Verdad, Inspiración, Esperanza

La cuestión política detrás de la acusación y desaparición de Peng Shuai y el dilema de Xi Jinping

Larry Ong es analista senior de SinoInsider, una consultora de riesgos con sede en Nueva York que se centra en la política de élite china.
Published: 24 de noviembre de 2021
Peng Shuai de China sirve durante su partido contra Svetlana Kuznetsova de Rusia en el tercer día del ASB Classic en el ASB Tennis Center el 5 de enero de 2011 en Auckland, Nueva Zelanda. (Imagen: Phil Walter / Getty Images)

Análisis de noticias

La estrella del tenis chino Peng Shuai apareció en las redes sociales para hacer una destacada denuncia de «#MeToo» contra el ex viceprimer ministro chino Zhang Gaoli. Su publicación del 2 de noviembre fue rápidamente borrada de Internet y desapareció de la vista del público.

Temiendo que Peng hubiera sufrido el destino de muchos disidentes chinos, la comunidad internacional comenzó a exigir que China abordara las preocupaciones sobre su paradero y proporcionara pruebas de su seguridad. En la tercera semana de su desaparición, varias estrellas del tenis, incluidas Naomi Osaka, Serena Williams y Novak Djokovic, comenzaron a preguntar públicamente sobre Peng Shuai. Más tarde se les unió el director de la Women’s Tennis Association (WTA), Steve Simon, varias organizaciones de derechos humanos, las Naciones Unidas y países como Australia, Francia, el Reino Unido y los Estados Unidos. 

Las investigaciones de alto perfil sobre la seguridad de Peng Shuai pusieron al Partido Comunista Chino (PCCh) en acción. El 17 de noviembre, el portavoz estatal CGTN publicó un correo electrónico que, según los informes, fue enviado por Peng a Steve Simon de la WTA alegando que su acusación de agresión sexual «no es cierta» y que no está ni desaparecida ni insegura. Sin embargo, los observadores preguntaron rápidamente la presencia sospechosa de un cursor en la imagen del correo electrónico de CGTN y Simon emitió una declaración en la que dudaba de la autenticidad del correo electrónico. 

Tres días después, un reportero de los medios estatales tuiteó fotos de Peng Shuai en su habitación que supuestamente había publicado en su cuenta de Weibo. El editor en jefe del Global Times, Hu Xijin, también hizo circular dos videoclips que «adquirió» de ella cenando en Beijing con su entrenador y amigos, así como otros dos videos de ella asistiendo a la ceremonia de apertura de la final de un partido de tenis para adolescentes. Los observadores cuestionaron si la «libertad» de Peng, tal como se muestra en los videos y fotos, era genuina, y señalaron detalles que sugerían que sus «apariciones públicas» estaban escritas y escenificadas. 

Una foto publicada en la cuenta de Twitter de Hu Xijin, editor en jefe del tabloide del Partido Comunista Hu Global Times. La foto pretende mostrar que la estrella del tenis Peng Shuai disfruta de la libertad y está activa. (Imagen: Captura de pantalla / Twitter)

El 21 de noviembre, el Comité Olímpico Internacional (COI) emitió una declaración y una foto del presidente del COI, Thomas Bach, teniendo una videollamada de 30 minutos con Peng Shuai. La declaración del COI decía que Peng estaba «a salvo y bien» en su casa de Beijing, «pero que le gustaría que se respetara su privacidad en este momento». El comunicado también decía que Peng había aceptado una invitación a cenar con Bach y otros dos funcionarios del COI que participaron en la videollamada el próximo enero. La declaración del COI no abordó la acusación de agresión sexual de Peng. 

La videollamada del COI con Peng Shuai generó críticas de activistas y organizaciones de derechos humanos. Amnistía Internacional dijo que el COI entró en «aguas peligrosas» al llamar a Peng y «debe tener mucho cuidado de no participar en ningún encubrimiento de posibles violaciones de derechos humanos». 

Enes Kanter, pívot de los Boston Celtics que ha condenado de forma destacada los abusos de derechos humanos del PCCh, cuestionó en un artículo de opinión del Wall Street Journal si se puede confiar en el COI dado que «ha ignorado los abusos de Beijing durante años.» Algunos observadores también señalaron que el presidente del COI, Thomas Bach, se había reunido con Zhang Gaoli en 2016 y había hablado bien del portavoz estatal Xinhua.

Campañas de presión

Las recientes apariciones públicas de Peng Shuai están indudablemente vinculadas con la protesta internacional de alto perfil por su seguridad y paradero. El PCCh teme que la atención mundial sobre la desaparición de Peng pueda llevar a campañas de presión no deseadas y posiblemente consecuentes. 

Encabezando la lista de temores del Partido se encuentra un boicot popular de última hora a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 en Beijing. El de EE.UU. y el Reino Unido ya se interroga boicots diplomáticos; Un boicot diplomático a gran escala de los Juegos Olímpicos de Beijing por no abordar las preocupaciones internacionales sobre el bienestar de Peng Shuai perforaría la imagen «grande, gloriosa y correcta» del PCCh y daría un golpe al «quan wei» de Xi Jinping (autoridad y prestigio) al comienzo de un año crucial en el Congreso del Partido. 

El PCCh también teme un escenario en el que la comunidad internacional cumpla con su amenaza de imponer costos a China por las violaciones de derechos humanos del régimen. El CEO de la WTA, Steve Simon, ha dicho que «definitivamente estamos dispuestos a tirar de nuestro negocio y lidiar con todas las complicaciones que conlleva» sobre el caso Peng Shuai, que él cree que es «más grande que el negocio». Anteriormente, la WTA llegó a un acuerdo de 10 años en 2018 para albergar sus finales en China, y la organización está programada para celebrar 10 torneos en China en 2022. 

Los torneos tienen un valor de decenas de millones de dólares, y el acuerdo de la WTA hará que los organizadores chinos inviertan mil millones de dólares para construir un nuevo estadio, proporcionar más premios en efectivo y aumentar la popularidad del tenis femenino en el país. Con mucho dinero y prestigio en juego, el PCCh no tuvo más opción que hacer que Peng «apareciera» nuevamente en público para evitar una situación en la que la WTA se retire de China por los derechos humanos. Lo que es peor para el PCCh, una retirada de la WTA podría inspirar a otras organizaciones y empresas a hacer amenazas similares mientras buscan castigar y ganar influencia sobre Beijing. 

El dilema de Xi 

Los esfuerzos poco convincentes y llenos de errores del PCCh para convencer a la comunidad internacional de que Peng Shuai está segura y no inhibida de ninguna manera han provocado más controversia y preocupación. La comunidad internacional tampoco se ha olvidado de la acusación de agresión sexual de Peng y si Beijing abordará el problema. 

La respuesta de Xi Jinping al caso Peng Shuai depende de la intensidad del furor internacional y de su situación política interna. 

Esta combinación de fotos de archivo muestra a la tenista Peng Shuai de China (izq.) Durante su partido de primera ronda de individuales femeninas en el torneo de tenis del Abierto de Australia en Melbourne el 16 de enero de 2017; y el viceprimer ministro chino Zhang Gaoli (derecha) durante una visita a Rusia en el Foro Internacional de Inversiones de San Petersburgo en San Petersburgo el 18 de junio de 2015 (Imagen: Paul CROCK y Alexander ZEMLIANICHENKO / AFP)

Si Xi cree que la preservación del Partido es primordial y no confía en moverse contra sus enemigos de facción, entonces el PCCh probablemente mantendrá la actual farsa de «demostrar» al mundo que Peng es realmente «libre» y no está retenida contra su voluntad por el régimen. El PCCh podría incluso permitir que Peng viajara al extranjero y se reuniera con destacadas estrellas o personalidades del tenis. Sin embargo, es casi seguro que Peng se mantendrá bajo algún tipo de vigilancia y control en todo momento, independientemente de si está en casa o en el extranjero, y el Partido estará preparado para hacerla «desaparecer» de nuevo si se desvía del guión o hace un intento de libertad. Mientras tanto, Beijing tratará de negar que haya hecho una denuncia del #MeToo, y Zhang Gaoli escapará a la investigación.

Si Xi está más preocupado por la autopreservación y cree que no tiene más remedio que eliminar a sus rivales de facciones, entonces Peng Shuai parecería haber asegurado su libertad de una manera más convincente y habría una investigación sobre su acusación de agresión sexual. Zhang Gaoli, un miembro de la facción Jiang Zemin que se opone al liderazgo de Xi, podría ser sometido a una investigación oficial por corrupción o incluso acusaciones de agresión sexual, ya que Xi Jinping busca «tomar prestada» la portada del movimiento internacional #MeToo para justificar una inusual y muy controvertida purga de un dirigente de élite. La caída de Zhang en tales circunstancias podría generar un torbellino político con graves implicaciones para el régimen del PCCh. 

Esta es una publicación invitada de Larry Ong, analista senior de la consultora de riesgo político SinoInsider.

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!