Verdad, Inspiración, Esperanza

Japón considera restringir la exportación de tecnología de reconocimiento facial a China

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 6 de enero de 2022
TOKIO, JAPÓN - FEB. 28: Una empleada demuestra el sistema de reconocimiento facial para NEC SMART STORE en la sede de NEC Corporation el 28 de febrero de 2020 en Tokio, Japón. Tokio quiere evitar que su tecnología de reconocimiento facial caiga en manos de entidades chinas. (Imagen: Tomohiro Ohsumi / Getty Images para NEC Corporation)

Siguiendo los pasos de los Estados Unidos, Japón está considerando limitar las exportaciones de tecnología de reconocimiento facial impulsada por IA a China en un intento por evitar que dichas tecnologías se utilicen para monitorear y perseguir a las minorías étnicas en el país. Se sabe que Beijing utiliza el reconocimiento facial para controlar el movimiento de los uigures, una minoría étnica de la región de Xinjiang.

Un informe de Nikkei Asia reveló que Tokio planea asociarse con Europa y Estados Unidos para planificar la restricción a las exportaciones. Las leyes de divisas de Japón regulan estrictamente la exportación de productos comerciales y armas que tienen aplicaciones militares potenciales, amenazando la seguridad internacional y la paz mundial. Dichas ventas deben ser aprobadas por el ministro de comercio.

“Algunos argumentan que el lenguaje de la ley puede interpretarse para cubrir los derechos humanos. Pero es necesario un debate más profundo para determinar si las tecnologías que contribuyen a las violaciones de derechos pueden restringirse de esta manera. Tokio mantendrá conversaciones con socios estadounidenses y europeos para considerar qué productos y tecnologías representan una amenaza. Productos como placas de circuitos ya están sujetos a restricciones de exportación, ya que podrían ser desviados para uso militar”, según el medio. 

Koichi Hagiuda, ministro de economía, comercio e industria de Japón, dijo que el gobierno está analizando cómo la UE aborda el tema para usarlo como referencia sobre cómo procederá Tokio con la restricción de las exportaciones de tecnología de reconocimiento facial. 

La decisión de Tokio sobre el tema afectará en gran medida a empresas locales como NEC que proporcionan una potente tecnología de reconocimiento facial. La compañía ha vendido más de 1.000 sistemas de identificación biométrica en más de 70 países y ha estado en la cima en las clasificaciones de precisión de reconocimiento facial varias veces.

La UE y los EE. UU. tomaron medidas el año pasado para restringir la venta de equipos de vigilancia a China. Las restricciones de la UE se activaron en septiembre. Requiere que las autoridades examinen las transacciones relevantes caso por caso.

En diciembre, Washington sancionó a ocho entidades, prohibiendo a las personas y entidades estadounidenses invertir en ellas. Estas entidades fueron acusadas de apoyar «activamente» la vigilancia biométrica y el seguimiento de las minorías en China, específicamente los uigures. Las empresas sancionadas incluyen empresas de tecnología de reconocimiento facial como Cloudwalk, Megvii, Netposa y Yitu.

«La acción de hoy destaca cómo las empresas privadas en los sectores de tecnología de vigilancia y defensa de China están cooperando activamente con los esfuerzos del gobierno para reprimir a miembros de grupos minoritarios étnicos y religiosos… El Tesoro sigue comprometido a garantizar que el sistema financiero de EE. UU. y los inversores estadounidenses no apoyen estas actividades, dijo Brian E. Nelson, subsecretario del Tesoro para Terrorismo e Inteligencia Financiera, en un comunicado el 16 de diciembre.

La medida de Japón para restringir las exportaciones de tecnología de reconocimiento facial se produce cuando la tecnología se está implementando ampliamente en el propio país. Antes de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la administración había instalado cámaras de reconocimiento facial. 

Desde marzo del año pasado, el uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte de la policía ha aumentado a pesar de que los críticos advirtieron que la medida corre el riesgo de convertir al país en un estado de vigilancia. La policía japonesa está siguiendo las reglas establecidas por la Comisión Nacional de Seguridad Pública cuando se trata de manejar los datos involucrados en el uso de la tecnología.

Comercialmente, Japón está avanzando con un sistema de pago por reconocimiento facial, según un informe de Biometric Update. “Treinta y una empresas de una variedad de industrias en Japón han formado un grupo para considerar marcos legales y regulatorios óptimos para los sistemas que permiten a los consumidores pagar por productos y servicios mirando a una cámara. Los usuarios registrarán sus datos biométricos faciales a través de un sitio web para utilizar el sistema”, dice el informe.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!