Verdad, Inspiración, Esperanza

Brote de peste en el norte de China: la gente sufre fiebres hemorrágicas virales

Lucy Crawford, nacida y criada en China, vive en Canadá desde hace más de 20 años. Lucy siente una gran simpatía por los chinos y el sufrimiento humano en general. Con una maestría en educación y habiendo trabajado en varias profesiones, ahora traduce y escribe sobre historias situadas en la China antigua y moderna. Vive en Calgary con su esposo y cuatro hijos.
Published: 21 de diciembre de 2021
Un reciente brote de "fiebre hemorrágica" en China. Se cree que los roedores son la principal fuente de infección. (Fuente de la imagen: captura de pantalla del vídeo)

China se enfrenta a un fin de año alarmante. Un reciente brote de fiebre hemorrágica ha surgido en el norte de China, mientras que los casos de COVID-19 siguen extendiéndose por todo el país. Se han registrado varios casos de fiebre hemorrágica, e incluso muertes, en la ciudad noroccidental china de Xi’an. Las autoridades mantienen el silencio, pero la gente sospecha que la enfermedad está directamente relacionada con una infestación rampante de roedores.

Xi’an News informó que los hospitales de Xi’an han informado de numerosos casos de fiebre hemorrágica desde el comienzo del invierno de este año. Los expertos señalaron que la fiebre hemorrágica es una enfermedad infecciosa común en el norte de China, que suele alcanzar su punto álgido en octubre de cada año.

Es una enfermedad transmitida principalmente por roedores, el ratón de campo rayado (Apodemus agrarius) y la rata noruega (Rattus norvegicus). Quienes son mordidos o entran en contacto con la sangre o los excrementos de roedores portadores del virus pueden infectarse, y los casos graves pueden provocar la muerte.

Como los primeros síntomas de la fiebre hemorrágica son similares a los de la gripe común, muchos pacientes pueden confundirla con un resfriado común. Por ello, los expertos del Centro de Control de Enfermedades de Xi’an advirtieron que la fiebre hemorrágica es una enfermedad de inicio y evolución rápidos que puede ser mortal, e instaron a las personas con fiebre y otros síntomas a buscar atención médica.

Aunque los funcionarios advirtieron específicamente a la gente sobre la fiebre hemorrágica, no revelaron ningún detalle de los pacientes.

Las noticias sobre la fiebre hemorrágica se sucedieron en muchos grupos de redes sociales en WeChat y QQ en China.

“¡Atención! Un brote de fiebre hemorrágica ha estado circulando por Internet en Xi’an, con vídeos que muestran un vecindario rodeado por soldados. Se dice que se han producido muertes», dice el tuit. 

Según un chat en línea, un trabajador sanitario local reveló que la unidad de enfermedades infecciosas de su hospital está llena de pacientes y que todos los hospitales designados para la fiebre hemorrágica en Xi’an están llenos, y algunos incluso se han visto obligados a cerrar.

Las fuentes también revelaron que el brote era especialmente grave en el distrito de Chang’an, donde han muerto muchas personas y algunas escuelas se han visto obligadas a suspender las clases por los contagios de los alumnos.

«Mi opinión personal es que la fiebre hemorrágica no puede ser tan transmisible. Me temo que ha surgido una nueva variante del virus de Wuhan y, tras infectarse, la enfermedad se asemeja a la fiebre hemorrágica», expresa el tuit.

Hasta las 2 de la madrugada del 20 de diciembre, el tema de los «múltiples casos de fiebre hemorrágica en Xi’an» en Weibo ha atraído a 280 millones de personas y 4.483 discusiones.

Los funcionarios han enfatizado repetidamente que la fiebre hemorrágica y la peste no están estrechamente relacionadas. 

Sin embargo, en 2019, hubo un grave brote de peste en Beijing, lo que provocó la promulgación de una política de restricción de viajes para evitar que las personas de las zonas infectadas entraran en Beijing. 

Cabe mencionar que la situación de la peste era grave en ese momento, pero nunca se informó ampliamente sobre ella. Según el personal del entonces denominado Hospital de Xuanwu en China, «los pacientes comunes (pobres e impotentes) de la peste fueron enviados al hospital por el Partido Comunista Chino sólo para su aislamiento sin ningún tratamiento de recuperación, y los muertos fueron enviados para su incineración directa». Este método es similar al tratamiento del SARS en 2002. «El gobierno sólo hizo una cuarentena estricta y no hizo ningún tratamiento. La gente tuvo que arreglárselas como podía».

«En Xi’an, en la provincia de Shaanxi, el brote se controló a gran escala, con muchas zonas cerradas y la gente haciendo fila en mitad de la noche para realizar pruebas de ácido nucleico. Mientras tanto, se sospecha de un brote de fiebre hemorrágica en el condado de Chang’an, Xi’an, Shaanxi», dice el tuit.

No se puede saber la gravedad de la situación de la fiebre hemorrágica en Xi’an, pero el brote local de COVID-19 sigue siendo agresivo, causando un gran impacto en la población local. 

El 18 de diciembre, las autoridades de Shaanxi dijeron en una conferencia de prensa que había 10 nuevos casos locales confirmados y tres casos asintomáticos en Xi’an. La provincia ha informado de 27 casos de la infección local desde el 9 de diciembre, y el curso exacto de la transmisión no está claro. La situación en Xi’an es grave y compleja, y se han iniciado las pruebas de ácido nucleico a toda la población.

Aunque el gobierno chino se niega a reconocer la gravedad de la situación, la realidad ha sido brutal, ya que siguen apareciendo y propagándose diferentes tipos de plagas por China.