Verdad, Inspiración, Esperanza

En China, los empleados que supuestamente infringen las normas de COVID-19 van a la cárcel

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 19 de enero de 2022
Un trabajador con mascarilla mira desde la entrada de un hospital hacia el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Wuhan. (Imagen: HECTOR RETAMAL/AFP vía Getty Images)

Desde que estalló la pandemia de COVID-19, China ha tomado medidas estrictas contra las personas que infringen las normas de contención. Recientemente, Beijing detuvo a tres personas por un periodo de hasta cuatro años después de que se descubriera que habían infringido las normas de COVID-19 que provocaron un brote viral en la ciudad portuaria de Dalian.

Los tres individuos cometieron las infracciones mientras trabajaban en una empresa de carga a mediados de noviembre de 2020. Se descubrió que no se aseguraron de que todos los empleados siguieran estas cuatro normas: llevar mascarillas, someterse a las pruebas adecuadas, estar en cuarentena si se sospechaba que estaban infectados y evitar visitar cualquier lugar público después de las horas de trabajo.

El régimen comunista afirma que estas violaciones permitieron que cuatro personas infectadas contagiaran el virus a 83 individuos. No se conoce el nombre de la empresa, pero pertenece al sector de los productos congelados. 

«El controlador de la empresa, su representante legal y un supervisor fueron condenados a penas de prisión de 39 a 57 meses la semana pasada. La empresa fue multada con 800.000 yuanes (125.500 dólares)», informó Bloomberg.

Beijing ha afirmado anteriormente que el coronavirus podría transmitirse a través de los productos congelados. Pero esta teoría fue puesta en duda por varios expertos. En una entrevista con NPR, Emanuel Goldman, microbiólogo de la Escuela de Medicina Rutgers de Nueva Jersey, dijo que las posibilidades de infectarse por un paquete congelado son tan bajas como ganar la lotería. «Y tendría que ser una de esas loterías con muy pocos ganadores… Es muy improbable que se contraiga el virus por la comida», añadió.

Muchos creen que Beijing eligió a las tres personas que infringieron las normas del COVID-19 para enviar una dura advertencia al público. A finales de diciembre, cuando la ciudad de Xi’an se enfrentó a una nueva oleada de infecciones, las autoridades advirtieron que quien saliera a las calles a bordo de un vehículo sería enviado a la cárcel. 

Más recientemente, las autoridades de Beijing han dado instrucciones a los residentes para que eviten todos los vehículos olímpicos cuando se celebren los Juegos de Invierno en febrero. Incluso si un vehículo sufriera un accidente, los residentes han recibido instrucciones de no ayudar a las víctimas. 

La China comunista no sólo encarcela a las personas que infringen sus normas autoritarias COVID-19; también encarcela a las personas que denuncian la verdad sobre el virus del régimen. En diciembre de 2020, una ex abogada de 38 años, Zhang Zhan, fue condenada a cuatro años de cárcel después de haber informado verazmente sobre el confinamiento de Wuhan al principio de la pandemia. Fue detenida por «buscar disputas y provocar problemas». Fue condenada por difundir “información falsa».

En una entrevista con The Guardian, el abogado de Zhang, Ren Quanniu, calificó su encarcelamiento de «advertencia para otros». La licencia legal de Ren fue revocada por representar a Zhang. 

«No importa si sois periodistas ciudadanos o medios de comunicación independientes, no se permite decir cosas que son llamadas «sensibles» y que no se ajustan al calibre de la propaganda. Si haces públicas estas cosas, puedes encontrarte con resultados similares a los de Zhang Zhan. Esto es una advertencia para los demás», declaró Ren.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!