Verdad, Inspiración, Esperanza

Científica china se declara culpable de robar secretos comerciales de empresa farmacéutica estadounidense

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 8 de enero de 2022
Una vista general del exterior de las oficinas de GlaxoSmithKline el 7 de octubre de 2021 en el área de Brentford en Londres, Inglaterra. (Imagen: Leon Neal a través de Getty Images)

Una excientífica que solía trabajar en GlaxoSmithKline (GSK) se declaró culpable de robar secretos comerciales de la empresa. Lucy Xi, de 44 años, tenía como objetivo transferir los secretos comerciales a una empresa farmacéutica llamada Renopharma que ha recibido fondos del régimen comunista chino. 

Según un comunicado de prensa del Departamento de Justicia de EE. UU. (DoJ), Yu Xue, Tao Li y Yan Mei establecieron Renopharma para investigar y desarrollar medicamentos contra el cáncer. La empresa estaba ubicada en Nanjing, China. Todos son coacusados ​​en el caso. Al igual que Xi, las tres personas también estaban empleadas en GSK, en las instalaciones de la empresa en Upper Merion, Pensilvania.

En 2015, Lucy Xi envió un documento confidencial de GSK a Yan Mei, quien también es su esposo. El documento contenía datos comerciales secretos y otra información que proporcionaba un resumen de la investigación de la empresa sobre anticuerpos monoclonales. En un correo electrónico, Xi le dijo a su esposo que necesita «entenderlo muy bien», ya que lo ayudará en su «futuro negocio», refiriéndose a Renopharma. Este documento es la base de la petición de Xi de un solo cargo en su acusación.

Tras una investigación del FBI sobre el asunto, Tao Li y Yu Xue se declararon culpables por su papel en el crimen. Yan Mei huyó a la China comunista, fuera del alcance del Departamento de Justicia.

“Esta acusada (Xi) robó ilegalmente secretos comerciales para beneficiar a la empresa de su esposo, que fue financiada por el gobierno chino… El elemento vital de empresas como GSK es su propiedad intelectual, y cuando esa propiedad es robada y transferida a un país extranjero, amenaza miles de puestos de trabajo estadounidenses y pone en peligro los beneficios estratégicos derivados de la investigación y el desarrollo. Ese comportamiento delictivo debe ser procesado con toda la extensión de la ley”, dijo el fiscal federal Williams en un comunicado.

Jacqueline Maguire, agente especial a cargo de la división de Filadelfia del FBI, dijo que las grandes compañías farmacéuticas como GSK invierten «cantidades asombrosas de tiempo y dinero» para desarrollar nuevos medicamentos y llevarlos al mercado. Cuando alguien roba secretos comerciales de tales empresas, el delincuente amenaza tanto a «la empresa como más allá», ya que una innovación como esta «impulsa» la economía estadounidense.

“El FBI está comprometido a hacer cumplir las leyes que protegen a las empresas de la nación de este tipo de robos. No permitiremos que la investigación y el desarrollo estadounidenses sean recogidos en beneficio de otras empresas o países”, dijo Maguire.

El robo por parte de China de la propiedad intelectual y los secretos comerciales estadounidenses causa un daño masivo a la economía de Estados Unidos. Se estima que las violaciones de la propiedad intelectual por parte de la China comunista cuestan a Estados Unidos entre 225.000 y 600.000 millones de dólares anuales. Una encuesta realizada en 2019 por la CNBC descubrió que el 20 por ciento de las empresas con sede en Norteamérica informaron de que su propiedad intelectual fue robada el año anterior.

Para abordar el problema, la administración Trump celebró un acuerdo comercial de fase uno con China en enero de 2020 en el que la protección de la propiedad intelectual se convirtió en un punto de enfoque clave. En febrero de ese año, el director del FBI, Christopher Wray, reveló que su oficina había abierto 1.000 casos investigando el robo chino de tecnología estadounidense. Había advertido que Beijing buscaba robar tecnología estadounidense por «cualquier medio necesario». 

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!