Verdad, Inspiración, Esperanza

Intel pide disculpas a sus ‘respetados clientes chinos’ por su decisión de evitar productos de Xinjiang

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 28 de diciembre de 2021
Pie de foto: PARÍS, FRANCIA - OCT. 29: El logotipo del fabricante estadounidense de semiconductores Intel se muestra durante la 'Semana de los Juegos de París' el 29 de octubre de 2019 en París, Francia. Intel enfrenta críticas en China por pedir a los proveedores que eviten los productos de Xinjiang. (Imagen: Chesnot/Getty Images)

Intel ha pedido recientemente a algunos de sus proveedores en China que no adquieran productos o servicios procedentes de Xinjiang, la región del noroeste del país en la que más de un millón de miembros de la minoría uigur han sido enviados a campos de detención. El gigante tecnológico también pidió a los proveedores que se aseguraran de que no había mano de obra de Xinjiang en la fabricación de ningún artículo. Los requisitos de Intel provocaron rápidamente una reacción a gran escala en China, con el gobierno, los medios de comunicación, las celebridades y los internautas criticando la decisión de la empresa.

Como resultado, Intel emitió una disculpa el 23 de diciembre a través de la plataforma nacional Weibo, similar a Twitter. «Pedimos disculpas por las molestias causadas a nuestros respetados clientes chinos, a nuestros socios y al público… Intel se compromete a convertirse en un socio tecnológico de confianza y a acelerar el desarrollo conjunto con China», dijo Intel en un comunicado. 

La empresa insistió en que la controvertida instrucción a los proveedores se emitió en un intento de cumplir con la ley estadounidense y no refleja la posición oficial de la empresa.

La ley estadounidense a la que se refiere Intel en su disculpa es la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso de los Uigures, que el Senado aprobó el 16 de diciembre. La legislación crea básicamente una «presunción refutable» de que todos los bienes procedentes de Xinjiang han sido producidos utilizando trabajo forzado y, por tanto, prohíbe las importaciones de la región. 

Sólo cuando Washington determine que hay pruebas «claras y convincentes» de que no hay trabajo forzado en la producción de los bienes, el gobierno permitirá la entrada de importaciones al país. Se espera que la ley sea promulgada por el presidente Joe Biden.

Cuando la noticia de las instrucciones de Intel a los proveedores se difundió por Internet, generó respuestas acaloradas de muchos internautas que interpretaron la acción como una difamación. Un internauta pidió una disculpa a la empresa, acusando a Intel de comer «arroz chino y luego romper la olla de China». El hashtag #InteltoBanXinjiangProducts generó 200 millones de comentarios y 300 millones de visualizaciones en sólo 24 horas. 

Un popular cantante que ejercía de embajador de marca de Intel cortó sus lazos con la empresa, afirmando que «los intereses nacionales lo superan todo”. El periódico estatal Global Times calificó la instrucción de Intel de «arrogante y despiadada».

Al ver que el sentimiento público en China se volvía contra la empresa, Intel emitió rápidamente una disculpa para controlar una posible crisis de reputación. China es un mercado importante para Intel, que se sitúa constantemente como el principal generador de ingresos desde 2015. El año pasado, alrededor del 20% de los ingresos totales de Intel procedieron de China, con Estados Unidos en tercer lugar. 

En una conferencia de prensa el 23 de diciembre, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Popular China (RPC), Zhao Lijian, reconoció las disculpas de Intel y aprovechó la situación para desestimar los informes sobre abusos de los derechos humanos en Xinjiang.

«Tomamos nota de la declaración y esperamos que la empresa correspondiente pueda respetar los hechos y distinguir lo correcto de lo incorrecto. Hemos insistido muchas veces en que las acusaciones sobre los trabajos forzados en Xinjiang son mentiras urdidas por las fuerzas antichinas de Estados Unidos con el propósito de empañar la imagen de China, socavar la estabilidad en Xinjiang y frenar el desarrollo de China», dijo Lijian. Si alguna empresa decide no utilizar productos fabricados en Xinjiang, «ellos se lo pierden», añadió.

La Casa Blanca reaccionó al incidente sin nombrar a Intel. En una rueda de prensa celebrada el 23 de diciembre, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, declaró que el sector privado «debe oponerse» al intento de China de «militarizar» sus mercados para sofocar cualquier apoyo a los derechos humanos. 

“Las empresas estadounidenses nunca deben sentir la necesidad de disculparse si se oponen a la represión o defienden los derechos humanos», declaró la secretaria de prensa.

«La realidad es que las empresas que no abordan el trabajo forzoso y otros abusos de los derechos humanos en sus cadenas de suministro se enfrentan a un grave riesgo legal, de reputación y de clientes, no sólo en Estados Unidos, sino en Europa y otras regiones del mundo», dijo Psaki.