Verdad, Inspiración, Esperanza

La China comunista cumple dos décadas como miembro de la OMC y sigue evitando sus compromisos

A Jonathan le encanta hablar de política, economía y filosofía. Tiene perspectivas únicas sobre todo, lo que lo convierte en una mezcla bastante extraña de liberal-conservador con una veta de pensamiento austriaco independiente.
Published: 18 de noviembre de 2021
Mike Moore, ex Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC). (Imagen: JIMIN LAI / AFP a través de Getty Images)

El 11 de diciembre marcará dos décadas en que la China comunista se convertirá en miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC). En 2001, el ex Director General de la OMC, Mike Moore, calificó la incorporación de China a la organización como una ocasión «trascendental». 

En ese entonces, el exdirector insistió en que el país comunista se volvería «transparente, estable y más predecible». Si la China comunista se niega a cumplir sus compromisos, Estados Unidos y otros miembros pueden recurrir a los «productores de solución de controversias» de la OMC para abordar el problema.

Veinte años después, el país comunista se ha convertido en una nación más rica, más autoritaria y menos inclinada a cumplir sus compromisos. Una razón clave por la que se promovió fuertemente la entrada de China en la OMC es que ayudaría a Europa y Estados Unidos a resolver el creciente déficit comercial con Beijing. Pero entre 2001 y 2020, Estados Unidos acumuló un déficit comercial de 6,82 billones de dólares en bienes con la China comunista.

Las ambiciones socialistas de China que conducen a una represión del capital privado están en total contradicción con las normas de la OMC. Beijing brinda apoyo a empresas nacionales y empresas estatales (EPE), otorgándoles ventajas sobre las empresas extranjeras. Por ejemplo, las empresas estatales reciben beneficios fiscales, préstamos a bajo interés y acceso preferencial al capital de los bancos. Estas reglas desiguales ponen en desventaja a las empresas extranjeras que operan en la China comunista. La práctica de Beijing de otorgar subsidios a las empresas manufactureras va en contra de las reglas de la OMC.

En 2001, el país comunista se comprometió a no insistir en la transferencia forzosa de tecnología en caso de que empresas extranjeras desearan ingresar al mercado. Sin embargo, Beijing ha alentado tal transferencia de tecnología. El uso de represalias por parte del régimen chino de los remedios comerciales, las transferencias tecnológicas discriminatorias, el incumplimiento de la propiedad intelectual extranjera y el abuso de las normas antimonopolio violan los requisitos de la OMC.

El 20 de octubre, David Bisbee, Encargado de Negocios de la misión permanente de Estados Unidos ante la OMC, acusó a la China comunista de utilizar la membresía de la OMC para convertirse en el mayor comerciante de la organización mientras actuaba de manera perjudicial para las empresas y los trabajadores en Estados Unidos y en todo el mundo. Entretanto, Washington y otras naciones esperaban que la membresía de la OMC llevara a China a renunciar a sus prácticas comerciales que estaban en contradicción con una política de mercado abierto.

“Pero esas expectativas no se han cumplido…. Mientras que otros Miembros de la OMC también tratan de ayudar al desarrollo de sus industrias, el enfoque de China es materialmente diferente. Las políticas industriales de China van mucho más allá de orientar y apoyar a las industrias nacionales. Las políticas industriales de China sesgan el campo de juego contra los bienes y servicios importados y los fabricantes y proveedores de servicios extranjeros a través de una serie de medidas de apoyo”, dijo Bisbee en un comunicado

El mes pasado, la representante comercial de Estados Unidos, Katherine Tai, reveló que la China comunista no se ha comprometido con el acuerdo comercial de fase uno firmado durante la administración Trump.

La Unión Europea también ha expresado su disgusto por cómo han ido las cosas con la membresía de China en la OMC. En un comunicado emitido el 20 de octubre, el embajador de la UE, Joao Aguiar Machado, instó a China a adoptar más reformas de mercado. Insistió en que Beijing debe asumir la responsabilidad y actuar de una manera que coincida con su «peso económico». El embajador quiere que el régimen comunista deje de buscar los beneficios de una nación en desarrollo mientras discute el comercio con otros países. 

“Estábamos esperando que el proceso de reforma y la apertura continuaran a gran velocidad. Pero el grado en que China se ha reformado y abierto hoy no es proporcional a su peso en la economía mundial, ni comparable al acceso que tiene China a los mercados de otros Miembros de la OMC”, dijo Machado. Asimismo añadió que la influencia del gobierno chino en el entorno económico del país crea una «distorsión competitiva» en los mercados globales y «problemas sistémicos» para el comercio mundial.