Verdad, Inspiración, Esperanza

Suecia lanza una agencia para combatir la supuesta desinformación extranjera

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 13 de enero de 2022
La Agencia Sueca de Defensa Psicológica combatirá la desinformación de países como China, Rusia, Irán, etc. (Imagen: niekverlaan a través de Pixabay)

Suecia ha puesto en marcha una nueva agencia gubernamental que supuestamente tiene como objetivo combatir la desinformación extranjera. El propósito de la nueva organización, llamada Agencia de Defensa Psicológica de Suecia, es salvaguardar la sociedad «abierta y democrática» del país, la libre formación de opinión, así como proteger la independencia y la libertad de Suecia.

Coordinará y desarrollará las actividades de la agencia y de otros actores dentro de la «defensa psicológica de Suecia». Además, la agencia proporcionará apoyo a empresas, municipios, organizaciones y regiones para fortalecer la capacidad de recuperación dentro del país. La defensa psicológica reforzará la capacidad de la población sueca para identificar y resistir las campañas de desinformación e influencia, afirma la agencia.

«La defensa psicológica debe ser capaz de identificar, analizar, hacer frente y prevenir la influencia informativa indebida y otras informaciones engañosas que se dirigen a Suecia o a los intereses suecos tanto a nivel nacional como internacional. Puede tratarse de desinformación dirigida a debilitar la resistencia del país y la voluntad de la población de defenderse o a influir indebidamente en las percepciones, los comportamientos y la toma de decisiones de las personas», según el sitio web de la organización.

La nueva agencia estará dirigida por Henrik Landerholm, antiguo vicerrector de la Universidad de Defensa sueca que también ha sido embajador en los Emiratos Árabes Unidos y Letonia. Es diputado del Partido Moderado. 

Tras su nombramiento, Landerholm señaló a China, Rusia e Irán como los tres países que han difundido sistemáticamente desinformación contra Suecia. La propaganda de estas naciones tenía como objetivo sembrar la división en la sociedad sueca y socavar la confianza de los ciudadanos en las instituciones gubernamentales, declaró.

Añadió que la primera parte de la agencia consistirá en llevar a cabo un análisis de las amenazas; después, evaluará la vulnerabilidad de los suecos a diversos tipos de influencia; por último, empezará a crear resistencia en la sociedad.

La agencia tendrá 45 empleados y pretende trabajar junto con las fuerzas armadas suecas y las instituciones de la sociedad civil. Dependerá del Ministerio de Justicia. Landerholm prometió que la agencia no perjudicará los ideales de la libertad de expresión. 

«Esto no es el Ministerio de la Verdad ni un Consejo de Información del Estado como el que teníamos durante la Guerra Fría… Queremos proteger la libertad de opinión en nuestro país», dijo Landerholm.

En una entrevista con WaPo, Magnus Hjort, jefe de departamento de la agencia, admitió que «hay que ir con mucho cuidado» cuando se trata de la libertad de expresión e insistió en que Suecia nunca debe intentar limitar los derechos democráticos de su población.

Sin embargo, a los críticos les preocupa que el programa de la agencia para frenar la desinformación se utilice para censurar opiniones alternativas que no encajen en la narrativa dominante en temas tan variados como el COVID-19 o la política. 

Según Karen Douglas, profesora de psicología social de la Universidad de Kent, es menos probable que la agencia se enfrente a la resistencia del público, ya que lo más probable es que se centre en dotar a la gente de la capacidad de identificar la desinformación en lugar de bloquear directamente los sitios web o las redes sociales.

«El bloqueo de información y de fuentes concretas sólo puede ser eficaz hasta cierto punto, porque es probable que la gente y los grupos encuentren nuevas formas de compartir la desinformación. El proceso de hacer frente a la desinformación se convierte, por tanto, en una especie de juego de la lotería», dijo Douglas.

Según un informe de The Telegraph, un estudio inédito de la Agencia Sueca de Contingencias Civiles (MSB) ha revelado que hasta un 10% de la población sueca lee artículos publicados por la agencia rusa Sputnik News.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!