Verdad, Inspiración, Esperanza

Las trampas de deuda funcionan: cómo Uganda dio a China el control de su mayor aeropuerto

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 30 de noviembre de 2021
El presidente ugandés, Yoweri Museveni y el tercer viceprimer ministro chino, Wang Yang visitan la estación de peaje de Mpala durante la ceremonia de inauguración de la autopista de 51 kilómetros financiada por China, que une la capital y el aeropuerto internacional de Entebbe, el 15 de junio de 2018. Uganda cedió una considerable soberanía sobre sus operaciones de tráfico aéreo al Partido Comunista chino a cambio de 200 millones de dólares en préstamos. (Imagen: SUMY SADURNI/AFP vía Getty Images)

El Partido Comunista chino (PCCh) está a punto de tomar el control del único aeropuerto internacional de Uganda el año que viene, después de que el Gobierno de Uganda firmara en 2015 un acuerdo de trampa de deuda en el que se pedían préstamos millonarios al Banco de Exportación e Importación de China (Exim Bank) a cambio de la supervisión administrativa y financiera de Beijing sobre las operaciones de tráfico aéreo del país.

El 25 de noviembre, la edición ugandesa de Monitor tituló Uganda Surrenders Airport for China Cash (Uganda cede el aeropuerto a cambio de dinero chino) y explicó las cláusulas de un préstamo de 200 millones de dólares de marzo de 2015 entre el Exim Bank y la Autoridad de Aviación Civil de Uganda (UCAA), que supuestamente se utilizaría para mejorar el aeropuerto internacional de Entebbe.

Las condiciones financieras del préstamo eran un tipo de interés del dos por ciento «en el momento del desembolso, con un período de vencimiento de 20 años, incluido un período de gracia de siete años», lo que significa que el período de gracia transcurre en pocos meses.

ARTÍCULO RELACIONADO:

Manifestantes incendian las Islas Salomón por los vínculos del gobierno federal con Beijing: Informes

El Exim Bank es una pieza notable de la infraestructura financiera del PCCh, ya que proporciona préstamos que permiten a las empresas de piedra angular del Partido, como la notoria Huawei, expandirse por todo el mundo en desarrollo. El Exim también iba a financiar el 85% de un proyecto ferroviario de 14.000 millones de dólares en Malasia en 2018.

El medio afirma que la UCAA ha «señalado hasta 13 cláusulas del acuerdo» que la Autoridad considera «injustas y que erosionan la soberanía de Uganda».

Una de las condiciones más destacadas del contrato, según las «investigaciones de Monitor a lo largo de varios meses», es la exigencia de que la UCAA «establezca una cuenta de depósito en garantía para guardar todos los ingresos de la Autoridad».

«El acuerdo establece que la UCAA no puede utilizar nada del dinero acumulado para cualquier gasto sin la aprobación de Beijing», añade el artículo.

Según Monitor, otra cláusula grave del acuerdo es que la UCAA también debe entregar sus presupuestos anuales y mensuales, además de los «planes maestros y estratégicos» al Exim Bank para que los apruebe Beijing. 

En el contrato, la UCAA también concedió al Exim Bank el derecho a revisar su «libro de cuentas» y el del Gobierno.

Además, Monitor afirma que, aunque el contrato se regirá por la legislación ugandesa, el acuerdo exige que todas las disputas se traten en la Comisión de Arbitraje Económico y Comercial Internacional de China en Beijing.

En otra sección de los acuerdos, Uganda «renuncia irrevocablemente a cualquier inmunidad por motivos de inmunidad soberana o de otro tipo».

Desde que se firmó el contrato, el Gobierno de Uganda se ha visto en apuros. El artículo dice que en 2019, la administración desplegó “una delegación de 11 miembros a Beijing para suplicar al Exim Bank que renegociara las cláusulas”.

Por desgracia para Uganda, el Partido, consciente de que tenía una posición de poder importante en las negociaciones, se negó a ceder. En su lugar, «los prestamistas aconsejaron [a la delegación] que aceptara «consultas amistosas» de vez en cuando, para garantizar la ejecución sin problemas del proyecto de ampliación del aeropuerto. También acordaron mantener la confidencialidad de los detalles de la reunión», dice el artículo.

El medio señala que la delegación fue enviada después de que Exim «suspendiera la financiación, citando la violación del acuerdo de préstamo después de que UCAA no aplicara algunas de las cláusulas, que no eran favorables a Uganda».

«Para cuando los chinos aceptaron reanudar la financiación, el proyecto había perdido 361 días y el país estaba confinado», añade.

Monitor señaló que el ministro de Finanzas, Matia Kasaija, aseguró a los periodistas, antes de una reunión del 28 de octubre en una comisión parlamentaria, que «el gobierno central intervendrá» si la UCAA no puede pagar sus deudas al PCCh. 

Kasaija también dijo a los diputados durante la reunión que la firma de un voto con el Partido Comunista era la «mejor alternativa posible» en ese momento, por lo que «se lanzaron a ello».

En abril de 2015, tras la firma de los acuerdos, el órgano de propaganda del PCCh, China Daily, publicó un artículo titulado Los nuevos acuerdos dan impulso a Uganda, en el que se parafraseaba al presidente Yoweri Museveni calificando al Partido de «amigo leal de África», al tiempo que pedía transferencias financieras adicionales para «ferrocarriles de ancho estándar y desarrollo hidroeléctrico» y «cooperación bilateral en petróleo, recursos minerales, turismo y parques industriales”.

Monitor dijo que su investigación descubrió que el Comité de Economía Nacional de Uganda «examinó esta solicitud de préstamo en particular, pero no detectó los problemas en el acuerdo de préstamo».

También señaló que el Ministro de Finanzas presentó originalmente una moción para pedir un préstamo de 325 millones de dólares al Exim Bank, pero se descubrió que a 125 millones de dólares «les faltaban documentos», lo que dio lugar al préstamo final de 200 millones de dólares.

No fue el único acuerdo trampa de la deuda en el que se metió el país. A finales de marzo de 2015, Monitor publicó un artículo sobre otro acuerdo que Museveni firmó entre la empresa china Habour Engineering Company y el gobierno para construir una línea ferroviaria. 

Museveni se encontraba en China en ese momento, estrechando la mano de los líderes del Partido Comunista, y “había viajado en un tren de alta velocidad desde Tianjin a Beijing, a 122kms de distancia», según el artículo.

«El Sr. Museveni culpó de la lentitud del desarrollo en Uganda a la indisciplina de los burócratas del gobierno, antes de extender una invitación a los chinos diciendo ‘queremos que vengan a despertar a esta gente con ejemplos’».

Según informó el 27 de noviembre el Nile Post de Uganda, la UCAA negó que estuviera en peligro de incumplir el préstamo o de ceder su aeropuerto a China. 

Sin embargo, en un comunicado, la UCAA afirmó que «goza de la libertad de gastar lo que se recauda», y desmintió la frase con la afirmación «(según el presupuesto)», de este modo omitiendo que tiene que ser aprobada por los supervisores del Exim Bank en Beijing.

«El seguimiento de la cuenta por parte del prestamista es sólo similar a lo que ocurre cuando se obtiene un préstamo salarial o cualquier otro préstamo y el banco solicita que el salario se canalice a través de su banco. No significa que el banco prestamista se haga cargo de su salario», declaró la UCAA.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!