Verdad, Inspiración, Esperanza

China invierte en tecnología de vanguardia para recopilar datos de redes sociales en Occidente

Fanático del anime, vería películas todo el día si fuera posible, de cualquier género. La inversión más preciada para su casa sería una sala de teatro. Si Prakash no está escribiendo, entonces seguro estaría allí.
Published: 8 de enero de 2022
Beijing está comprando tecnología cara en un intento por realizar un seguimiento de los objetivos en Occidente. (Imagen: Buffik a través de Pixabay)

El Partido Comunista chino ahora está redirigiendo una gran parte de su red interna de vigilancia de datos de Internet hacia el exterior. El régimen está recolectando datos sobre los objetivos de las redes sociales, como Facebook y Twitter. Luego, los datos se envían a la policía, las agencias gubernamentales y el ejército.

Se sabe que el gobierno chino mantiene una extensa red de agencias de vigilancia de datos, originalmente destinadas a escanear redes domésticas y recoger información considerada políticamente sensible. Una revisión exhaustiva de los contratos del gobierno chino realizada por el Washington Post reveló que se hicieron pedidos de software de alta gama diseñado para acumular datos sobre objetivos occidentales de las principales plataformas de redes sociales.

Para poner las cosas en perspectiva, uno de los programas informáticos adquiridos por el gobierno chino es una «plataforma de análisis de personal extranjero» de 300.000 dólares que extrae datos de Facebook, Twitter y YouTube para elaborar perfiles de periodistas de alto nivel y de los principales académicos de Occidente, así como de «personal clave de los círculos políticos, empresariales y mediáticos».

WaPo cree que estas operaciones de vigilancia son parte de un plan más amplio destinado a ayudar a Beijing a refinar la propaganda extranjera a través de inteligencia artificial y big data. Además, también habría una red de sistemas de alerta diseñados para informar sobre tendencias en línea que podrían socavar los intereses del gobierno chino.

La revisión de WaPo se produce durante el aumento de las tensiones entre EE. UU. y China por una serie de cuestiones. Más recientemente, a fines de diciembre del año pasado, el presidente de los Estados Unidos, Biden, firmó una prohibición oficial sobre los productos de la provincia de Xinjiang, donde se han informado violaciones generalizadas de los derechos humanos contra los musulmanes uigures. 

Biden también había anunciado su boicot diplomático de los Juegos Olímpicos de Invierno programados para celebrarse en Beijing el próximo mes como una señal de protesta contra los intentos del gobierno chino de reprimir la disidencia en Hong Kong.

El líder chino Xi Jinping supuestamente ha colocado el análisis de la opinión pública nacional en línea como una de sus principales prioridades. La política de Beijing para controlar la opinión pública se remonta a la respuesta del régimen comunista a las manifestaciones de la Plaza Tiananmen en 1989. Según una declaración proporcionada por un periódico estatal en 2014, al menos dos millones de personas se desempeñaban como analistas de opinión pública.

Según el informe de WaPo, el gobierno chino invierte en la compra y mantenimiento de cuentas de redes sociales occidentales que operarán en nombre de la policía y el departamento de propaganda. El gobierno también asume el costo de dotar de personal a estas operaciones, comprar pequeños programas automatizados y ejecutar proyectos a gran escala que cuestan cientos de miles de dólares. Las operaciones cuentan con personal las 24 horas, los 7 días de la semana.

“Tras las conversaciones comerciales entre China y EE. UU. y el incidente de los disturbios en Hong Kong, se está volviendo más claro día a día que la guerra de noticias de la opinión pública es ardua y necesaria. Estamos compitiendo con los medios de comunicación occidentales y estadounidenses, la batalla por el derecho a hablar ha comenzado”, dijo el periódico respaldado por el estado China Daily en un documento de licitación de 2020.

Según se informa, la plataforma de análisis de personal extranjero recopilará datos automáticamente y los almacenará en tiempo real en servidores chinos para que los funcionarios designados los revisen. Por cierto, tanto Twitter como Facebook no permiten este tipo de recopilación de datos sin autorización previa.

En respuesta a la reseña del Washington Post, Mareike Ohlberg, investigadora principal del German Marshall Fund, dijo: «Ahora están reorientando parte de ese esfuerzo hacia el exterior, y creo que eso es francamente aterrador, viendo el gran número y la gran escala que esto ha tomado dentro de China. Realmente muestra que ahora sienten que es su responsabilidad defender a China en el exterior y luchar en la guerra de la opinión pública en el exterior».

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!