Verdad, Inspiración, Esperanza

El acaparamiento de alimentos de Beijing conduce a fluctuaciones de precios a nivel mundial

Fanático del anime, vería películas todo el día si fuera posible, de cualquier género. La inversión más preciada para su casa sería una sala de teatro. Si Prakash no está escribiendo, entonces seguro estaría allí.
Published: 30 de diciembre de 2021
China está acaparando cereales. (Imagen: suraj a través de Pixabay)

Según se informa, China tiene una reserva de maíz y otros granos que representan más de la mitad del rendimiento mundial. Esto ha provocado fluctuaciones en los precios de los alimentos en todo el mundo, lo que ha llevado a los países a la escasez.

Según los datos del Departamento de Agricultura de EE. UU., se proyecta que China tendrá el 60 por ciento de las reservas mundiales de arroz, el 69 por ciento del maíz y el 51 por ciento del trigo para la primera mitad de la campaña agrícola de 2022.

Los precios del trigo y el maíz han aumentado considerablemente en China. Esto ha planteado dudas sobre la seguridad del suministro de alimentos de China. El país sigue dependiendo en gran medida de las importaciones de cereales y todavía se está recuperando de las interrupciones en los procesos agrícolas debido a los desastres naturales. El volumen de compra de China de las cosechas de trigo de verano, que es el grano más utilizado en los hogares chinos, también ha disminuido.

Según la Administración Nacional de Reservas Estratégicas y de Alimentos de China, el sistema estatal de reservas de cereales del país compró 41 millones de toneladas de trigo fresco del 1 de junio al 31 de julio, una disminución del 17,2 por ciento con respecto al año pasado.

Qin Yuyun, quien está a cargo de las reservas de granos en la Administración Nacional de Reservas Estratégicas y de Alimentos, ha negado rotundamente que China se enfrente a una escasez interna de trigo. 

“Nuestras existencias de trigo pueden satisfacer la demanda durante un año y medio. No hay problema alguno con el suministro de alimentos”, dijo.

Durante los últimos cinco años, las importaciones chinas de soja, trigo y maíz se multiplicaron por 12; se observó un aumento de cinco veces en las importaciones de carne de res, cerdo, lácteos y frutas.

Cada vez más chinos están renunciando a la agricultura como profesión. La creciente toxicidad del suelo, los bajos rendimientos y la disminución de los rendimientos de los cultivos son factores que han contribuido a que la agricultura no sea viable para muchas personas. 

En consecuencia, la población de las zonas rurales de China comenzó a migrar a las zonas urbanas en busca de una mejor calidad de vida. La producción de trigo y otros cereales, así como el volumen de tierra que se utiliza para la agricultura, se ha reducido drásticamente desde 2015.

Actualmente, China no puede satisfacer la demanda de sus ciudadanos de productos alimenticios de alta calidad produciéndolos solo en el país. Para resolver este problema y, al menos temporalmente, evitar una crisis alimentaria, el país no tiene otra opción que importar grandes volúmenes de cereales alimentarios y acapararlos. La estrategia del régimen comunista ha llevado a que los precios mundiales de los alimentos se disparen.

Los chinos ahora están luchando con el aumento de los precios de las verduras. Los precios de las espinacas, el brócoli y los pepinos se han duplicado desde principios de octubre. Es más barato comprar carne de cerdo que verduras.

El objetivo de Beijing de lograr la autosuficiencia en la producción de carne y productos cárnicos de calidad es también otro factor detrás del almacenamiento de granos alimenticios. 

Según un anuncio realizado por el Ministerio de Agricultura como parte de sus objetivos de seguridad alimentaria, China apunta a producir pronto el 85 por ciento de su demanda de carne de res y de cordero, el 95 por ciento de la carne de cerdo y el 70 por ciento de los lácteos.

«Es probable que las importaciones de cereales forrajeros sigan siendo elevadas en el futuro previsible a medida que China comience a priorizar la producción nacional de carne y lácteos», dijo a Bloomberg Darin Friedrichs, cofundador del proveedor de servicios de información agrícola con sede en China.