Verdad, Inspiración, Esperanza

La OMS impulsa un acuerdo ‘legalmente vinculante’ para implementar medidas pandémicas ‘para toda la sociedad’

Neil vive en Canadá y escribe sobre sociedad y política.
Published: 30 de noviembre de 2021
El Director General de la OMS, Tedros Ghebreyesus, llega el primer día de la cumbre del G20 en Roma el 30 de octubre de 2021. La Organización está presionando para que los estados miembros establezcan un acuerdo legalmente vinculante para implementar medidas pandémicas de “toda la sociedad”. (Imagen: Antonio Masiello / Getty Images)

La Organización Mundial de la Salud (OMS), amiga del Partido Comunista chino, convocó una Sesión Especial de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) el 29 de noviembre, solo la segunda en su historia, con el propósito expreso de negociar un acuerdo legalmente vinculante entre los estados miembros para Implementar un enfoque de todo el gobierno y de toda la sociedad para las medidas pandémicas. 

El sitio web de la reunión dice que la sesión «considerará» un «único tema sustantivo de la agenda» en torno a los «beneficios de desarrollar una convención, un acuerdo u otro instrumento internacional de la OMS sobre preparación y respuesta ante una pandemia».

La AMS se reúne normalmente cada mes de mayo, y este año ha celebrado su 74ª sesión el 31 de mayo. Durante la sesión de este año, la Asamblea tuvo una excelente previsión, al pedir al Director General Tedros Ghebreyesus «que convoque una sesión especial de la Asamblea Mundial de la Salud en noviembre de 2021 «para negociar sus cambios estructurales y normativos.

La Sesión Especial llega al mismo tiempo que la nueva variante ómicron de SARS-CoV-2 y sus más de 50 mutaciones, principalmente concentradas en la proteína de pico, se anunció por primera vez en Botswana el 24 de noviembre después de ser descubierto en cuatro diplomáticos completamente vacunados de un país no revelado el 11 de noviembre.

El documento de 10 páginas que respalda la Sesión Especial es publicado por el Grupo de Trabajo de los Estados Miembros (WGPR) y gira en torno a la creación de un «Nuevo Instrumento» que se centra «en la preparación y respuesta ante una pandemia».

El documento dice que el WGPR ya se ha reunido cuatro veces sobre este tema entre julio y noviembre, además de “realizar varias consultas informales entre sesiones” y “dos diálogos con actores no estatales”.

En una evaluación de los beneficios de un Nuevo Instrumento, la Organización mencionó el fortalecimiento de su enfoque «una sola salud” (One Health), que no está definido en el documento. Sin embargo, se define en el sitio web de la OMS en Europa como una iniciativa que hará que «múltiples sectores se comuniquen y trabajen juntos para lograr mejores resultados de salud pública».

En concreto, el sitio web de One Health se centra en la seguridad alimentaria, señalando una alianza triple entre ella y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y la Organización Mundial de Sanidad Animal «para promover respuestas multisectoriales a las amenazas para la salud pública que se originan en la interfaz animal-humano-medio ambiente».

La sección de evaluación del documento también elogia la oportunidad de aumentar los fondos para la OMS, no solo de los estados miembros, sino de «otros actores, incluidas las instituciones financieras internacionales y las instituciones de salud mundial existentes».

El documento abogaba además por un despliegue global de medidas de salud pública y la represión de la disidencia cuando pedía «soluciones estructurales para promover un enfoque de todo el gobierno y de toda la sociedad para la prevención, la preparación y la respuesta a la pandemia», muy cerca de una declaración en la que se pedía «la necesidad de acciones coordinadas a nivel nacional y mundial para hacer frente a la desinformación y a la estigmatización que socavan la salud pública».

El documento afirma que «muchos Estados miembros enfatizaron» que la creación de un «Nuevo Instrumento» puede muy bien «ofrecer una serie de beneficios».

Una segunda subsección similar, además, detalla «una serie de beneficios potenciales» en el despliegue de un «Nuevo Instrumento», muchos de los cuales apuntan hacia una tendencia creciente de medidas de salud pública mundial coordinadas centralmente, «Compromiso político de alto nivel y un «enfoque de gobierno y de toda la sociedad, que podría fortalecer la coherencia y la movilización intersectorial», es el primero que se promueve. 

“Esto podría mantener el enfoque e impulsar un impulso continuo para garantizar que la preparación y la respuesta ante una pandemia sigan siendo una característica habitual en la agenda de los líderes mundiales”, agrega la sección.

A continuación, el documento alaba la oportunidad de que la OMS «mejore, actualice y fortalezca» su posición como «autoridad directiva y coordinadora del trabajo de salud internacional».

La OMS afirma que su posición como autoridad central y global daría a los «responsables políticos y líderes en la preparación y respuesta ante una pandemia» la capacidad de lograr «coherencia y evitar la fragmentación tanto a nivel nacional como mundial».

La conexión entre el Instituto de Virología de Wuhan del PCCh, quien llevó adelante la investigación de ganancia de función de los coronavirus de los murciélagos, y el SARS-CoV-2 y la Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19) como la fuente probable de la pandemia actual, es sutilmente minimizada por la OMS en un beneficio adicional promocionado, en el que se destaca la capacidad de reducir «los riesgos que plantean las enfermedades emergentes de origen zoonótico [de animales a humanos o de humanos a animales] en el futuro», y «se reconoce que las enfermedades de origen zoonótico se encuentran entre las fuentes más probables de futuras pandemias».

La OMS también se apresura a señalar que el «Nuevo Instrumento» sería «jurídicamente vinculante para los Estados Partes que opten por ratificarlo», y agregó que «el estatus jurídicamente vinculante ofrece el potencial para una mayor atención sostenida, tanto política como normativa, a la cuestión crítica de preparación y respuesta ante una pandemia, que de un acto no vinculante».

El documento señala que también existen riesgos al intentar evolucionar hacia un distribuidor global y centralizado de medidas, a menos que los principales actores estén de acuerdo.

Según un artículo de Reuters del 28 de noviembre sobre el tema, mientras que «Gran Bretaña, junto con la UE y otros 70 países, habían impulsado un tratado legalmente vinculante», por otro lado, «Estados Unidos respaldado por estados como Brasil e India”, todos mostraron desgana. 

Sin embargo, se informó que la renuencia de la coalición estadounidense ocurrió la semana pasada, antes de que la variante ómicron comenzara a promocionarse como un importante cambio de juego en la emergencia de salud pública mundial.

A principios del 30 de noviembre en un informe del Financial Times, el director ejecutivo de Moderna, Stephane Bancel, le dijo al medio que no se esperaba que el lote actual de vacunas COVID de terapia génica funcionara bien contra las mutaciones de proteína de pico extensas de ómicron.

“Creo que será una caída material. Simplemente no sé cuánto porque tenemos que esperar los datos. Pero todos los científicos con los que he hablado… están como, ‘Esto no va a ser bueno’”, dijo Bancel.

La Sesión Especial de la AMS está programada para continuar hasta el 1° de diciembre.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!