dado que la mujer es empleada de la empresa y recibe un salario mientras trabaja en la oficina del legislador en un supuesto trabajo no remunerado, la empresa está pagando el salario de la secretaria en nombre del legislador. Por lo tanto, el importe de su salario debe registrarse en el informe de ingresos y gastos del legislador».

Sin embargo, como el informe de ingresos y gastos de Matsushita no contenía dicha anotación, según la legislación japonesa, si se omite deliberadamente una partida que debe registrarse al rellenar el informe de ingresos y gastos, la pena es de prisión de hasta cinco años o una multa de hasta un millón de yenes. 

Cuando el Shukan Bunshun planteó esta cuestión a la oficina parlamentaria de Matsushita, recibió la siguiente respuesta de la oficina.

«Ella no se queda en la oficina parlamentaria todo el tiempo. Es sólo que le preguntamos cuando no entendemos algo y ella amablemente nos da respuestas. Eso es todo. Así que no se trata de una compensación, ni mucho menos de un salario. Es una de las voluntarias. Así que no se trata de que las empresas extranjeras la paguen».

Lo que los medios de comunicación han averiguado es que la mujer china trabaja en el despacho del legislador dos o tres días de una semana laboral de cinco días, permanece allí largas horas al teléfono y acompaña al legislador a las cenas. Así que lo que hizo fue en realidad un trabajo de secretaria.

El uso por parte de Beijing de tácticas de «frente unido» para cooptar a los políticos de los países democráticos está bien documentado. En enero de este año, Shukan Bunshun publicó la historia de la infiltración del Partido Comunista Chino en la clase política británica.

El año pasado, el Departamento de Inteligencia Militar británico advirtió al gobierno británico de que el Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista Chino se estaba infiltrando en el Parlamento británico y que una abogada china, Christine Ching Kui Lee, estaba tratando de influir en la política británica a través de donaciones, lo que llevó a que el Parlamento pidiera su expulsión del país.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!