Verdad, Inspiración, Esperanza

La ciudad de Seattle casi regaló a BLM una estación de policía completa durante los disturbios del verano de 2020

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 2 de febrero de 2022
Seattle BLM
Alborotadores fuera del Recinto Este del Departamento de Policía de Seattle durante los disturbios del verano de 2020. La administración de la exalcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, redactó una resolución para regalar el Precinto Este a Black Lives Matter, según revelan los documentos. (Imagen: David Ryder/Getty Images)

La administración del exalcalde de Seattle ordenó el borrador de una resolución que habría donado una estación de policía completa, con un valor de más de 5 millones de dólares, al capítulo Black Lives Matter (BLM) de la ciudad, reveló un nuevo informe de un medio de comunicación local. 

Jenny Durkan, exfiscal de distrito de EE. UU. que se desempeñó como alcaldesa de Seattle desde 2017 hasta diciembre de 2021, recibió un correo electrónico del director del Departamento de Finanzas y Servicios Administrativos (FAS), Calvin Goings, durante la tarde del 8 de junio de 2020 que decía: «Por favor vea los documentos adjuntos según lo solicitado”, que incluye un trío de borradores de memorandos además de una resolución.

La resolución, tal como se redactó, contenía una serie de cláusulas de «considerando que» que contenían una retórica socialista repetitiva sobre el racismo sistémico y la injusticia contra la comunidad negra a raíz de la violencia y el vandalismo rechazados con el pretexto de la muerte de George Floyd en Minnesota.

En particular, la oficina de Durkan se refirió a la sección de Black Lives Matter del condado Seattle-King, una organización cuyos fundadores han admitido abiertamente sus raíces como revolucionarios marxistas entrenados, como “una organización sin fines de lucro de justicia social de base, dirigida por voluntarios y enfocada en el empoderamiento y la liberación de los negros y otras personas de color a través de la defensa y la acción directa”.

Siguiendo los lugares comunes, la resolución buscaba donar el Precinto Este del Departamento de Policía de Seattle a BLMSKC (BLM Seattle-King County), incluido el «mantenimiento continuo del edificio según sea necesario» para la organización.

LEE MÁS:

La historia, publicada por el Seattle Times en un artículo actualizado el 31 de enero, es significativa. El 8 de junio fue el mismo día en que el asedio incesante de los alborotadores provocó la evacuación del Recinto Este después de “más de una semana de intensas protestas, incluidos enfrentamientos durante varias noches entre la policía y los manifestantes en las barricadas alrededor del recinto”.

El área se convirtió en el hogar de la Protesta Organizada de Capitol Hill (CHOP), una llamada “zona autónoma” donde se eliminó el estado de derecho de la ciudad a favor de un estado de bienestar marxista-anarquista localizado. 

El Times informó que el 15 de junio, BLMSKC escribió a Durkan y a otros líderes de la ciudad, exigiendo que «el recinto sea cedido a la organización como parte de un proceso para reutilizar el edificio con Salud Pública— The Times informó que para el 15 de junio, BLMSKC escribió a Durkan y a otros líderes de la ciudad, exigiendo que “el recinto sea cedido a la organización como parte de un proceso para reutilizar el edificio con Salud Pública—Seattle y el condado de King para las necesidades de la comunidad”.

BLMSKC declaró en la carta que tenían los medios para «contribuir con 2 millones de dólares para renovaciones y 4 millones de dólares para ayudar a respaldar las operaciones».

Aunque el FAS, de hecho, dedicó horas de trabajo y recursos a examinar la forma de donar un puesto clave de las fuerzas del orden a una organización autoproclamada de justicia racial, lo que culminó con una serie de memorandos emitidos por el departamento de Goings dos días más tarde, el 17 de julio, Durkan anunció finalmente que el CHOP había terminado el 22 de junio «después de un fin de semana de tiroteos» en la zona.

Sin embargo, la policía de Seattle no recuperó su recinto hasta el 1 de julio.

Según el Times, cuando Durkan hizo el anuncio, la demócrata se aferró a la retórica de convertir el departamento en algo más florido: «Realmente creo que podemos reimaginar el espacio, un espacio compartido, incluyendo una sala comunitaria en la comisaría del este y cosas en y alrededor de Capitol Hill».

El prosaísmo inevitablemente no dio ningún fruto.

Un representante del Departamento de Policía de Seattle confirmó en particular al medio que se les mantuvo en la oscuridad sobre las actividades a puerta cerrada para transferir su recinto a BLM: “No sabíamos de ningún plan por parte de la ciudad para abandonar permanentemente el recinto, o cualquier plan para compartir el espacio con la comunidad”.

Aunque un portavoz del ex alcalde dijo al Times que «el trabajo muy preliminar de la FAS y las realidades de la vigilancia policial confirmaron que no era factible ni en el mejor interés de la seguridad pública» fue la razón para no presentar la moción al Consejo de Seattle para su votación, el ex teniente de alcalde Casey Sixkiller declaró lo contrario durante una demanda civil.

Testificando bajo juramento durante una declaración, el Times parafraseó a Sixkiller afirmando que la opción de transferencia sólo se cayó «después de que [BLM] decidiera que no quería la propiedad», y que «fue una coincidencia que el proyecto de resolución se compartiera la misma tarde en que se abandonó el recinto».

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!