Verdad, Inspiración, Esperanza

La clave para el éxito de una relación matrimonial se basa en la armonía entre el yin y el yang

Leo Timm es un escritor y traductor que se centra en la política, la sociedad y las relaciones internacionales de China. Sígalo en Twitter en @soil_and_grain.
Published: 20 de diciembre de 2021
La relación entre marido y mujer en la cultura tradicional china se basa en la armonía entre el yin y el yang. (Imagen: Adobe Stock)

Un antiguo dicho chino muy denostado, nan zun nü bei (男尊女卑), suele interpretarse como «hombre superior, mujer inferior». Sin embargo, el lenguaje y la interpretación chinos modernos han ofuscado el significado de las palabras, causando confusión sobre cómo la cultura china tradicional veía la relación entre hombres y mujeres.

A primera vista, el carácter zun (尊) significa respeto o exaltación, mientras que bei (卑) implica bajeza y humildad. Dada la forma en que se utilizan los dos caracteres para formar palabras en el chino moderno, esto ha hecho que el antiguo dicho parezca un desprecio hacia las mujeres.

Especialmente en la China actual, que sufrió cambios radicales durante y después de la revolución comunista, las auténticas connotaciones y la sabiduría que hay detrás del modismo se han malinterpretado aún más.

El verdadero significado de una frase ‘sexista’

La relación entre marido y mujer en la cultura tradicional china se basa en la armonía entre el yin y el yang, donde el yang representa lo que es brillante o explícito, mientras que el yin encarna lo que está oculto o implícito. El yin y el yang pueden considerarse el concepto filosófico básico de gran parte de la cultura china, como el Taiji, el Libro de los Cambios (el Yi Jing o I-Ching) y los métodos utilizados en la medicina tradicional china o el feng shui.

Según el principio del yin y el yang, la masculinidad encarna la fuerza del yang, que está templada y equilibrada por la naturaleza del yin en la feminidad. Sin la misma importancia entre los opuestos, se perdería la armonía.

Diagrama de los hexagramas del I Ching (Yi Jing) del matemático y filósofo alemán Gottfried Wilhelm Leibniz. La cuadrícula del centro presenta los hexagramas en la secuencia Fuxi o binaria, que se lee de forma transversal y descendente. El mismo orden se utiliza en el exterior, leyendo hacia arriba desde la parte inferior alrededor de la derecha, y luego hacia arriba de nuevo a la izquierda hasta la parte superior. (Imagen: dominio público de Wikimedia Commons)

Por lo tanto, aunque en general no se esperaba que las mujeres se centraran en competir con los hombres en la vida pública o en el trabajo, las normas de género tradicionales chinas consideraban a las mujeres como complementarias, no inferiores, a los hombres.

A pesar de sus significados modernos, los dos caracteres zun y bei tienen su origen en el Libro de los Cambios, donde describían el equilibrio entre el yin y el yang. Debido a los contrastes entre lo masculino y lo femenino, generalmente son adecuados para diferentes roles en la familia y la sociedad. Cuando los hombres y las mujeres se atengan a sus predisposiciones naturales, la humanidad prosperará.

La frase nan zun nü bei – «los hombres respetuosos y las mujeres humildes»- significa de hecho la armonía complementaria entre los sexos, no la degradación de las mujeres ante los hombres.

Zun y bei se refieren a una polaridad: el Cielo arriba y la Tierra abajo. El Libro de los Cambios afirma: «Como el cielo de arriba es digno y la tierra de abajo es humilde, las posiciones del Cielo y la Tierra, qian y kun (乾坤), están así determinadas. En la posición de lo bajo y lo alto, los humildes y los dignos tienen cada uno su propio lugar…. Los hombres heredan el camino del qian [Cielo] y las mujeres llevan el camino del kun [Tierra]».

Armonía en equilibrio

Según el Libro de los Cambios y otras obras de la filosofía taoísta china, la humanidad sigue los patrones del Cielo y la Tierra para prosperar; desviarse del camino natural trae consigo la miseria y el desastre.

Confucio hablaba del jun zi (君子) o «caballero» que alcanzaba un alto nivel de refinamiento moral. Según el Libro de los Cambios, «los cielos están en incesante movimiento; los jun zi se esfuerzan constantemente». «La naturaleza de la tierra es generosa y tolerante; el jun zi lo soporta todo con virtud». Las mujeres, asimismo, aspiran al ideal moral de la shu nü (淑女): una mujer digna, modesta, respetuosa y perseverante.

Así lo ejemplificaron las tres reinas Tai Jiang, Tai Ren y Tai Si, esposas de tres reyes sucesivos hace 3.000 años. Las «tres Tais» ayudaron a sus virtuosos maridos a establecer los cimientos de la dinastía Zhou, que duró 800 años (1046 – 256 a.C.).

La dinastía Zhou duró 800 años, más que ninguna otra en la historia de China. En ella se desarrolló la filosofía moral que hoy conocemos como confucianismo. (Imagen: pixabay / CC0 1.0)

Tai Si, descrita en el Clásico de la Poesía como un arquetipo de shu nü y un buen partido para su marido, el rey Wen de Zhou, se ocupó de la crianza de los diez príncipes de la pareja real y de la gestión del harén.

Según los Registros de Mujeres Ejemplares (列女傳), esto permitió al rey centrarse en su gobierno y civilizar el país. Tai Si es honrada como wen mu (文母), la «madre culta», y se dice de la pareja real que «el rey Wen gobernaba el exterior mientras Wen Mu gobernaba el interior».

Cuando los hombres son rectos y nobles y las mujeres son humildes y tolerantes, la familia será naturalmente armoniosa. Una sociedad que funciona según este principio respetará y valorará a las mujeres.

La sabiduría tradicional es descartada

Antes y después de llegar al poder, los comunistas chinos abogaron por la «liberación» de la mujer. Mao Zedong, fundador de la China comunista, proclamó que «las mujeres sostienen la mitad del cielo».

Aunque a menudo se considera una declaración de apoyo a los derechos de la mujer y a la igualdad, esta actitud pretendía de hecho borrar las diferencias, y por tanto el equilibrio, entre hombres y mujeres. Durante la Revolución Cultural y otras campañas comunistas, las mujeres chinas eran rechazadas o castigadas por vestirse a la moda; los modelos femeninos representados en el arte «revolucionario» eran groseros y burdos.

El daño de este adoctrinamiento es profundo. El Partido Comunista Chino, lejos de «liberar» a las mujeres, sustituyó las virtudes familiares tradicionales por una cultura de lucha, enfrentando a hombres y mujeres y sumiendo a la sociedad en el caos. Muchas personas que crecieron durante la Revolución Cultural se acostumbraron a un comportamiento grosero e incivilizado, completamente opuesto a los valores de la antigua civilización china.

La política de un solo hijo del PCCh, responsable de impedir unos 400 millones de nacimientos, empeoró aún más la tendencia. Millones de niños y niñas acabaron siendo criados como «pequeños emperadores» o «princesas» mimados por sus mayores, con poco cuidado en su educación moral.

En la China actual, el divorcio y la infidelidad están muy extendidos: se calcula que el país tiene entre 20 y 30 millones de trabajadoras sexuales. Los altos funcionarios son conocidos por sus numerosas amantes y sus estilos de vida libertinos. Los matrimonios y los hijos se están volviendo cada vez menos comunes, con escasas perspectivas para el futuro demográfico de China.