Verdad, Inspiración, Esperanza

Cómo hicieron para sobrevivir 5 colmenas de abejas 50 días enterradas bajo ceniza volcánica

Simone Jonker trabajó en NTD Inspired durante dos años. Escribió artículos light e historias inspiradoras.
Published: 26 de noviembre de 2021
Las abejas melíferas utilizan sus notables habilidades de supervivencia para sobrevivir a un enterramiento volcánico en la isla canaria de La Palma. Cincuenta días después de la erupción, se rescataron cinco de las seis colmenas enterradas. (Imagen: Pexels)

Las autoridades de La Palma, en las Islas Canarias, rescataron a miles de abejas vivas en sus colmenas enterradas bajo la ceniza volcánica durante 50 días tras la erupción del volcán Cumbre Vieja a finales de septiembre. 

Cumbre Vieja se encuentra en la isla canaria de La Palma. El 19 de septiembre de 2021, una enorme explosión lanzó una densa nube de humo al aire. La lava roja y caliente salió a borbotones de dos bocas eruptivas y fluyó por la empinada ladera hacia el mar.

Las Canarias son en su mayoría islas volcánicas estériles que se formaron hace millones de años, pero el terreno llano de La Palma permite la producción de plátanos, la principal fuente de ingresos de los isleños. Un total de 20 viviendas fueron destruidas en este incidente. La ceniza volcánica ennegreció las pieles de los plátanos maduros y cubrió varias colmenas de la isla, enterrándolas por completo.

Según las autoridades, el 6 de noviembre se puso en marcha una operación de rescate de abejas con agentes de la Policía Local de El Paso y de la Unidad Militar de Emergencias, que descendieron a un mar de ceniza para intentar salvar las colmenas. Cinco de las seis colmenas encontradas estaban aún en buen estado. En una entrevista con EFE, Elas González, responsable de la Asociación de Defensa Sanitaria (ADS) Apicultores de La Palma, explicó lo que ocurría bajo la ceniza.

Las abejas se habían sellado produciendo propóleo, un compuesto pegajoso con el que rellenaban cualquier brecha en sus colmenas. Pudieron subsistir con sus reservas de comida, ya que el propietario aún no había recogido la miel de la cosecha de verano. 

¿Cómo sobrevivieron las abejas bajo las cenizas? 

Según los expertos, el cerebro de las abejas parece ser neuroplástico, lo que significa que pueden aprender y adaptarse, lo que les permite dominar rápidamente nuevas habilidades. Además, las abejas pueden recordar rutas de hasta seis millas y también pueden visualizar y navegar por un mapa, calcular la ruta más rápida y planificar sus viajes en consecuencia. Las abejas se comunican con un sofisticado sistema de danza y lenguaje corporal. También pueden ver en la oscuridad

Las abejas son autónomas y utilizan un proceso de toma de decisiones llamado «democracia de las abejas». Están atentas y hacen recorridos de inspección en busca de cosas para ayudar a sus comunidades. Según un estudio, una abeja puede pensar de forma abstracta, juzgar y planificar. También puede contar y comprender el tiempo. Una abeja puede ser capaz de transmitir la cultura. Según una investigación, si se enseña a una abeja a dibujar un hilo para obtener una recompensa, otra abeja puede captar la habilidad simplemente viendo a la primera abeja hacerlo.

Además de ser inteligentes y adaptables, estas abejas fueron extremadamente afortunadas. En las zonas volcánicas bajas pueden acumularse nieblas de gas de dióxido de carbono que suponen un riesgo mortal para los seres humanos y los animales. El informe Volcanic Impacts on Honey Bees and Guidelines for Beekeepers (Impactos volcánicos en las abejas melíferas y directrices para los apicultores) dice que las cenizas volcánicas interfieren con los componentes cerosos del exoesqueleto de las abejas melíferas, provocando su deshidratación. El exoesqueleto es como una armadura de placas. Si las placas quedan atrapadas entre las partículas de ceniza, pueden lacerar sus sensibles membranas e impedir la capacidad de las obreras para volar. 

También es posible que se produzcan muertes tras la caída de la ceniza, ya que las abejas no parecen evitar los alimentos contaminados por la ceniza; entonces pueden comer alimentos que dañen su sistema digestivo. Además, la asfixia por la ceniza puede matar las flores, privando a las abejas de los suministros de alimentos.

Según Elías González, la cercanía de las abejas al volcán es una ventaja. Se cree que las abejas pueden haber sobrevivido porque la ceniza más pesada y gruesa que cayó cerca del volcán permitió la ventilación del aire. Se teme que la sexta colmena haya perecido porque ya estaba en mal estado antes de la erupción.

Una colmena puede albergar entre 30.000 y 40.000 abejas durante la temporada alta, y entre 20.000 y 25.000 abejas cuando hay menos flores que polinizar.