Verdad, Inspiración, Esperanza

Beijing ordena a Evergrande la demolición de 39 edificios, la empresa sigue en apuros

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 5 de enero de 2022
Un hombre pasa por delante de un edificio residencial construido por Evergrande. (Imagen: HECTOR RETAMAL/AFP vía Getty Images)

Evergrande es una de las mayores empresas del mundo que se ahoga financieramente, acumulando más de 300.000 millones de dólares de deuda. Con dificultades para pagar sus obligaciones, la empresa inmobiliaria ha retrasado el pago de algunas de sus obligaciones. El régimen comunista chino ha llegado a pedir al promotor que derribe 39 edificios en construcción en Hainan.

Los edificios llevan ocho años en construcción y se extienden por 435.000 metros cuadrados. Anteriormente, la empresa había detenido varios de sus proyectos por falta de liquidez. Evergrande ha reanudado las obras en la mayoría de estos proyectos y ha anunciado recientemente que entregará miles de unidades en enero para saldar algunas de sus deudas. 

La orden del gobierno de demoler los edificios añade presión al gigante inmobiliario. La orden se emitió cuando los funcionarios acusaron a Evergrande de construcción ilegal.

El 3 de enero, Evergrande suspendió sus actividades de negociación en la bolsa de Hong Kong debido a la «información privilegiada» pendiente. El 4 de enero, las acciones de la empresa volvieron a cotizar en la bolsa. 

El promotor confirmó que había recibido la orden de destruir 39 edificios en Hainan. Afirmó que la decisión sólo afectará a una única parcela que se está desarrollando. 

«La empresa se comunicará activamente con la autoridad de acuerdo con las indicaciones de la carta de decisión y resolverá la cuestión de forma adecuada», decía el comunicado de Evergrande.

Bajo una importante presión financiera, Evergrande recortó sus pagos a los inversores de sus productos de gestión de patrimonio. Independientemente de los vencimientos, todos los inversores recibirán ahora 8.000 yuanes (1.257 dólares) al mes durante un periodo de tres meses como pago principal. La decisión es un indicador de la profundidad de la restricción de liquidez a la que se enfrenta la empresa.

«El mercado está pendiente de los avances en la enajenación de activos de Evergrande para pagar su deuda, pero el proceso llevará tiempo… Y la orden de demolición en Hainan perjudicará la poca confianza de los compradores de viviendas que queda en la empresa», declaró a The Epoch Times Conita Hung, directora de estrategia de inversiones de Tiger Faith Asset Management.

Muchos expertos comparan la crisis de Evergrande con la de Lehman Brothers. Al igual que la declaración de quiebra de Lehman Brothers desempeñó un papel importante en el empuje de Estados Unidos hacia la crisis financiera de 2007, algunos creen que el colapso de Evergrande bajo el peso de su deuda también desencadenará una crisis económica en la China comunista. 

Sin embargo, Vinesh Motwani, de Silk Road Research, señala una importante diferencia entre el suceso de Lehman y lo que está ocurriendo con Evergrande. 

«La mayor diferencia entre ambos es que Evergrande fue un choque de trenes que todo el mundo vio venir… Cuando se anunció la política de las ‘tres líneas rojas’ hace más de un año, estaba claro que Evergrande era uno de los peores infractores, así que la reacción en China fue ‘esto se veía venir desde hace tiempo'», dijo Motwani a la BBC

La advertencia sobre Evergrande lleva circulando «mucho tiempo». Los tenedores de bonos no deberían sorprenderse si la empresa termina incumpliendo, añadió.

Datos recientes de Evergrande muestran que las ventas de propiedades contratadas por la empresa cayeron un 38,7 por ciento en 2021. En los últimos 250 días, las acciones de Evergrande han bajado más del 88 por ciento.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!