Verdad, Inspiración, Esperanza

#OlympicPrisoner: la campaña estadounidense para liberar presos políticos que provoca la ira de Beijing

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 8 de diciembre de 2021
La CECC expondrá las atrocidades chinas durante los 60 días previos a los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing. (Imagen: DavidRockDesign a través de Pixabay)

La Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China (CECC) fue creada por el Congreso de los Estados Unidos en octubre de 2020 con el objetivo de monitorear el estado de derecho y el estado de los derechos humanos en la China comunista. Tiene la tarea de presentar un informe anual al Congreso y al presidente. Una de sus últimas iniciativas ha provocado la ira de Beijing.

En un video subido a YouTube el 2 de diciembre, los copresidentes de la CECC, Jeff Merkley y Jim McGovern, anunciaron una campaña en la que destacarán a un prisionero político retenido por la China comunista todos los días durante los próximos 60 días hasta que comiencen los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en febrero. La CECC ha pedido al Comité Olímpico Internacional (COI) en varias ocasiones que evite otorgar a la China comunista el derecho a albergar los Juegos. Sin embargo, el COI ignoró las solicitudes.

“Creemos que es un error que el COI celebre estos Juegos en China en un momento en que el gobierno chino continúa cometiendo genocidio, despoja de la autonomía de Hong Kong, exprime a periodistas, librepensadores y la sociedad civil en toda China continental e intimida a sus críticos a nivel mundial… Los anfitriones chinos montarán un espectáculo diseñado para distraer y encubrir el sufrimiento humano que inflige el gobierno. El gobierno chino ha manchado los Juegos Olímpicos. Es esencial que recordemos que detrás de la fachada brillante hay seres humanos”, dice McGovern en el video.

La CECC inició su campaña #OlympicPrisoner que detalla la atrocidad cometida contra el ciudadano chino Huang Qi. Como periodista ciudadano, fue sentenciado a 12 años de prisión por operar un sitio web que documentaba graves violaciones de derechos humanos del régimen comunista. 

Huang fue sentenciado en 2019 bajo cargos de filtrar secretos de estado a extranjeros. Según Christophe Deloire, secretario general de Reporteros sin Fronteras, la sentencia equivale a una pena de muerte ya que su salud se ha deteriorado debido a una década pasada en un duro confinamiento.

Otro preso político destacado por la CECC es la periodista ciudadana Zhang Zhan. Ella “fue arrestada para silenciar su trabajo exponiendo la transmisión de #COVID19 en #Wuhan y ahora enfrenta una grave crisis médica por una huelga de hambre que comenzó mientras estaba detenida. Debería ser liberada de inmediato”, decía un tuit del 3 de diciembre.

La campaña #OlympicPrisoner se produce en medio del anuncio oficial del presidente Biden del boicot diplomático a los Juegos. 

Un boicot diplomático simplemente significa que los funcionarios estadounidenses no estarán presentes en los Juegos. Sin embargo, los atletas estadounidenses continuarán participando en varias competiciones. Como era de esperarse, Beijing no lo tomó muy bien y amenazó con «contramedidas resueltas».

«Estados Unidos debería dejar de politizar los deportes y promocionar el llamado ‘boicot diplomático’ para no afectar el diálogo y la cooperación entre China y Estados Unidos en áreas importantes», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, en una conferencia de prensa. Añadió que el boicot es un movimiento «sensacionalista y políticamente manipulador» de los políticos estadounidenses y que es una «mancha en el espíritu de la carta olímpica».

La última vez que Washington boicoteó por completo los Juegos Olímpicos fue en 1980, cuando se llevaron a cabo los Juegos de Verano en Moscú. El presidente Jimmy Carter quiso dar a conocer el descontento de Estados Unidos con respecto a la presencia de la Unión Soviética en Afganistán. 

En una entrevista con el NY Times, Frederic Megret, codirector del Centro de Derechos Humanos y Pluralismo Jurídico de la Universidad McGill, declaró que el boicot no tuvo mucho efecto en la Unión Soviética e incluso se consideró una «victoria propagandística» para los soviéticos.

Con respecto al boicot a los próximos Juegos Olímpicos de Beijing, Megret dijo: «Lo queramos o no, los Juegos Olímpicos de Beijing se van a celebrar… La cuestión es: ¿Quieres darle al gobierno chino oportunidades para la foto?».

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!